Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Alejandro el hombre

Empezamos, en “Alejandro el hombre”, el análisis del comportamiento cotidiano de nuestro protagonista.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el 5-3-2.010

.

……….Hemos narrado hasta ahora la parte de la historia de Alejandro Magno que hace referencia a sus conquistas. Si se compara lo realizado por Alejandro con la situación allá por el año 490, es decir, 165 años antes, cuando Dario y Jerjes eran los que invadían la Hélade con ánimo de hacerla parte de Persia, podrá captarse la diferencia y entender la unanimidad de los historiadores occidentales antiguos, a los que la figura de Alejandro ha encantado y llenado de orgullo occidental. A fin de cuentas Persia fue siempre la enemiga declarada de Occidente, de Roma, de donde eran los historiadores antiguos de que se habla. Y es cierto que nadie hizo algo ni siquiera parecido, conquistando reino tras reino, creando el mayor Imperio conocido hasta su tiempo, impasible el ademán.

……….Ahora trataremos de señalar qué actos realizaba Alejandro en su calidad, no de conquistador, sino de ser humano. Porque nos interesa sacar alguna enseñanza, conclusión o moraleja, sobre lo que mueve a un personaje de ésos que pasan a la Historia. Y no regalaremos elogios, aunque tampoco los regatearemos, si comprendemos que nuestro sujeto se los merece. 

……….Parece claro que Alejandro heredó buenas cualidades de su padre, como ser una persona emprendedora, decidida, inteligente, voluntariosa, de ésas que nunca se rinden. Alejandro era tenaz, constante. Hace falta serlo para alcanzar metas ambiciosas. También tenía ambición. Había tenido una formación esmerada. Su padre le puso los mejores pedagogos, entre ellos Aristóteles. Alejandro aprendió a leer la Ilíada, de Homero, y dicen que era su libro favorito, que lo llevaba consigo en sus viajes, y que el personaje de Aquiles era su modelo. Aquiles era hijo de una diosa y él, Alejandro, quiso imitarlo y se hizo declarar dios, allá por Egipto, en su visita al santuario de Amón, donde los sacerdotes ya hemos dicho que atendieron a su deseo.

……….Luego, una vez conquistada toda Persia, a la vuelta de la India, Alejandro impuso como parte del ceremonial a respetar que sus compañeros griegos se arrodillaran al dirigirse a él. Quiero suponer que ese acto de vasallaje, de muestra de sumisión, debería ser cuando hubiera otros personajes persas en la recepción, en la sala. Y que, a solas, en un banquete, digamos privado, entre macedonios, la etiqueta de la genuflexión se dejaría aparte. Hay detalles que eso parecen indicar. No obstante, la proskunesis, (pronunciar proskinesis) el arrodillarse, sentó mal a más de un macedonio y hubo murmuraciones, de las que se hacen eco los historiadores.

……….Forzoso es recordar que a Filipo, su padre, lo apuñaló un joven en un pasillo, cuando iba Filipo, sin mayores precauciones, al templo. Siglos más tarde, a los Emperadores romanos los asesinaba el más pintado, cualquiera de sus generales, por un “quítame ahí esas pajas”. Y la solución que pondrá un Emperador inteligente, Diocleciano, fue que nadie hablara con el Emperador sino media docena de personas de plena confianza. Todos los demás que quisieran verle en audiencia, arrodillados y con la cabeza pegada al suelo, lo que hacía difícil blandir simultáneamente un puñal. Es decir, los monarcas orientales practicaban la distancia casi infinita entre el súbdito y el monarca. Eso evitaba esa familiaridad tan proclive a la justicia por mano propia.

……….Me apostaría una comida a que Alejandro tuvo conocimiento de esa costumbre persa, que favorecía su seguridad, y la aplicó. Además, los persas ya estaban acostumbrados a ello …

……….Una característica que creo ver en Alejandro es que no aceptaba una negativa, no aceptaba lo que él consideraba un desplante. Era orgulloso. Desde su punto de vista, él tenía sus derechos, por ser quien era. Y con quien se saltaba esa regla, Alejandro siempre fue muy duro, despiadado. Según su criterio, estaba haciendo espabilar a los espectadores. En ese contexto cabe citar la anécdota del león macedónico.

……….Junto con Alejandro, el hijo de Filipo, se educaban y se divertían con la caza y otros juegos de aquellos tiempos, varios jóvenes, hijos de los funcionarios imperiales de Pella, la capital macedónica. Serán parte de “los Compañeros“, que irán junto con Alejandro a la conquista de Persia. Pues bien, estaban dando caza a un león y entre todos había herido al león. Éste se escapó y Alejandro con sus amigos, lo persiguieron. El primero que llegó junto al león malherido fue un amigo de Alejandro. Y cometió el error de rematar al león con su lanza. Cuando Alejandro con el resto llegaron junto al león, éste yacía muerto. Alejandro entendió que era él, el líder del grupo, el príncipe, el que debía tener el honor de rematar y poder decir luego que él había dado muerte el león. Su amigo le había arrebatado ese honor. Pagaría por ello. Y lo hizo azotar. Es el joven de la lanza. Alejandro, a la derecha, blande una espada. Los constructores del mosaico no osaron legar a la posteridad la historia real, no fueran a ser azotados también ellos. La enseñanza había funcionado.

 ……….

Mosaico de Pella

Alejandro el hombre

(Fuente: Historia de la Humanidad, tomo 9. Grecia helenística. Rebeca Rubio et alia. Arlanza Ediciones, 2.00.)

 ……….

……….En Pella había un río de donde los macedonios obtenían guijarros redondeados. Con ellos fabricaban sus mosaicos, no con las teselas cuadradas que usaban griegos y luego usarían los romanos. Esto se ve con más detalle en esta ampliación.

 ……….

Detalle del mosaico anterior

Alejandro el hombre

(Fuente: Historia de la Humanidad, tomo 9. Grecia helenística. Rebeca Rubio et alia. Arlanza Ediciones, 2.00.)

 ……….

……….Otro detalle de esta dureza con quien se le opone lo hemos visto en la negativa de Alejandro a aceptar la rendición de los mercenarios griegos que se alistaron con las tropas de Darío en la batalla del río Gránico. Posiblemente quería dar un escarmiento y lanzar un mensaje a toda la Hélade: Era peligroso oponérsele. Y lo dio haciendo matar a todos los hoplitas que se le enfrentaron. No quedó ni uno de los 7.000.

……….Tras la conquista de Tiro, que como recordará el lector fue el foco de resistencia persa en Egipto, Alejandro ordenó la matanza de todo hombre que hubiera en la ciudad tras su toma. A 2.000 de ellos les reservó para ser crucificados a ambos lados de las carreteras que entraban en la ciudad, para general escarmiento. La mujeres y los niños, ya se ha dicho, fueron vendidos como esclavos. Lo mismo sucedió en Gaza, donde la guarnición persa, más escasa, sólo pudo resistir dos meses. Los habitantes de Gaza sufrieron igual suerte, diferente según su sexo.

……….Los tiempos eran crueles. El desprecio a la vida humana, generalizado. Pero fue el propio Alejandro quien tomó decisiones personales en momentos puntuales. No sería extraño que su padre le hubiera enseñado, algo así como “para ser jefe tienes que mostrarte despiadado, hijo mío. Que a tu mano no la detenga tu corazón”. No hay duda de que el hijo aprendió la lección y supo aplicarla.

……….

Siguiente artículo: Alejandro y sus hombres.

……….

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Año 303. Inventan el Cristianismo”, “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En www.sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

. Alejandro el hombre  . Alejandro el hombre  . Alejandro el hombre

. Alejandro el hombre  . Alejandro el hombre  . Alejandro el hombre

. Alejandro el hombre  . Alejandro el hombre  . Alejandro el hombre

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *