Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Alejandro y la rebelde Tiro

En «Alejandro y la rebelde Tiro» asistiremos al sitio de Tiro, al de Gaza y a la toma de Egipto. Año 332. 

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el 15-2-2.010

.

……….El sitio de Tiro creo que es uno de los primeros relatos de sitios a una ciudad del que han quedado huella y detalles. Claro que otros ejércitos al mando de otros monarcas han sitiado y tomado ciudades. Los asirios eran únicos en esto de sitiar y saquear ciudades y nos lo han dejado grabado en tablas y paredes. Pero una descripción tan detallada como la de Tiro, diría que no hay. Para eso Alejandro fue uno de los personajes favoritos de todos los historiadores de la Antigüedad. El que más conquistaba, era el mejor. Y según ese baremo, Alejandro se lleva la palma. Aún no le hemos visto conquistar nada.

……….Pero volvamos a Alejandro tras la batalla de Issos. Una vez que Alejandro puso en fuga a Darío en Issos, se quedó con su tienda y sus mujeres, que luego devolvió sin cargo, y rechazó su plan de paz. Decidió seguir con lo que estaba haciendo antes de venirse a medir las falanges con el persa, tomar Fenicia y Egipto. Era la parte que más a mano le quedaba de la Media Luna Fértil, tal y como se puede ver en este mapa. Y no podía dejar detrás enemigos persas.

 ……….

La Media Luna Fértil

Alejandro y la rebelde Tiro

(Fuente: La tierra de Canaán. Historia Universal. Isaac Asimov. Alianza Editorial, 1.982.)

 ……….

……….Además, capturando todos los puertos orientales del Mediterráneo, impedía operar a los restos de la flota persa y dificultarle el suministro por mar. Y para rematar los argumentos, Egipto era un inmenso almacén de trigo. Su dominio le daba la llave para tener tal reserva en su poder. Los griwegos y macedonios dependían del trigo de las orillas del Mar Negro, el Ponto Euxino para ellos.

……….Alejandro esperaba que todas las ciudades se le rindieran. Las tropas persas de guarnición en las diferentes ciudades no eran nada en comparación con su ejército, victorioso en todas las batallas entabladas. Y la cosa sucedió como él pensaba.  Biblos y Sidón le abrieron sus puertas y también lo hizo Tiro. Pero había realmente dos Tiros, la ciudad vieja, en tierra firme, difícil de defender, y la ciudad nueva, construida sobre una isla separada por algo más de un kilómetro de la costa, rodeada de murallas, con dos puertos, y que los tirios pensaban era inexpugnable. Alejandro, que estaba de paso, no se iba a detener por sólo una ciudad. Ellos conservarían la ciudad amurallada por si acaso.

……….Alejandro recordaba al fracaso de Halicarnaso, donde no había podido reducir a las huestes de Memnón, refugiados en dos ciudadelas similares a Tiro. Y quería hacerse con la ciudadela de Tiro. Como excusa dijo que quería hacer un sacrificio en el Templo de Melkart, el que estaba precisamente en la ciudad nueva, en la ciudadela. Los de Tiro le ofrecieron hacer el sacrificio en tierra firme, pero no en la ciudadela, a la que las tropas de Alejandro no tendrían acceso. Esto era más de lo que Alejandro estaba dispuesto a aceptar, y despidió con brusquedad a sus interlocutores.

……….Los 1.200 metros de agua que separaban las dos ciudades eran, a juicio de los tirios, suficiente obstáculo y un buen seguro de impunidad. Pero Alejandro ordenó lo que se suele hacer en tales casos, rellenar el espacio vacío con material sacado de las cercanías, y tenía una ciudad entera a su disposición. Se empezaron a demoler los edificios de la vieja Tiro, comenzando por los que estaban al lado del puerto. Y el material del derribo se arrojaba al mar, a fin de hacer un dique que les llevase a la ciudad amurallada. Las obras del dique artificial fueron rápidas hasta que entraron en aguas profundas, lo que retrasó la obra. Más aún, cuando las obras se acercaron a una distancia a la que llegaban las catapultas situadas en la nueva Tiro, con éstas se impedían la construcción del dique.

……….Alejandro montó dos enormes catapultas a ambos lados del dique nuevo. Con ellas atacaba las murallas del enemigo e impedía que las naves tirias hostigaran las obras. Entonces los tirios mandaron un par de barcos, que incendiaron en el último momento, contra las torres de asalto donde estaban las catapultas macedonias. El fuego las destruyó, dificultando las operaciones de Alejandro. Alejandro no tenía flota, sólo soldados de a pie y máquinas de sitio, y con tales elementos no podía acceder a la ciudadela enemiga.

……….Pero una circunstancia nueva trabajó en favor del macedonio. Pronto llegaron a aguas de Tiro las naves de fenicias y chipriotas que habían formado parte de la armada persa y que después de Issos se habían desligado de sus compromisos con Darío. Como muestra de buena voluntad, los 200 barcos se pusieron a disposición de Alejandro. Esto cambió la suerte de Tiro.

……….Al ver las naves fenicias y chipriotas en lontananza, las naves tirias entraron en sus puertos. Con una flota de 200 barcos, Alejandro las sitió y no las dejó ya salir de puerto. Las obras del muelle prosiguieron y el muelle llegó hasta la isla. Entonces empezó la verdadera batalla. Los arietes de Alejandro acometieron las murallas en la parte frontal. Pero los tirios habían reforzado su muralla en esa zona, que era la que su enemigo podía intentar romper, construyendo otra interior y llenando el espacio intermedio con piedras y cal. Eso inutilizaba los arietes.

 ……….

Plano de las dos ciudades de Tiro

Alejandro y la rebelde Tiro

(Fuente: la Guerra en el mundo antiguo. Víctor Barreiros Rubín. Almena Ediciones, 2.004. )

 ……….

……….Alejandro entonces ordenó unos ataques fingidos por la parte que da al mar, a fin de que los defensores tuvieran que desplegarse por toda la longitud de su muralla. Ello debilitó las defensas en la parte sur y finalmente sus hombres pudieron abrir una brecha perforando la muralla por la parte sur, hemos de ver cómo. Una vez que las murallas dejaron de proteger la ciudad, la superioridad numérica de las tropas macedonias hizo el resto y Tiro fue tomada. Los asaltantes se vengaron en la población recluida en la isla. Todos los varones fueron muertos y las mujeres y los niños vendidos como esclavos. Alejandro ordenó traer familias del interior para poblar la ciudad de Tiro y conservar los puertos, dejando una guarnición macedonia que custodiara los mismos. El sitio de Tiro lo distrajo los siete primeros meses del año 332. Con ese retraso ofreció su sacrificio a Melkart en el lugar deseado, organizó una fiesta en conmemoración de la conquista de la ciudad y salió de la humeante Tiro.

……….En Octubre prosiguió su viaje de conquista hacia el Sur. La guarnición persa de Egipto se reunió y plantó batalla en la ciudad fortificada de Gaza. De hecho, Gaza era como la puerta de Egipto frente a las invasiones procedentes del Nordeste. Estaba situada tierra adentro y eso le impidió a Alejandro servirse de su flota como arma ofensiva. La ciudad resistió durante dos meses la acometida de las máquinas macedonias; pero, al igual que Tiro, vio sus murallas derribadas en un punto y por él entraron en la ciudad las tropas macedonias, poniendo punto final a una resistencia feroz. Fue también feroz la venganza de los atacantes, con las escenas que ya puede imaginar el lector y sus secuelas.

 ……….

Campaña de Isos, Tiro, Gaza y partida hacia Gaugamela. Año 332 AEC.

Alejandro y la rebelde Tiro

(Fuente: la Guerra en el mundo antiguo. Víctor Barreiros Rubín. Almena Ediciones, 2.004. )

 ……….

……….Derrotada la guarnición persa en Gaza, los egipcios le abrieron los brazos como libertador. Alejandro aprovechó para fundar una ciudad con su nombre, Alejandría, en el extremo Oeste del delta del Nilo, consultó el oráculo de Amón, que le dijo lo que quería oír, que era, nada menos, que el hijo de Amón. Con lo poco que costaba darle gusto …

……….Organizó la administración de Egipto, dejó una guarnición en las principales ciudades egipcias, para que la paz se mantuviera, y en la primavera del año 331 se dirigió con sus tropas hacia el Nordeste, para encontrarse con Darío y tener la batalla definitiva.

.

Siguiente artículo: Alejandro y Gaugamela o Arbelas.

……….

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Año 303. Inventan el Cristianismo”, “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En www.sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Alejandro y la rebelde Tiro.  Alejandro y la rebelde Tiro.  Alejandro y la rebelde Tiro.  

Alejandro y la rebelde Tiro.  Alejandro y la rebelde Tiro.  Alejandro y la rebelde Tiro.  

Alejandro y la rebelde Tiro.  Alejandro y la rebelde Tiro.  Alejandro y la rebelde Tiro.  

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *