Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Carcassonne y los cátaros

Carcassonne y los cátaros

© Copyright  Fernando Conde Torrens

 .

 .

 .

Cincuenta años más tarde, – aproximadamente,

de quedar terminados – la catedral y el puente

sobre el Aube, comenzaron – inesperadamente

a asentarse en la villa – una curiosa gente.

Decían ser cristianos, – eso indudablemente,

mas no se comportaban – a la usanza corriente.

Leen los Evangelios, – incluso asiduamente,

mas leen los pasajes – muy selectivamente.

………. 

Se dicen seguidores – como era antiguamente,

sin ciertos añadidos – que muy posteriormente

la Iglesia ha introducido – sin razón aparente

debidos a pereza, – vivir cómodamente,

afán de las riquezas … – todo ello deprimente.

Dios, Cristo y este mundo – son cosa diferente;

Dios está por arriba – y le es indiferente

lo que pasa aquí abajo, – como a un buen penitente

cátaro, que desprecia – el mundanal ambiente

y de lo no visible – vive sólo pendiente.

………. 

Los sacramentos, fuera, – son cosa inconsistente,

la encarnación de Cristo, – también, inconsecuente;

obediencia a un obispo – a todo esto inconsciente

sería una locura – para esta buena gente.

Se llaman “buenos hombres” – y lo son, ciertamente,

según los que les tratan – de forma más frecuente.

Llevan vida de asceta, – limpios de cuerpo y mente,

y mantienen incluso, – de forma sorprendente,

que las almas son buenas – y que absolutamente

todas serán salvadas, – independientemente,

de ser su fe cristiana – o credo diferente.

………. 

Rechazaban el Credo – y la cruz igualmente

como símbolos de algo – eficaz y potente;

negaban que Dios mismo – estuviera pendiente

del humano y mandara – de forma permanente

rayos, inundaciones, – peste y lo consiguiente

como castigo o premio – del actuar presente.

………. 

Explicaban la vida – como incómodo puente

que es forzoso pasar – lo más amablemente

que uno pasarlo sepa. – Para ello solamente

se cuenta con la ayuda – de un poder inmanente

que está como en el fondo – del ser y de la mente:

Es el consolamentum – y el que una vez lo siente

se convierte en “perfecto”, – y puede libremente

transmitir su experiencia, – acción que únicamente

sus colegas valoran. – Resultará evidente

que tamaña doctrina – no favorablemente

recibiera acogida – entre el Papa y su gente,

que opinaron de aquéllos – desfavorablemente

y al Obispo ordenaron – para que urgentemente

predicara la buena – doctrina aquí vigente.

………. 

Berenguer, el Obispo – de Carcassonne al frente,

no era, y hay que decirlo, – demasiado ferviente;

era más ambicioso – que devoto y paciente;

el mismo Papa dijo, – muy acertadamente,

“su Dios es el dinero, es así de imprudente,

y busca las ganancias – un día y el siguiente”.

Los dineros y el oro – le llenaban la mente

y los pasaba al bolso – más que rápidamente.

Predicando en la iglesia – era pelma e insistente

y cuando peroraba – con la su voz potente

la gente se dormía – o esperaba impaciente

que el sermón terminase. – Así que felizmente

los cátaros tenían – apoyo permanente

de parte del Obispo, – que de ello era inconsciente.

………. 

El Castillo Condal algunos años después de sucedidos los hechos

(Fuente: Carcassonne. Historia y Arquitectura. Jean_Pierre Panouillé.  Éditions Ouest-France, 1.999.)

………. 

El Vizconde pensaba, – un tanto arteramente,

que una pugna de iglesias – no le era indiferente

y que fortalecía – su posición presente

el que los “buenos hombres” – restaran contingente

al poder del Obispo, – molesto e incompetente.

Favoreció a los cátaros, -aunque posteriormente

la Historia dejaría – muy clara y brutalmente

que equivocó su bando, – se puso en el de enfrente.

………. 

El Senescal de Brens – muy impulsivamente

se hizo cátaro activo – y rechazó, imprudente,

el entierro cristiano. – Otro amigo igualmente

del Conde, el de Saissac, – trataba duramente

a los monjes de Alet, – que estaban justo enfrente.

………. 

Y hasta Roger segundo – el Vizconde al presente

fue excomulgado un tiempo – por ser impertinente

con la Iglesia romana, – aunque posteriormente

se levantó el decreto – con gesto reticente.

 ……….

La escena está dispuesta. – Va a ser siglo siguiente.

Muere Roger segundo. – Raymond está impaciente

por suceder al padre, – sin pasar por su mente

que le quedan quince años – de vida solamente.

……….………. 

……….
 ……….……….

Torre de los Cuarteles y Torre del Mayor del Castillo Condal, palenque y muralla exterior

image002

(Fuente: Colección propia.)

 ……….

El padre, ahora difunto, – lo había permitido

y tiempo atrás habían – un Obispo elegido

entre todos los cátaros – que en Carcassonne ha habido.

Con apoyo del hijo – incluso han discutido

doce cátaros juntos – con el grupo elegido

por Roma y los obispos. – Al debate ha asistido

hasta el rey de Aragón, – pues ha coincidido

que estaba en Carcassonne. – El Papa ha decidido

mandar a su Legado, – el cual ha presidido

el grupo de los doce, – que, claro, ha defendido

la doctrina oficial. – ¿Hasta dónde han podido

los cátaros entrar? – Sus adeptos han sido

de la clase pudiente – y apenas se ha extendido

entre la pobre gente. – Roma ya se ha movido

y no hay muy buen ambiente. – El primer paso ha sido

excomulgar herejes. – Como eso no ha servido

Inocencio tercero, – tan pronto es elegido,

marca una línea dura – y al fin ha recurrido

al brazo secular, – con lo que ha conseguido

del todo despojar – al que haya promovido

la herejía, que queda – sin más desposeído

de tierras, de poder, – de cuanto he recibido

de sus predecesores.- El Legado ha venido

a Toulouse, para hablar – con el Duque y ha sido

la charla un gran fracaso, – que ambos han discutido

con fuerza. Al poco tiempo, – todo se ha ensombrecido:

Alguien, cobardemente, – al Legado le ha hundido

su espada y lo ha matado. – La noticia ha corrido

como río de lava. – Y el Papa ha respondido

lanzando una Cuzada – en la que se han unido

Toulouse con Carcassonne. – El Duque ágil ha sido

y con gran aparato – dice se ha arrepentido

e incluso se ha apuntado – y a la Cruzada unido.

 ……….

Nuestro joven Vizconde – está comprometido

con círculo que es amplio – y ha, noble, decidido

defender su postura – aunque sólo asistido

por sus fieles vasallos. – Año y medio vencido

de aquel quince de Enero, – en que el Legado herido

murió en sus aposentos. – Un ejército unido

avanza hacia las tierras – donde se han extendido

los cátaros: En Albi, – de donde se ha cogido

el nombre de “albigenses”. – En Beziers, donde ha sido

contado como hereje – todo aquél que no ha huido.

También en Carcassonne, – do el Conde ha preferido

luchar por la defensa – de la que siempre ha sido

postura familiar.

 ……….

Siguiente artículo: Carcassonne 6.

……….

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “Año 303. Inventan el Cristianismo”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

……….

Carcassonne y los cátaros  Carcassonne y los cátaros  Carcassonne y los cátaros  Carcassonne y los cátaros  Carcassonne y los cátaros  Carcassonne y los cátaros  Carcassonne y los cátaros 

Carcassonne y los cátaros  Carcassonne y los cátaros  Carcassonne y los cátaros  Carcassonne y los cátaros  Carcassonne y los cátaros  Carcassonne y los cátaros  Carcassonne y los cátaros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *