Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Alejandro Las primeras rebeliones

Alejandro Las primeras rebeliones

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el 5-2-2.010

.

……….En el pasado artículo se dio una imagen poco favorable de Alejandro. Los hechos que se narraron, al decir de los historiadores, son verídicos, pero hubo una componente que se añadió adrede, la parcialidad. Vamos a añadir la visión completa y el lector juzgará. Y de paso sépase que los historiadores no siempre son imparciales, objetivos, fieles. A veces son, como nosotros el día pasado, tendenciosos. ¿Cuándo? Cuando tiene algún motivo. No estoy seguro de cuál de los dos, pero o Tácito o Suetonio no sentía ninguna simpatía por los Emperadores Flavios, creo recordar que porque el último, Domiciano, se había portado mal con un hermano suyo y lo había desterrado. Como consecuencia, es sabido entre los entendidos que su historia Flavia es sesgada.

……….Y no digamos nada si hay algo de Ideología de por medio. En tal caso, todo parecido entre Historia y obra de ese escritor es coincidencia efímera. Por eso, es imprescindible leer a varios autores si queremos saber qué fue de tal o cual personaje en la Historia. Y, a ser posible, saber la inclinación ideológica del autor, de qué pie cojea, si es que de alguno lo hace. Es difícil esto de la Historia, uno no puede fiarse ni de su padre.

……….El general Atalo era el general cuya sobrina casara con Filipo II. Sobrina, Cleopatra, que le diera heredero. Era la persona que gozaba de la plena confianza de Filipo y podía solicitar la regencia del reino, regentando el mismo a la espera que su nieto creciera y obtuviera el poder. La suprema autoridad la podía también reclamar su primo Amintas, heredero legítimo del anterior rey, Pérdicas III, de quien Filipo se había declarado regente, para luego relegarlo y desplazarlo en el trono.

……….Era un hecho, en la Antigüedad, y no tan Antigüedad, que cuando la sucesión no estaba claramente definida y aceptada en vida del monarca ya difunto por quienes decidían el heredero, solía haber problemas, de modo que cada candidato o alcanzaba el poder o corría riesgo de ser eliminado. En la carrera por el poder, uno lo lograba y los demás perecían. Insisto en que esta situación no era la más frecuente, pero se daba en no pocas ocasiones.

……….Como ejemplos de parecidas actuaciones, a la muerte de Cómodo, el hijo de Marco Aurelio, el Senado cedió a las presiones de la guardia pretoriana y nombró Emperador al Prefecto de Roma, a un tal Pertinax., que había participado en el complot para asesinar a Cómodo. Tras hacerse cargo de la máxima autoridad, Pertinax comprendió que debía hacer economías y al comunicárselo a la guardia pretoriana, ésta lo asesinó. La guardia pretoriana puso el cargo de Emperador a subasta. Ya que ella había eliminado al Emperador, tenía autoridad para poner otro.

……….Un senador rico, Juliano, pujó la máxima cantidad a cada soldado de la guardia pretoriana y ésta lo nombró Emperador. Pero simultáneamente, los generales de las legiones de Asia, del Danubio y de la Galia aspiraron al poder supremo. El general del Danubio, Septimio Severo, fue el primero en marchar sobre Roma y llegar allí, con ánimo de ser nombrado Emperador por el Senado romano. Al ver a varias Legiones cerca, la guardia pretoriana capturó a Juliano y lo llevó a la cárcel para ejecutarlo. Cuentan que el pobre hombre gritaba «¿A quién he hecho daño?». Pero aspirar al cargo supremo implica riesgos proporcionados a la ambicionada meta.

……….A la muerte de Constantino, su hijo mayor, Constancio II, mandó asesinar a todos sus familiares varones, tíos y primos, por si se sentían tentados a disputarle el Imperio. Sólo se salvaron dos niños de 12 y 14 años, Galo y Juliano, de los que más tarde tuvo que echar mano para ayudarle a manejar el Imperio. No le quedaba nadie más de confianza, de la familia.

……….A la muerte de Enrique VIII de Inglaterra, el año 1.547, le sucedió su hijo, Eduardo VI, un niño enclenque y enfermizo. Murió pocos años después y el Presidente del Consejo de Regencia, Warwick, maniobró para que se reconociera como Reina de Inglaterra a Jane Grey (Jane Eyre), bisnieta de Enrique VIII, a la que casó con su propio hijo. Pero María, la hija primogénita de Enrique VIII, se opuso a ese manipulación. Sólo con su presencia las multitudes de Londres se lanzaron a la calle proclamándola reina. La suerte de Jane Grey, una joven de menos de 20 años, estaba echada. Acabó en el cadalso.

……….

La ejecución de Jane Grey

Paul Delaroche, 1.797-1.856. Óleo sobre lienzo, 297 x 246 cm. National Gallery

Alejandro Las primeras rebeliones

(Fuente: National Gallery. Homan Potterton. Océano, 1.990.)

……….

……….La carrera por el poder o terminaba uno en él, o perdía la cabeza tras el fracaso. Y a veces, aun sin optar, ser familiar del monarca muerto ya era un peligro, si el que optaba no creía en tu falta de ambición. Así era el mundo antiguamente, hasta que llegó la civilización y a los adversarios se les desterraba y no se les ejecutaba. Pero para eso tendrán que pasar unos cuantos siglos aún.

……….La muerte de Filipo, que sucedió de manera súbita, ocurrió antes de que Filipo hubiera pensado en designar su sucesor. De ahí que todas las posibilidades quedaban abiertas. No era el general Atalo persona que se parara por escrúpulos. En esas circunstancias nebulosas, Alejandro golpeó primero. Su madre fue la encargada de vengarse de la mujer que le sustituyó en los afectos de Filipo. Dicen los historiadores de la época que Alejandro castigó al asesino de su padre y que desaprobó la conducta de su madre de cara a lo que hizo con Cleopatra. Pero su madre se volvió a refugiar en el Épiro y Alejandro no fue allí a castigarla.

……….Para comprender la postura de Alejandro a lo largo de la historia que veremos, conviene tener en cuenta una característica, que, posiblemente inducida por su padre, el hijo de Filipo iba a lucir a lo largo de su vida en el poder. Alejandro se había propuesto eliminar los sentimientos de su vida. La compasión, el afecto sincero, la emotividad, eran, a su  juicio, obstáculos para ejercer el poder. En el poder había que ser inflexible y buscar sólo el interés propio, lo más conveniente para sí mismo, con independencia de quiénes resultaran perjudicados.

……….Le veremos tomar decisiones que sólo se explican adjudicándole la frialdad del hielo, la total carencia de sentido ético. Sólo contaba el sentido práctico, lo más conveniente. Lo ético, para Alejandro, podía ser enemigo de sus propios planes, de su propia vida, y por ello debía ser descartado de manera permanente. Como hemos visto que hiciera Dionisio de Siracusa, las personas que estorban han de ser eliminadas. Sólo así se puede permanecer en el poder. Es el reverso de la moneda de los tiranos, hoy dictadores. Por eso la Historia no les muestra casi nunca simpatía.

……….Sus características personales se pusieron en evidencia desde el momento que accedió al poder. En esas semanas de indecisión, las tribus norteñas volvieron a sus incursiones y pillajes por tierras macedónicas. Estas circunstancias posiblemente apresuraron la toma de decisión de los notables en favor del hijo de Filipo, que ya había tenido experiencia de mando en Macedonia en vida de su padre. Una vez instaurado en el poder, Alejandro reaccionó igual que hiciera su padre: Saliendo al mando de un ejército a someter a las belicosas tribus de peonios, ilirios y tracios del Norte. Eran pequeños contingentes a los que el ejército de Alejandro no tardó en someter.

……….La noticia de la sublevación de algunas ciudades griegas le llegó a Alejandro cuando éste estaba en la frontera norte de Macedonia. Dejó a su segundo al mando y se lanzó al Sur, camino de Tebas. Al saber de su llegada, los tebanos y demás helenos se calmaron. Alejandro no era «solo un muchacho», como decía Demóstenes. Tenía toda la capacidad de su padre unida a su energía juvenil. Mejor no oponerse a él. Y volvieron a aceptar la soberanía y la guarnición en la Cadmea.

……….Filipo hacía partícipe a su hijo de toda su política, de todas sus artimañas para mantener el dominio de los helenos y Alejandro renovó el mismo ceremonial, haciéndose nombrar estratego autocrátor por parte de la Liga de Corinto, a la que reunión de nuevo, y hegemón de la antigua Confederación de Delfos, la unión de ciudades que tenían en Delfos su centro. Asimismo renovó el cargo de tagos, o comandante en jefe de las fuerzas de Tesalia. Al igual que su padre, cuidaba los aspectos formales.

……….Pacificada Grecia, Alejandro volvió al Norte, donde las tribus bárbaras seguían resistiendo a lo que había dejado de su ejército. La presencia de Alejandro y sus fuerzas fue suficiente para arrollar la oposición todavía existente y finalmente pudo dar por pacificado el Norte. Pero mientras estaba sofocando esta rebelión, se corrió la voz en Grecia de que, al igual que su tío Pérdicas III, Alejandro había muerto en una emboscada. Tebas, la ciudad que más había sufrido a manos de Filipo II, se levantó contra la guarnición macedónica que custodiaba la Cadmea y la sitió. Atenas se unió a Tebas, así como alguna otra ciudad helena.

……….La noticia le llegó de nuevo a Alejandro. «Estos helenos son duros de roer», pensaría el joven monarca. Le separaban unos 450 km. de Tebas. Puso en marcha a sus hombres y a la inflexible media de 32 kilómetros diarios, en sólo 14 días apareció ante las murallas de Tebas. Cogió a los tebanos y aliados desprevenidos y apenas tuvo ocasión Tebas de formar a sus hombres en los campos que rodeaban la ciudad para hacer frente a la hueste invasora. La falange tebana no pudo contra la falange macedónica unida a la caballería, que tan bien manejaba Alejandro. Aunque los tebanos combatieron con ardor, sabiendo lo que se jugaban, las cosas empezaron a irles mal y tuvieron que retroceder.

……….Las puertas de la ciudad estaban abiertas para acoger a sus ciudadanos en caso de retirada y así sucedió. Pero a la vez que entraban los despavoridos tebanos, entraron parte de las tropas de Alejandro y la pelea se prosiguió en la ciudad. Sin gran dificultad y por el mayor número, Alejandro tomó la ciudad. Los edificios de Tebas fueron quemados, respetando los Templos y la Cadmea. Separó unos pocos habitantes, entre ellos los descendientes de Píndaro, poeta muerto cien años atrás, que había escrito una Oda en honor a un antepasado de Alejandro y al que Alejandro leía con agrado. Toda su casa fue respetada. Los demás fueron vendidos como esclavos, un total de 30.000 ciudadanos, mujeres y niños incluidos.

……….Semejante castigo dejó claro que con Alejandro no se jugaba. Los atenienses comprendieron que tenían que vérselas con un Filipo todavía más severo y mandaron una embajada para negociar sus condiciones de paz. Filipo, al igual que hiciera su padre, perdonó a Atenas y sólo impuso como condición que Atenas expulsara a todos los atenienses que se habían mostrado contrarios a Macedonia hasta ese momento. Demóstenes tuvo que abandonar su querida Atenas para siempre.

……….Filipo había mandado una primera expedición en la primavera del 336 a Asia Menor al mando de Atalo y Parmenión para preparar la invasión posterior. Estas tropas se habían visto sorprendidas por la muerte de Filipo y se habían acuartelado en las ciudades jonias del litoral, a la espera de refuerzos o de la orden de retirada.  Fue en la primavera del 334, arreglados sus asuntos en las fronteras de Macedonia y en la Hélade, cuando Alejandro pudo reunir el ejército que quería tener consigo para intentar la conquista del Imperio Persa. Intento que acabaría en éxito, porque Alejandro era Alejandro Magno.

.

Siguiente artículo: Alejandro en Gránico.

……….

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Año 303. Inventan el Cristianismo”, “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En www.sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

. Alejandro Las primeras rebeliones   . Alejandro Las primeras rebeliones   . Alejandro Las primeras rebeliones   

. Alejandro Las primeras rebeliones   . Alejandro Las primeras rebeliones   . Alejandro Las primeras rebeliones   

. Alejandro Las primeras rebeliones   . Alejandro Las primeras rebeliones   . Alejandro Las primeras rebeliones   . Alejandro Las primeras rebeliones   

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *