Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Ágora de Amenábar 3

Ágora de Amenábar 3

.

 © Copyright  Fernando Conde Torrens , el miércoles 4-11-2.009

.

.

.

        No es sólo La Razón quien arremete contra la producción de «Ágora«. Hay más. Y unos y otros se apoyan mutuamente, como antiguamente. (Busque el lector en Google con la frases «Desmontando Agora» y los encontrará a todos). Cabe preguntarse en el motivo por el que este film haya caído tan mal entre cierto sector de la población.

        Voy a aventurarme a lanzar una hipótesis: Quizás sea porque la narración se centra en un momento emocionalmente inconveniente, justo el momento en que el Emperador Teodosio ha volcado su favor hacia los cristianos y ha decidido que sea la única religión permitida. Y pone todo el peso de su autoridad para desposeer al resto del Imperio de su capacidad para decidir sus creencias. Ser cristiano es obligatorio, porque lo ha decidido el Emperador Teodosio. Un Teodosio que piensa que el Imperio es suyo y que puede imponer a sus súbditos las creencias que a él le parece. Teodosio, que es un general romano, trata al Imperio como a su tropa de legionarios, simplemente.

        La consecuencia de ese apoyo imperial  descarado, absoluto, que se derrama como un torrente sobre el Imperio, se une a la intolerancia que anida en las jerarquías de la nueva religión, desde San Ambrosio, Obispo de Milán, hasta San Cirilo, Obispo de Alejandría. Y los obispos, y los monjes que les obedecen, actúan de manera poco edificante, intolerante, violenta, prepotente, incluso criminal. Y claro, reflejar todos estos hechos en un film que, además, está muy bien hecho técnicamente, y se ve muy bien – estaba la sala llena el día que la vi – saca a relucir que las cosas no son todo lo idílicas y pacíficas que al pueblo se le dijo cuando hacía su Primera Comunión. Y eso molesta, irrita, revuelve.

        Es el acta notarial de una época en que se dio un abuso de autoridad inaudito, nunca oído antes. Y, en parte, por parte de la jerarquía cristiana. Un acta notarial moderna, con imágenes, abierta a todos los públicos. Por eso es tan vilipendiada, diría.

        Resumiré para el lector el argumento defendido en el periódico citado y su línea de exposición. Quien desee leer el artículo entero, lo tiene en este enlace.

        Afirma el articulista, y se repite en una cabecera en letra de mayor tamaño:

Lo malo de la trama de «Ágora» es que todo lo que cuenta es una mentira de principio a fin.

        Y en la primera parte del artículo, que hoy comentaré, y en la que aparece la frase anterior resaltada, lista el autor las causas de tal afirmación, al menos las que muestra de corrido. La cursiva es texto literal del artículo, la numeración entre paréntesis es mía:

        (1) Hipatia no fue asesinada siendo una joven tan hermosa como Rachel Weisz, de 38 años, sino que murió en el año 425 y tenía 61.

        (2) No fue famosa por sus dotes de astronomía … sino porque era una «divina filósofa» platónica, en palabras del obispo cristiano Sinesio de Cirene – única fuente coetánea que se conserva sobre ella – a la que a la que llama en sus cartas «madre, hermana, maestra, benefactora mía».

        (3) Hipatia nunca fue directora de la Biblioteca de Alejandría, ni ésta fue destruida por los talibanes cristianos.

        (4) El paganismo siguió existiendo en Alejandría hasta que llegaron los árabes. Y el neoplatonismo siguió floreciendo, hasta que lo recuperó el renacimiento cristiano. Por cierto, que yo sepa, su más brillante exponente se llamaba San Agustín, coetáneo de Hipatia.

        Lo cierto es que me quedé atónito ante la salida tangencial que suponían los atenuantes referidos. Tal vez debamos pensar que con 61 años (1) se estaba en el límite de las probabilidades de vida para aquella época y que una muerte adelantada a tal edad era mucho menos grave.

        Que no fue célebre por enseñar Física lo afirmaba en la crítica primera de la película. Fue famosa por algo mucho más importante. El articulista lo refiere (2) y en eso coincido con él. Y también coincide Wikipedia, que dice …

«Consiguió tal grado de cultura que superó de largo a todos los filósofos contemporáneos. Heredera de la escuela neoplatónica de Plotino, explicaba todas las ciencias filosóficas a quien lo deseara. Con este motivo, quien quería pensar filosóficamente iba desde cualquier lugar hasta donde ella se encontraba»         Sócrates Escolástico

        Hipatia era heredera de Plotino, Maestro de Conocimiento de Alejandría, no de Platón. Sócrates Escolástico fue el primer historiador que relató su muerte. Volveremos sobre él.

        He visto la película y no recuerdo ninguna frase que dijera que Hipatia era directora de la Biblioteca de Alejandría (3). Si algo se relacionó con ello, pasó desapercibido al más atento de los espectadores; no era eso lo importante, sino el ambiente, el ambiente.

Hypatia, 1.885. Charles William Mitchell (1.854 – 1.903)

Óleo sobre lienzo, 245×152 cm. Laing Art Gallery, Newcastle upon Tyne.

Ágora de Amenábar 3

(Fuente: Wikipedia, enlace citado.)

.

        El argumento de la pervivencia del paganismo hasta los árabes (4) … quizás sea verdad, pero en gentes de baja ralea, porque unos pocos años después, gobernando  los hijos de Teodosio, los romanos no podía legar los bienes a sus hijos si no eran cristianos. Y así se convirtieron los recalcitrantes. Claro que mendigos y peones del campo sí que podían permitirse el lujo de seguir siendo paganos. Y, que yo sepa, afirmar que el heredero del neoplatonismo fue el renacimiento cristiano representado por San Agustín, es una total ignorancia que iguala a Plotino con el neoplatonismo y con Agustín de Hipona. Salvo que se  escriba sobre Hipatia sin tener en cuenta para nada lo que dicen los historiadores que en el mundo han sido y que veremos en un segundo round.

.

Enlace al artículo siguiente

.

……….  Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Ágora de Amenábar 3   Ágora de Amenábar 3  Ágora de Amenábar 3  Ágora de Amenábar 3  Ágora de Amenábar 3  Ágora de Amenábar 3  Ágora de Amenábar 3  Ágora de Amenábar 3 Ágora de Amenábar 3  Ágora de Amenábar 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *