Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Comunicación de Eudaimón 3

………. Esta Comunicación de Eudaimón 3 se recibió en esta casa el 26-12-2.007. Al día siguiente se respondió, como sigue.

.

© Copyrigth Fernando Conde Torrens, el 27-12-2.007

.Comunicación de Eudaimón 3

.Comunicación de Eudaimón 3

.Comunicación de Eudaimón 3

……….……….Hola.

……….Tu réplica es larga. Mi contestación, citando para aclararme, aún más larga, jajajaja.

……….Petición, ponme los mails de uno en uno, con toda la carga que quieras, pero en fila india. »

……….Bueno, lo que a mí me gustaría, que es seguir un tema concreto antes de empezar otro, no lo veo viable. Yo escribo, tú contestas, yo contesto, tú replicas, y eso hace que se pospongan cosas que creo prioritarias. Por eso abro nuevas líneas con una temática específica.

……….Cuestionarte, Eudaimón, puedes cuestionarte todo, hasta que hay un Dios.»

……….No, la existencia de un dios para mí está fuera de cuestión. Pero lo que me mueve no es hacer cuestionamientos gratuitos. Esos los hago en silencio. Aquí intento exponer las razones del cuestionamiento.

……….yo no lo sé todo, porque lo mío es la Mecánica para Ingenieros… »

……….Eso está muy bien. Quizás aprovechemos algún momento para hablar de la metodología en Física y de cómo se hacen las revoluciones teóricas.

……….No soy un especialista en la Biblia. He oído, claro, hablar de acrósticos y otros tipos de juegos en poesía, como los palíndromos. Propiamente hablando, el ritmo del verso, se base en la alternancia de cantidad o en los acentos, la rima, asonante o consonante, no deja de ser un tipo de “juego”. Pero no defiende nada.

……….No, no hay defensas crípticas en los textos. Cuando las hay, y las que yo conozco son tan tardía como del siglo 13 son muy claras y del tipo siguiente: “He dividido este libro en dos partes llamadas así y asá. En la primera hablaré de tal cosa y en la segunda de tal otra. Aquí empieza el primer capítulo de la parte tal, aquí acaba el capítulo equis de la parte cual. Aquí acaba tal obra que escribí yo, fulano de tal, en tal año y en tal sitio”.

……….Pero es evidente que ni afirmaciones de ese tipo sirven de mucho, puesto que puede hacerlas alguien que no sea el autor original. Una crítica filológica puede tener en cuenta esos datos, naturalmente, pero no les dará más que un valor complementario a investigaciones de otro tipo más fundamentadas.

……….¿Qué quieres ir a contracorriente y poner en duda la existencia de defensas en textos antiguos? »

……….Aunque te parezca otra cosa, no me planteo ir ni a corriente ni a contracorriente. Me planteo si las razones que se dan y las pruebas que se aportan para una afirmación (a) tienen fuerza de convicción y (b) me convencen a mí.

……….Si me creo con competencia nula en un tema es nula, cosa bastante frecuente, me atengo al “consesus eruditorum” o no me pronuncio. NO es el caso en tu caso.

……….¿Que quieres hacer caso omiso de lo que llamo la llave del laberinto, que encontré al final del martirio de Policarpo y que expongo con detalle en el libro, páginas 69/70, achacándolo al azar, incluido el yo escrito en lo que sigue? Estás en tu derecho. Pero en ese misma medida te me haces inasequible. Desconfío de llegar a tu mente, sinceramente.»

……….No, si lo detecto no quiero hacer caso omiso de nada que pueda ser considerado una prueba. Sólo que lo trataré en su momento. Si no lo detecto, pues te agradeceré que llames mi atención a ese punto. Hablaremos, pues, del “epí tês gês” y del final de la carta del “Martirio de Policarpo”. Y de más cosas.

……….En todo lo que critico creo estar aportando razones y argumentos. ¿A qué le llamas ser inasequible? En mi mente no hay misterios. Lo que lees es lo que hay.

……….[EUD] Luego me planteas un problema hipotético: “Imaginemos la situación … de que Osio hubiera manipulado finalmente buena parte de los escritos de Eusebio. ¿Cómo lo sabríamos nosotros …?”

……….[FCT] Mira, Eudaimón, bastantes quebraderos de cabeza me dan Simón y Osio, por un lado, y todos los escépticos y devotos del mundo, por otro, como para que me ponga a reflexionar sobre un caso que nadie ha descubierto hasta ahora y que yo, que soy un pequeño protagonista del tinglado, afirmo que es irreal. Razonemos sobre lo que hay sobre el tapete y no inventemos problemas ficticios para querer resolverlos antes incluso de atacar el problema real que tenemos encima, porque tenemos un problema, sabes? Dejémonos de distracciones y vayamos, please, al asunto auténtico. »

……….Me parece que no has entendido que eres TÚ quien afirma que Eusebio falsificaba y Osio modificaba escrito por Eusebio y que esas dos afirmaciones son – a mis ojos- totalmente imaginarias. Yo sólo te llevaba a imaginar algunas cosas más, para que me dijeras –o pensaras, tanto da- cómo las detecta tu método.

……….Nadie ha descubierto que Osio modificara escritos de Eusebio. Te doy la razón en eso. Y que Osio hubiera intervenido en lo que Eusebio escribía también está por demostrar.

……….[EUD] “Me dices que los textos no se mutilan, que se respetan y sólo se interpolan. ¿Cómo llegas a esa conclusión? …

……….[FCT] Llegué a esa conclusión con Juan original y lo explico en “El Grupo de Jerusalén”, página 118. Lo hallado en los demás escritos me ha mostrado que lo sucedido en Juan no fue una excepción, sino la regla general. Permíteme que me meta un poco contigo: ¿Ahora das fe a mi descripción de Osio? ¿En qué me das crédito, en lo pequeñito y en lo grande no? Yo le llamo mi reconstrucción de la Historia, que eso defiendo que es, no un hipótesis, como tú la llamas desde el inicio. Pues bien, por encima de ambos estaba Constantino, el mandamás. Lo que ha llegado a nosotros da pie a pensar que ambos redactores tenían la prerrogativa de la inviolabilidad: Lo que uno escribía no lo podía eliminar, mutilar, tijeretear, el otro. »

……….Pregunto “cómo” y me respondes “cuando”. Según entiendo –corrígeme, por favor- en “El grupo” pensabas que el “original” de Juan era original de Juan y no pensabas en un solo falsificador. Por tanto, tus conclusiones de Juan no deberían haber sido extrapoladas a otros escritos.

……….No, jajajaja, naturalmente que no admito que Osio interviniera en algo de Eusebio –de lo que escribió, menos aún de lo que no escribió-. Simplemente me hacía preguntas sobre la situación que tú describes.

……….Esperaba saber algún día por qué quedaba excluida –esa era mi pregunta- la mutilación GENERAL de textos y sólo se admitía la interpolación.

……….Ahora me das una explicación “ad hoc”: estaban de acuerdo en que no hubiera mutilaciones. El uso de este tipo de explicaciones debe estar sometido a la incuestionabilidad de los otros resultados. Pero los otros resultados son muy cuestionables, así que necesitarás aportar pruebas independientes de ese “acuerdo” entre Osio y Eusebio.

……….No tengo muy claro que hayas entendido el sentido de mi pregunta, era este: Suponiendo real la falsificación, con las mismas pruebas de un acuerdo de respeto a las aportaciones, puedo pensar –tú pareces admitirlo en “Simon”- que Osio mandaba y hacía lo que quería, entre otras cosas, censurar. ¿Detectaría tu método esa situación? Si no la detecta: ¿Es prueba de que no existió esa situación o de que tu método no sirve para ese supuesto?

……….En definitiva: lo que cuestionaba con esa imaginaria situación que nadie ha descubierto, es el alcance histórico, real, de tus investigaciones.

……….Sí, hipótesis se hacen. Cuantos menos datos hay, como en el caso de los misterios de Eleusis, más hipótesis. Pero todos, autores y lectores, son conscientes de que no son más que eso: hipótesis, basadas más o menos fielmente en los datos que se tienen. Pero tu hipótesis, PRESENTADA como verdad apenas cuestionable, no se basa en datos, sino en otras hipótesis, que a su vez se basa en otras, y así, hasta llegar a las primeras, que a su vez son inverificables o tal vez demostrablemente erróneas.

……….Mira, Eudaimón, “El Grupo” y “Simón” describen con gran minuciosidad cómo fue apareciendo el edificio de la falsificación. Tienes los dos libros en el mercado. Uno, en tu poder. Lo que ya he dicho, si quieres ser interlocutor válido, has de estudiarlos los dos, procurando captar lo que de cierto puede haber en ellos.»

……….Mira, Fernando, me he presentado en este foro diciendo que iba a analizar tu metodología tal como aparece en “Simón” y en el blog. Si me vas a cuestionar como interlocutor, vale más que te busques otra excusa, si es excusa, o invalides mis argumentos con argumentos, no con referencias a “El grupo”.

……….No quiero ser interlocutor válido. Quiero hacer la crítica a un libro del que se dice que aporta pruebas de la falsificación del cristianismo, eso es todo. La razón de que no haya seguido el tema en el foro original donde se suscitó la cuestión, la dije al entrar.

……….Pero no escribo para ti. Escribo en un foro de entrada libre, eso es todo. No busco convencer, sino exponer razones. El convencimiento es algo muy subjetivo y no me interesa gastar energía en esa dirección.

……….Ciertamente eres una persona educada y, hasta el momento, no me pareces de los que esconden la cabeza bajo el ala. Yo nunca me voy a considerar vencedor ni perdedor de nada. Puedes, por tanto, dejar de contestarme cuando te parezca bien, con o sin explicación.

……….Buscar de “captar lo que de cierto hay en ellos” es lo que he hecho al entrar en el blog y al comprar el libro. De verdad: tal y como lo presentas, no hay nada que pueda, no ya convencerme, sino ni siquiera de darte el beneficio de la duda de que algo podría ser cierto.

……….¿Estoy tan seguro, acaso, de que Constantino no pudo haber hecho esa falsificación? ¡¡Noooooooo!! No, no, no. No es eso. Es que si no hay pruebas convincentes, cualquier cosa es válida. Toda la historia, toda la literatura, toda la filosofía, todo el arte, todo, todo, todo, podría haber sido falsificada el siglo pasado, con teorías y pruebas como esas.

……….No, no creo en hijos de dioses redimiendo a la humanidad, tampoco en simples mesías milagreros, ni siquiera en maestros buenos. Pero ese no es el tema. El tema es si la literatura cristiana anterior al edicto de Milán, empezando por el NT, pudo ser falsificada a partir del edicto de Milán. El tema es analizar las pruebas que se dan en apoyo de esa afirmación.

……….No pretendo que se llegue a conclusión definitiva alguna en base a firmas de Simón sí o firmas de Simón no, según éste o aquel libro. Me conformo con haber puesto sobre el tapete la sospecha de que existe la posibilidad de que tal vez acaso todo el Nuevo Testamento sea obra de la misma pareja de personajes del siglo IV. Tan sólo eso, simplemente. Nada más. »

……….Muy bien. Puedo decirte que hay quien cree que tus pruebas tienen al menos ese tipo de validez. Pero no es mi caso. De eso hablamos.

……….Y sugiero, con voz apenas audible, que se hagan estudios filológicos perfectamente fiables a ver si mi obscena pretensión es falsa o cierta. Y que se muestren las evidencias de los tales »

……….FCT: Esos estudios están hechos, a cientos y a miles. Si se demuestra que un papiro contiene parte del evangelio de Juan y se demuestra que es de finales del siglo segundo, ya está demostrada la inanidad de tu hipótesis. Si tú no quieres creer en los métodos de datación de papiros, ¿a qué le llamas “método perfectamente fiable”? Da la impresión de que, si no te conviene, dudarás no sólo de los métodos históricos y filológicos, sino de los químicos y físicos.

……….Pero de la inanidad de tus dudas me gustaría hablar en otro momento.

……….Es como exigirle que resuelva una regla de tres a un Ingeniero »

……….Si, Fernando, sí, buen ejemplo. Tus dudas sobre los métodos académicos es como si yo dudara de la capacidad de un ingeniero para hacer una regla de tres y me hiciera mi propio método, que me diera resultados diferentes, y que quisiera imponerlo a los matemáticos o los emplazara a demostrar que estoy equivocado.

……….¿Qué ocurre? Que la regla de tres “oficial” está más que probada por resultados en muchas áreas y está en la base misma del álgebra. Dudar de ella no es dudar sólo de ella, sino de todas las matemáticas.

……….¿Y quién juzgará si viene a propósito o no? Y una voz me ha respondido: Eudaimón, claro. Y otra voz me ha “chivado”: Date por violentado.»

……….No, yo (al menos aquí, donde nadie me conoce ni cree a ciegas en mí) no “juzgo” la pertinencia de tu metodología: la cuestiono y expongo las razones del cuestionamiento. No, FCT, soy bastante consciente, no sólo de mis límites, sino de los límites de lo que pueden creer mentes más susceptibles a otro tipo de argumentos. Evidentemente he de dar mi opinión, porque a eso vengo. Pero si la calificas de “juicio” (que lo es, claro) intentando manipular la semántica de la palabra, pues como que no es buen método.

……….En pro del entendimiento en el debate, y de la concordia, intentemos diferenciar entre crítica y dogmatismo. ¿De verdad te parece que yo dogmatizo, que no aporto razones, que me muevo por intereses ideológicos? No, nada hay en tu hipótesis que me afecte personalmente, que haga tambalear o ponga siquiera en cuestión ninguna de mis creencias. Tampoco presuntos intereses corporativos.

……….Si la lectura tranquila y sin prejuicios de los textos cortos que están en este blog no son motivo ni siquiera para torcer la nariz ante el hecho de que obras de distintas personas obedezcan a un mismo proceso redaccional, entonces amigo mío me rindo. Eres uno de los muchos a los que lo ofrecido en ambos libros y en este blog no les convence en absoluto y no moverá un dedo para hacer ninguna comprobación ulterior por otros caminos. »

……….Explícame a qué le llamas “mover un dedo”, porque me parece un juicio gratuito y falso. Aquí estoy aportando razones. Vengo de un foro, donde ya me has leído, aunque con otro nick, donde he hecho un análisis incipiente de tu método de las firmas. Aquí voy poco a poco, pero se ve bien, o eso pensaba, la dirección de mi crítica. Yo siempre he partido de cosas escritas por ti, tú empiezas a comentar cosas imaginadas de mí.

……….Es evidente, a más no poder, que las cosas que te convencen a ti yo las encuentro ilusorias. Mi propósito no es venir a decirte eso y adiós, no. Vengo a exponer, a todo el que quiera leerlo, por qué no me convencen, por qué no es metodología crítica.

……….Me preguntas “¿cómo se distingue lo no firmado original usado por Eusebio …? Lo original hecho por Eusebio tiene firmas, acróstico, clave alfa-numérica y algún detalle más que tal vez olvido. Tiene la mayor densidad de signos distintivos. Entonces tu hipótesis de que lo original no tiene firmas es irreal y eso vuelve la pregunta improcedente, porque das por realidad un hecho que no es tal, que los originales no estén firmados. Lo están e incluso con más adornos. Ver cualquiera de las Cartas de Santiago o de Juan expuestas en este blog.»

……….Hay un problema de entendimiento de lo que preguntaba, debido a otro problema conceptual. En un principio de tu investigación, decías que Eusebio se basaba en originales (de Juan, los logia y no sé qué más). Esos originales se mantenían y se conocían porque no llevaban firmas: Eusebio firmaba para destacar la falsificación. Luego Osio intervenía y allí tampoco había firmas.

……….La hipótesis de que lo original no tenía firmas es, así creí entenderlo, tuya, no mía. Yo en esas hipótesis ni pincho ni corto: las entiendo o no las entiendo, eso es todo.

……….Ahora me dices que los originales también estaban firmados, por tanto también eran obra de Eusebio. Entonces empiezan los problemas, míos con el entendimiento de lo que dices, o tuyos con la coherencia. ¿Tiene Eusebio firmas diferentes para los originales-fuentes, para sus documentos base y para los añadidos de Osio?

……….Dime, pues, el lugar de “Simón” o del blog donde haces el análisis de la diferenciación de esos tres estratos redaccionales. Yo te puedo buscar dónde dices – o he creído entender – que las firmas primarias pertenecen a Eusebio-base y las secundarias a Eusebio-Osio.


::::::::::::::::::::::::::::::::::


……….Fernando: Esto debería (difícil no es sinónimo de imposible) ser una charla aséptica. Yo no he venido aquí a ser condescendiente con nada que pertenezca a la metodología o a la ideología. Pero si crees que ataco a tu calidad como persona, me gustaría saberlo para poder explicarme o retractarme, porque no es ese el propósito.

……….Por mi parte, cuanto más me hagas abrir los ojos y conocer la verdad, más te lo agradeceré. Si puedes evitar las alusiones personales y centrarte en los temas, pues añádele aún más agradecimiento.

.

……………….Saludos.

.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *