Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Claude Monet y Giverny 2 duplicado

Claude Monet y Giverny 2 duplicado

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens

 

 

 

 

 

        Hoy voy a contar algunas anécdotas que me parecieron curiosas relacionadas con Monet. Por ejemplo su amor por la Naturaleza y el asunto de los álamos. Monet ya había pintado algún cuadro tomando como fondo los álamos que había en el término municipal de Giverny. Pero en el otoño de 1.891 el municipio decidió vender los álamos sacándolos a subasta. A Monet le pareció una barbaridad tal decisión y trató con el alcalde para echar atrás el acuerdo: Sin éxito. Entonces habló con el eventual comprador del lote, un maderero de cercanías. Monet llegó con este hombre a un trato: Él le compensaba económicamente de las pérdidas que se dieran por retrasar la tala de los álamos hasta que los cuadros que él quería hacer estuvieran terminados. El maderero aceptó y fruto del interés de Monet y de la paciencia del comprado, hoy podemos admirar la serie de álamos que Monet pintó antes de que a los álamos les talaran los pies.

Claude Monet, 1.891. Álamos a la caída del sol. Óleo sobre lienzo, 102 x 62 cm. Estados Unidos, colección particular.

 (Fuente: Monet. Karin Sagner-Düchting. TASCHEN, 2.003.)

        El mismo paisaje con una ligera variación. De hecho Monet hizo una serie de Álamos. Enseguida vemos qué es esto de una serie.

Claude Monet, 1.891. Álamos al borde del Epta, vista del marjal. Óleo sobre lienzo, 88 x 93 cm. Estados Unidos, colección particular.

 (Fuente: Monet. Karin Sagner-Düchting. TASCHEN, 2.003.)

        Pero antes, y por motivos del guión, veamos un cuadro que a Van Gohg le causó una gran impresión. Eran los tiempos en que Monet gozaba ya de una merecida fama y numerosos pintores jóvenes se arrimaban a su sombra. Por la época Van Gohg trabajaba en las oficinas de su tío y aún no había rechazado a la sociedad ni casi comenzado a pintar. El lector encontrará sin duda que este cuadro concreto de Monet, que pintó con ocasión de su veraneo con la familia en Entretat los veranos de 1.884 y 1.885, tiene un cierto parecido con los cuadros tan conocidos de Vincent Van Gohg

Claude Monet, 1.885. Barcos sobre la playa de Entretat. Óleo sobre lienzo, 65 x 81 cm.

Chicago, The Art Institute of Chicago. Colección de Charles y Mary Worcester, 1.947.95

 (Fuente: Monet. Karin Sagner-Düchting. TASCHEN, 2.003.)

        Corría el año 1.897, Monet tenía casi 60 años, si bien quiero señalar que 60 años a finales del siglo XIX son más que los 60 años de inicios del XXI. A pesar de sus años, Monet se mantenía en forma y tenía un ritmo de trabajo que se iniciaba, en verano, bastante antes de amanecer. La razón es que aprovechaba también esas primera horas de la mañana para pintar. Salía el hombre con su caballete y sus pinceles y se situaba en el lugar elegido. Esperaba que las primeras claridades le permitieran ver el paisaje elegido con anterioridad y las trasladaba a su lienzo. Así pudo ser tan fiel a las primeras luces que luchan todavía en vano con la espesa niebla que cubre el Sena. El fruto, estos dos cuadros que vienen a continuación

Claude Monet, 1.897. Amanecer sobre el Sena. Óleo sobre lienzo, 81 x 92 cm.

Amherts, Mead Art Museum, Amherts College, legs de Mademoiselle Susan Dwight Bliss.

 (Fuente: Monet. Karin Sagner-Düchting. TASCHEN, 2.003.)

          El que viene es un poco más tarde; el sol permite ya ver el paisaje al completo. El mismo paisaje.

Claude Monet, 1.897. Brazo del Sena cerca de Giverny. Óleo sobre lienzo, 75 x 92 cm. París, Museo d´Orsay.

 (Fuente: Monet. Karin Sagner-Düchting. TASCHEN, 2.003.)

        Monet hizo numerosas series. la más conocida es la de la catedral de Rouen. Todos hemos visto algún cuadro de la tal catedral en libros sobre Monet. Lo que yo no sabía era cómo hacía Monet las series. Hizo una serie sobre almiares, quizás la primera, con la que obtuvo el método a emplear, otra sobra álamos a punto de perecer, otra sobre el río Sena y la de la catedral de Rouen. Estaba ya Monet desposado con Alicia Hoschedé, que fue su segunda esposa, años después de fallecer la primera, Camille Monet, y Alicia debía prepararle los cuadros, los bastidores. Monet le encargó dos bastidores, uno para la primera parte de la mañana y otro para cuando el sol estuviera ya en lo alto. Pensaba Monet que la luz cambiaría de la primera hora al mediodía y él quería ser fiel a la Naturaleza, de modo que partiría el paisaje en dos vistas, una hacia las 10 y la otra hacia las 12.

        Pero cuando fue sobre el terreno a pintar su almiar, montón de paja con un palo en el centro sobre el que se aprieta la paja o el heno, comprobó que dos cuadros se quedaban muy cortos. la luz cambiaba a cada hora, incluso menos. Eso le dio la regla de preparar tantos bastidores como medias horas pudiera pintar en un lugar. Y cada media hora cambiaba de cuadro. Dejaba al que estaba haciendo, a medio cuadro, o menos, y tomaba el de la media hora siguiente. Y a cada cuadro cambiaba los colores de la paleta, o introducía los tonos de la luz en ese momento.

        De modo que en la pensión frente a la catedral en la que alquiló una habitación, Monet empezaba a las 8 de la mañana y pintaba durante media hora la catedral de las 8. Lo hacía con la luces propias de esa hora. Media hora más tarde dejaba de pintar en ese cuadro, lo apartaba y tomaba el de las 8 y media. Pintaba sobre él otra media hora, siguiendo la gama de colores que había usado el día anterior. Y así continuaba, cambiando de lienzo y de gama de colores cada media hora, hasta que había terminado todos los cuadros. Se pasaba quince o veinte día sin terminar ninguno, pero el día D terminaba los 16 ó 20 cuadros, uno tras otros, y los firmaba.

        La más famosa de sus series es la ya comentada. Lo que quizás el lector no sepa es que Monet estuvo en dos ocasiones pintando la catedral de Rouen. En la primera, pintó la fachada de frente. En la segunda, alquiló la habitación y ésta estaba de manera que cogía la vista en sesgo. Es la serie más conocida. Veremos una muestra de cada serie.

Claude Monet, 1.8941. La catedral de Rouen, la fachada vista de frente: Armonía marrón. Óleo sobre lienzo, 107 x 73 cm. París, Museo d´Orsay.

 (Fuente: Monet. Karin Sagner-Düchting. TASCHEN, 2.003.)

        Y esta otra, de coté.

Claude Monet, 1.891. La catedral de Rouen, la fachada, tiempo nublado; armonía gris.  Óleo sobre lienzo, 107 x 73 cm. París, Museo d´Orsay.

 (Fuente: Monet. Karin Sagner-Düchting. TASCHEN, 2.003.)

        Con tanta información sobre Monet como tengo ahora, no me voy a despedir de Monet hoy. El próximo día haremos como una película de su vida. Dónde vivió, qué pintó en cada período … Donde el Arte y la Belleza se conjugan nunca se pernoctará en demasía.

Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano. En http://simonoperamagna.blogs.com/  hay comentarios y más información sobre este libro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *