Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Ágora de Amenábar

Ágora de Amenábar

.

 © Copyright  Fernando Conde Torrens, el miércoles 28-10-2.009

.

.

.

        Diría que lo primero que uno siente cuando empieza a ver la película es que el cine español se ha puesto a la altura de sus vecinos, del inglés, el francés o el estadounidense. La película no parece española, no recurre al clásico escenario cerrado, donde entran y salen actores, ni a los personajes desgarrados de los bajos fondos. Se atreve, nada menos, con una situación problemática y sale del reto de manera airosa.

        Son notables los zooms en grado superlativo y la maqueta que usa de la zona de Alejandría está muy bien lograda. Abundan las escenas de masas, cosa también insólita en el cine hispano que yo he visto. No sé si están hechas con ordenador o no, pero convencen. Al menos a mí me convencieron. Es curiosa y original el tratamiento de la escena de las hormiguitas nocturnas.

        La película tiene, pues, puntos fuertes. Y el principal, da una idea muy aproximada de la transición que supuso el Cristianismo y su implantación forzada por la voluntad férrea de Teodosio. Y que este tema se lleve a la pantalla me pega que tenía que hacerlo un Director español, no se puede pedir tanto a la pacata Hollywood.

        Así y todo, cuando en los carteles iniciales vi el nombre de una conocida cadena de televisión hispana se me arrugó la nariz. En efecto, si algo se ha hecho a la Historia en el film es suavizarla. Sin duda habrá quien diga que la película es amoral, anti-Cristiana, tendenciosa y mil cosas por el estilo. Pero descubre una parte importante de cómo fue ese triunfo del Cristianismo por decreto ley y a base de garrotazo y tente tieso. Diría que la película va en la línea de este blog, de llamar al pan, pan.

        También es cierto que un guionista no puede incluir en el guión aspectos que le resultan extraños, que ignora o que ni imagina que existen. La única referencia que se hace al Conocimiento o Sabiduría es cuando le preguntan a la protagonista en qué cree, y responde orgullosamente que en la Filosofía. Pero de Ella nada se menciona en todo el film. De lo que se habla es de Astrología, o de Física, como si fuera lo más importante o incluso lo único que a los antiguos les inquietaba.

        También llama la atención que, si uno se atiene al orden de lo expuesto en el film, la violencia la inician los no Cristianos, por partida doble; a nivel individual (esclavo azotado por el padre de Hipatia) y a nivel colectivo (el padre de Hipatia da la orden para iniciar la matanza de cristianos) y éstos reaccionan ante la matanza que se les ha venido encima. Y el padre de Hipatia, como es malo, muere el primero. En esto nos parecemos todavía a los films de Hollywood.

        El final también está suavizado y fue mucho más cruento y desagradable del que nos pinta el film.

        En suma, se ha simplificado tremendamente el fuerte enfrentamiento ideológico entre Cristianismo y Conocimiento; nada se habla de Plotino, del que Hipatia era continuadora, y el espectador no llega a explicarse por qué aquella mujer era tan recalcitrante si casi todos a su alrededor habían claudicado. Sí, en cambio, está muy bien pintada la posición del Prefecto, que se encuentra entre la espada de los edictos del Emperador, que le ha nombrado, y la pared de sus propias convicciones, que tanto le calaron poco antes. Aunque un hábil comentario – por parte del guionista –  cuando está sentado en las escaleras, Orestes, parece anunciar su movimiento pendular ideológico posterior.

        Con todo, hay que felicitar al Director del film y a su equipo y esperar que otros le imiten y nos den buen cine y, si se pudiera, hasta rigor histórico. Por tanto, quizás sea de lo mejor de nuestras pantallas. O como el otro, posiblemente, la mejor de las películas en cartelera

.

Ágora de Amenábar

.

Enlace al artículo siguiente

.

……….  Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Ágora de Amenábar  Ágora de Amenábar  Ágora de Amenábar  Ágora de Amenábar  Ágora de Amenábar  Ágora de Amenábar  Ágora de Amenábar  Ágora de Amenábar  Ágora de Amenábar 

Ágora de Amenábar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *