Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Comunicación de Eudaimón 5

Comunicación de Eudaimón 5

.

.

        Hola de nuevo. Hoy hace unos días entré en tu blog para matar un rato y me sorprendió verme allí. Bien.

        Voy a comentar la parte que me afecta.

.

http://www.sofiaoriginals.com/ Respondiendo a Filólogos 2.

……….

……….Alguien preguntaba «¿Cuáles son sus pruebas contra toda esta masa de datos de todo tipo: Esas pretendidas firmas nada más y su concepto de “Sabiduría”?»

……….

……….Dos libros puestos en el mercado, a mi propia costa, con todo lo averiguado y el proceso en que las cosas se fueron presentando. En el primer libro, que llamo “El Grupo”, páginas 115-116, proponía al lector tres pruebas, de índole filológica, para que el lector comprobara por sí mismo que el original de Marcos y el de Marcos pertenecían a dos manos distintas. Tres, señores, tres.

……….Yo preguntaba por pruebas y tú contestas con libros. ¿Son pruebas los libros? Pues entonces analiza: Tú has escrito dos libros y los filólogos neotestamentarios y de literatura cristiana han publicado miles de libros y muchas decenas de miles más de artículos.

……….No valen los libros, sino las pruebas que en ellos se aportan. Si hay algo más que las pretendidas (no es peyorativo: Tú lo pretendes, pero yo no las veo; ya te diré por qué) firmas y el concepto de Sabiduría vas a tener la oportunidad de mostrarlo, pero no me remitas más libros: Quedémonos con “Simón” y, si quieres, con el blog. Como muestra es algo más que un botón.

……….Por lo demás, los descubrimientos del Grupo parecen ya superados en algunos aspectos. De hecho, hasta la primera parte del “Simón” parece desactualizada en cuanto a algunas conclusiones.

…………………………………

Comunicación de Eudaimón 5

.
……….Vayamos, por tanto, a las “pruebas” que se anuncian en el subtítulo de “Simón”.

……….Puede decirse que de las aproximadamente 160 páginas de este libro, hasta la página 67 no se aporta ni una sola prueba: Sólo reconstrucciones que a primera vista tienen todas las características de ser imaginarias.

……….Pero no se presentan como imaginarias, sino como el resultado de una larga investigación. En esa investigación se emplean, si lo he entendido bien, dos métodos de carácter más o menos “filológico”: el primero, presentado en la página 65, consiste en trece “instrumentos” puestos a punto paulatinamente, que permiten discernir lo auténtico de lo espúreo, lo original de lo añadido. El segundo, presentado a partir de la página 67, es el método de las “firmas”.

……….En la página 65 de “Simón” se enumeran los “instrumentos” del primer método, con el que se obtienen, entre otras reconstrucciones, el llamado primeramente documento original (que luego, con las firmas no será considerado así) de Juan y el documento base de Marcos. Otros documentos-base obtenidos son, por ejemplo, el de la Didajé y las cartas de Ignacio de Antioquía.

……….Todo eso parece muy bien, muy científico, pero resulta que no lo es en absoluto: No se puede contrastar ningún resultado por dos razones:

……….a) Aunque se enumeran los “instrumentos”, excepto para dos o tres (isometría, clave alfa-numérica) no se explica, ni mínimamente, en qué consisten. Todo lo que podemos saber de esos instrumentos es lo que lleguemos a imaginarnos a partir del nombre. O sea, nada, puesto que le corresponde al autor explicar lo, no al lector imaginarlo.

……….b) Tampoco se explica como se aplican esos instrumentos.

……….Es decir, no sabemos qué son exactamente ni esas ideas-fuerza ni cómo se localizan, no sabemos lo que son bloques y bordes, no sabemos lo que es la honestidad en el uso de las citas, ni sabemos lo que son los modos de argumentar.

……….Tampoco sabemos si es que ya se explica en una obra anterior, pero tampoco aquí se nos remite a ella.

……….Veamos el instrumento 13, la clave alfa-numérica, explicada en la página 58. Esta clave, obtenida a partir de los difusos y subjetivos instrumentos anteriores, permite saber el número de capítulos de una obra y el número de versículos por capítulo. Se descubre a partir de las cartas-base de Ignacio de Antioquía y se enuncia así (pág. 59):

.

……….1. Aplicando la clave, la primera letra de la primera palabra de una obra, da el número de capítulos.
……….2. La primera letra del segundo versículo, da el número de versículos por capítulo. Se da por admitido (con qué pruebas no lo dice) que todos los capítulos tienen el mismo número de versículos (los llama isométricos, que es uno de los “instrumentos”).

.

……….Ya podríamos empezar a discutir qué es eso de “versículo”, pero lo dejaremos para más adelante, y nos centraremos en la aplicación del método. Un ejemplo lo tenemos en la página 59, sobre el documento-base Marcos: El primer versículo empieza por iota (4-9), el segundo por épsilon (5-8) y el tercero por eta (6-7).

……….Si uno siguiera el método, tal como ha sido explicado, tendría un texto de iota capítulos y épsilon versículos por capítulo, pero no: Lo que tenemos es iota+épsilon capítulos y eta versículos. Según el autor, 14 capítulos y 6 versículos.

……….Eso puede parecer anárquico o subjetivo, pero no menos que esto otro: ¿Porqué se elige 14 y 6 y no los otros valores posibles, 17 ó 9 para los capítulos, 7 para los versículos?

……….A primera vista ya se ve que una clave tan a primera vista (a vista de libro “Simón”) aleatoria y de aplicación tan subjetiva como ésa, no sirve de control para nada: Su aplicación no puede ser controlada (o no se nos ha dicho cómo se hace el control, si lo hay) y por tanto es gratuito depurar un texto basándose en ella.

…………………………….

……….Se puede criticar también el concepto de isometría, que es el otro instrumento del que se entiende en qué consiste:

……….1. Para poder aplicarlo correctamente, hay que tener claro lo que es un versículo. ¿Qué es un versículo? Una vez que lo tengamos claro, preguntaremos:
……….2. ¿Por qué razón todos los capítulos deben ser isométricos?

……….En la crítica anterior he despersonalizado al autor, porque me ha parecido que así se vería mejor que me centro en las ideas expuestas y no en la persona.

……….Saludos.

.

Comunicación de Eudaimón 5  Comunicación de Eudaimón 5  Comunicación de Eudaimón 5  Comunicación de Eudaimón 5  Comunicación de Eudaimón 5

Comunicación de Eudaimón 5  Comunicación de Eudaimón 5  Comunicación de Eudaimón 5  Comunicación de Eudaimón 5  Comunicación de Eudaimón 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *