Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Apéndice sobre Paternoster Row

«Apéndice sobre Paternoster Row» es un «cajón de sastre» que explica un error en la búsqueda de la calle que da título al artículo, al mismo tiempo que bucea en el pasado de la ciudad casi hasta su fundación.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el Viernes 23-11-2.012

.

.

.

        Cambiando un tanto el tema, pero siempre en torno a Paternoster Row, la razón por la que la Catedral de San Pablo se colocó en la zona en que está viene explicado en el Informe en pdf de la Fuente. Indiquémoslo.

        Londres se construyó sobre dos colinas. La colina Oeste sería Ludgate Hill (la Colina Ludgate, ya que hill es colina). Al Sur de la colina hay un espacio plano y poco más al Sur desciende el terreno hasta el río Támesis. El Oeste, la colina desciende más bruscamente hacia el río Fleet. La ciudad romana terminaba antes de esa bajada hacia el río Fleet, según se ve en el mapa que sigue. En la zona más elevada de este repecho occidental, previo al río Fleet, se situaba la muralla Oeste de Londinium, la Londres romana. Se recomienda leer el pdf.

.

El Londres romano, por Charles Knight, 1.841

Apéndice sobre Paternoster Row

(Fuente: http://www.cityoflondon.gov.uk/services/environment-and-planning/planning/heritage-and-design/conservation-areas/Documents/Ludgate-Hill-Character-Summary.pdf )

.

        La Vieja Catedral de San Pablo se construyó en ese tramo llano, con el eje largo orientado de Este a Oeste, siguiendo el llano y paralelo al río Támesis. En el mapa anterior la zona de la Catedral es la zona en blanco (llana, sin desniveles) cruzada por esa calle ancha que será Ludgate Hill Steet. Realmente, la Catedral no es romana, pero se insertó en el trazado de las calles existentes, que sí era romano.

        Esto se confirma en el mapa que sigue, que incluye sólo la Catedral de San Pablo y la muralla romana o medieval, y marca la relación entre la primitiva ubicación de Londinium y el núcleo sajón de Lundenwic, que contaba con unos 10.000 habitantes en los siglos VIII y IX.

 

La población en las cercanías de Londres en los siglos VIII y IX

Apéndice sobre Paternoster Row

(Fuente: https://www.deviajealondres.es/edad-media/)

.

        A partir de mediados del siglo IX los ataques vikingos hicieron que toda la poblacion se refugiara en las murallas romanas, creciendo Londres hasta el pnto de ser alrededor de 18.000 habitantes al inicio del siglo XII. Pasando a 60.000 unos 100 años más tarde y a 100.000 a principios del siglo XIV. En tal época, el plano de Londres era el que se indica a continuación. Adertimos que hay una variación en las órdenes religiosas respecto a lo dicho en un artículo anterior. Como se aprecia, las murallas medievales coinciden con las romanas, siendo nueva, por ejemplo, la Torre de Londres. Sin embargo, las vías de acceso a la capital y las Puertas de Londres se mantienen como en tiempos romanos.

.

Plano de Londres hacia el año 1.300. (Compárese el trazado de las vías principales)

Apéndice sobre Paternoster Row

(Fuente: https://www.deviajealondres.es/edad-media/)

.

        Permítaseme una desviación del tema que la influencia de lo romano me ha traído a la mente. He recibido hace muy poco un fichero .ppt con un tema que, si bien no tiene demasiado que ver con Paternoster Row, sí lo tiene con la herencia romana. Por eso lo traigo a colación aquí. En este enlace, a Historias de la ciencia, el lector tiene otro detalle de cómo lo romano influye en nuestra vidas. Y disculpe el lector por el poco serio final.

        Hemos dejado para el final el reconocimiento de un error, de un gazapo. El artículo pasado contenía un grabado de la Vieja Catedral de San Pablo. Y decíamos que Paternoster Row no se indicaba en el dibujo. Nos equivocábamos.

        Ahora que el lector sabe que errábamos, le será fácil encontrar la ubicación de la calle buscada y comprender nuestro yerro.

.

La antigua Catedral de San Pablo, antes de 1.561

Apéndice sobre Paternoster Row

(Fuente: es.wikipedia.org/wiki/Antigua_Catedral_de_San_Pablo)

.

        Y con esto damos por terminada la serie de artículos de Paternoster Row, que tuvieron a la Septuaginta y a Ptolomeo II Filadelfo como raíz, pero que se han desviado a través de los siglos hasta terminar en la segunda guerra mundial. Y es que 23 siglos son muchos siglos …

        Pero, ya que hemos hecho una pequeña labor de documentación, buscando la ubicación de Paternoster Row, la calle donde se imprimieron dos ediciones de la Septuaginta que poseo y la edición del Nuevo Testamento en griego casi más antigua que tengo, terminemos con dos palabras sobre qué es, cómo se realiza y cómo no se hace una investigación.

        En un principio, el motor fue conocer la razón de tan curioso nombre para la calle, Calle del Padre Nuestro, y saber si ambos Editores compartieron el mismo local, el mismo taller. No es raro en la Historia del libro que un Impresor le venda a otro sus instalaciones. Por ejemplo, los Giunta de Venecia vendieron a Nicolao Pezanna sus instalaciones de Venecia y ellos, pues eran varios hermanos, se fueron a trabajar en otros ciudades, alguna de España.

        A lo largo de la búsqueda quedó claro que no tenía por qué ser así, ya que en dicha calle se instalaron numerosos Impresores y Libreros. Supimos la génesis de tal dedicación a la edición de libros, y precisamente religiosos, la incautación por Enrique VIII de todo el terreno ocupado por la Vieja Catedral católica. Los terrenos de Paternoster Row se dedicaron a albergar a profesionales relacionados con la edición de libros religiosos.

        Con fuentes propias supimos no sólo la razón de que la calle se llamara así, sino la existencia de otras calles adyacentes, tales como Paseo del Credo, Paseo del Ave María y Rincón o Esquina del Amén, todas ellas relacionadas con la procesión que los clérigos de la Catedral hacían por las calles contiguas al Templo. Los sacerdotes, empezando por los egipcios, han sido muy aficionados desde siempre a organizar procesiones. Los de San Pablo, además, «cantaban durante el acto» [con unas reminiscencias que sólo los que conocen cierto chiste inglés pueden reconocer].

        Entonces surgió el interés por saber cuándo y por qué la calle actual, casi inexistente, no era como la primitiva Paternoster Row, una calle larga y estrecha. Y consultado fuentes externas pudimos conocer el motivo y la época del cambio.

        En la búsqueda realizada ha quedado claro la importancia de las fuentes. Con las propias, algo se había descubierto, pero no la información principal, ni dónde estaba la calle, ni si compartieron local los dos Editores. Entonces acudimos a fuentes externas y allí apareció toda la información buscada. Incluso pudimos conocer algún detalle anexo, del que hemos dado cuenta hoy.

        Pero hubo algo que se nos ha resistido, qué era realmente «El Cisne Negro», lugar o cosa citados por el Editor más antiguo como punto de referencia para halla su Imprenta. ¿Sería una cantina o posada, como «La Bella Salvaje«, que estuvo en la zona, tras las Puerta de Ludgate, hasta que una remodelación posterior la derribó? No hemos encontrado referencias al «Cisne Negro» por aquella época y  zona. Por tanto quedaría una hipotética «senda abierta», saber qué era exactamente «El Cisne Negro» allá por 1.701 en Paternoster Row, al lado de la Imprenta de F. Churchil.

        Todas estas estas consideraciones vienen a cuento de otra investigación, mucho más compleja, amplia, remota y sensible, en la que seguimos metidos, la de averiguar por parte de quién, cuándo, dónde y cómo se escribieron los Evangelios y todo el Nuevo Testamento. Y si no trabajamos con prisas en la que trataba sobre Paternoster Row, con lo sencilla que era, tampoco cabe tenerlas en la otra investigación mencionada. Investigar con prisas, o plazo fijos, es como ir a pescar con sedal un día que tenemos veinte minutos libres. Algo que a ningún aficionado a la pesca se le ocurre plantearse.

        «Las cosas de Palacio van despacio«. En una investigación tan difícil como la que nos hemos propuesto realizar, más despacio aún.

        PD. Este artículo se escribía en Noviembre de 2.012. Para entonces – dicho esto en 2.018 – la investigación ya estaba terminada; las pruebas, encontradas y la labor era documentarse sobre la forma de vida romana para poder escribir el libro.

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 22 y Ptolomeo II Filadelfo 6.

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Apéndice sobre Paternoster Row  Apéndice sobre Paternoster Row  Apéndice sobre Paternoster Row  Apéndice sobre Paternoster Row

Apéndice sobre Paternoster Row  Apéndice sobre Paternoster Row  Apéndice sobre Paternoster Row  Apéndice sobre Paternoster Row

Apéndice sobre Paternoster Row  Apéndice sobre Paternoster Row  Apéndice sobre Paternoster Row  Apéndice sobre Paternoster Row

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *