Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Comunicacion de Sigma 1

Comunicacion de Sigma 1, previa a la Tertulia de igual número

 

 

        Estimado Sr. Conde:

        En primer lugar creo que lo correcto es una breve presentación, ya que yo tengo referencias de usted (lo leído en parte de sus páginas) y usted no me conoce.

        No soy ateo y no soy cristiano, y con esto no quiero decir que profese otra religión, sino que no tengo claras mis creencias, ya que por un lado mi mente me empuja hacia la racionalidad del ateísmo, pero por otro mi educación en los valores católicos me impulsa a creer en algo superior, llámesele como se le llame. Espero que esta circunstancia no influya en mis razonamientos.

        En segundo lugar no he leído ninguno de sus libros en parte por falta de tiempo, no vea como tengo las estanterías de libros y discos “vírgenes”, y en parte por tacañería, por qué no decirlo, pero no están los tiempos para comprarse todo lo que se cruza en el camino, aunque sus libros empiezan a parecer un buen motivo para rascarse el bolsillo. De cualquier forma he ojeado parte de su blog y espero haber sacado una impresión correcta de sus métodos. Ya me corregirá si le place y es preciso.

        Por último otra mala noticia. Ni soy Filólogo, ni poseo conocimientos suficientes sobre probabilidades para ayudarle en sus pesquisas, aunque aquéllos que los tienen tampoco le han aclarado gran cosa. Es por este motivo por el que he tenido que “enfrentarme” a su teoría desde un camino un tanto heterodoxo. Allá vamos.

        En muchos de sus escritos incide en que el hecho fundamental sobre este tema radica en las firmas que ha encontrado en el Nuevo Testamento y otros escritos con el apodo de Simón y se queja de que las refutaciones de que es objeto omiten este dato.

        Evidentemente este es un dato crucial y es el que más me ha intrigado, así que no pudiendo calcular con mis conocimientos si el que aparezcan estas firmas es una cosa probable, o por el contrario es tan imposible que tiene que deberse a la voluntad de alguien, intenté ver qué ocurría si aplicaba su sistema a un texto que sabía de antemano no firmado.

        Elegí para ello la tercera Carta de Juan (analizandofirmas1, para empezar por donde usted empieza) y busqué una versión en castellano en la red, por no usar la suya, un tanto forzada para simular las firmas en la traducción.

        Evidentemente no podemos buscar en español la firma “Simón”, porque la frecuencia relativa de estas letras no coincide con la de las mismas en griego, así que conté las letras de su carta en griego y de la mía en castellano e hice la siguiente tabla:

                        Texto en griego                                       Texto en castellano

                           Frecuencias                                                Frecuencias

 

letra apariciones % letra apariciones %
w 36 3,2 c 33 3,0
m 38 3,4 m 40 3,6
u 68 6,1 l 65 5,9
n 71 6,4 n 72 6,5
s 74 6,7 i 81 7,3
i 94 8,5 r 82 7,4
o 113 10,2 o 128 11,6

   

        Según esto, tenía que buscar una de estas firmas Irmon, Irmcn, Ilmon o Ilmcn  (a ver quien firmaría así) que aparecerían con una frecuencia parecida a Simón en un texto griego. Bueno, la probabilidad juega a mi favor pero muy poco, si no me equivoco (aunque creo que usted permite alguna otra letra griega).

        He aquí el resultado por versículos:

1 El Presbítero al querido Gayo a quien amo según la verdad. 29
2 Pido, querido, en mis oraciones que? vayas bien en todo como va bien tu alma y que goces de salud.

3 Grande fue mi alegría al llegar los hermanos y dar testimonio de tu verdad, puesto que vives según la verdad. 33

4 No experimento alegría mayor que oír que mis hijos viven según la verdad. 29
5 Querido, te portas fielmente en tu conducta para con los hermanos, y eso que son forasteros. 31

6 Ellos han dado testimonio de tu amor en presencia de la Iglesia.

Harás bien en proveerles para su viaje de manera digna de Dios. 46

7 Pues por el Nombre salieron sin recibir nada de los gentiles. 48

8 Por eso debemos acoger a tales personas, para ser colaboradores en la obra de la Verdad.

9 He escrito alguna cosa a la Iglesia; pero Diótrefes, ese que ambiciona el primer

puesto entre ellos, no nos recibe.  50

    Por eso, cuando vaya, le recordaré las cosas

que está haciendo, criticándonos con palabras llenas de malicia;

10 Y como si no fuera bastante, tampoco recibe a los hermanos,

impide a los que desean hacerlo y los expulsa de la Iglesia. 46

11 Querido, no imites lo malo, sino lo bueno. El que obra el bien es de Dios;

el que obra el mal no ha visto a Dios. 47

12 Todos, y hasta la misma Verdad, dan testimonio de Demetrio.

También nosotros damos testimonio y sabes que nuestro testimonio es verdadero. 15

13 Tengo mucho que escribirte, pero no quiero hacerlo con tinta y pluma. 17
14 Espero verte pronto y hablaremos de viva voz. 26
15 La paz sea contigo. Los amigos te saludan. Saluda a los amigos, a cada uno en particular. 15

     Amén. 4

 

        Y aquí por frases:

1 El Presbítero al querido Gayo a quien amo según la verdad. 8
2 Pido, querido, en mis oraciones que vayas bien en todo como va bien tu alma
y que goces de salud.   8

3 Grande fue mi alegría al llegar los hermanos y dar testimonio de tu verdad, 10

    puesto que vives según la verdad. 6
4 No experimento alegría mayor
11

   que oír que mis hijos viven según la verdad. 14
5 Querido, te portas fielmente en tu conducta para con los hermanos,
12

y eso que son forasteros.

6 Ellos han dado testimonio de tu amor en presencia de la Iglesia.  18

   Harás bien en proveerles para su viaje de manera digna de Dios. 14
7 Pues por el Nombre salieron sin recibir nada de los gentiles. 
10

8 Por eso debemos acoger a tales personas,

para ser colaboradores en la obra de la Verdad.

9 He escrito alguna cosa a la Iglesia; 7

   pero Diótrefes, ese que ambiciona el primer puesto entre ellos, no nos recibe. 9

   Por eso, cuando vaya, le recordaré las cosas que está haciendo,

criticándonos con palabras llenas de malicia;

10 Y como si no fuera bastante, tampoco recibe a los hermanos,  4

     impide a los que desean hacerlo y los expulsa de la Iglesia.  9
11 Querido, no imites lo malo, sino lo bueno. 
8

     El que obra el bien es de Dios;  15

     el que obra el mal no ha visto a Dios.  16
12 Todos, y hasta la misma Verdad, dan testimonio de Demetrio. 
17

     También nosotros damos testimonio y sabes que nuestro testimonio es verdadero. 13

13 Tengo mucho que escribirte, 18

     pero no quiero hacerlo con tinta y pluma.  9
14 Espero verte pronto 
9

     y hablaremos de viva voz.  9
15 La paz sea contigo.
10

Los amigos te saludan. Saluda a los amigos, a cada uno en particular.

      Amén. 4

 

       No trato de decir que este análisis es el que usted realiza. Es, por llamarlo de alguna manera, una caricatura. He tenido que tomarme ciertas libertades, la n en Amén siempre queda corta (creo que se podría permitir como excepción), me falta una letra en la primera firma por versículos, en el análisis por versículos he separado Amén del versículo 15 (un error, es la primera vez que hago esto), etc.

        A pesar de todo me ha sorprendido que aparezcan estas firmas con tan solo suprimir unas frases, que no mutilan excesivamente el texto, incluso la frase no nos recibe… y como si no fuera bastante, tampoco recibe a los hermanosparece más fluida. Evidentemente, las frases que indico como interpoladas las he eliminado con el único fin de que aparezcan las firmas.

        El sacar estas firmas me ha llevado unas dos horas trabajando a ratos, bastante menos que lo que tardaré en escribir esto. Supongo que un estudio real de un texto, a usted le llevará más tiempo, porque tendrá en cuenta más parámetros que los usados por mí (prácticamente ninguno, salvo el que aparezca la firma), pero la conclusión que saco es que si quiero firmas y se me permite suprimir a mi aire, deme tiempo y encontraré las firmas. Luego el justificar lo eliminado ya es otro cantar. pero con un poco de cultura y mucha labia…

        Espero que no me interprete mal. Hablo del método, no de las conclusiones. No afirmo que esté usted equivocado o que sea usted un charlatán, esto último sobretodo porque no sé qué sacaría con ello, pero decir que es improbable el hallar firmas encadenadas pudiendo suprimir texto sin un criterio claro, a mi, no me convence.

.

Comunicacion de Sigma 1

.

        El mismo método de partir de la hipótesis de que todos estos textos están firmados, para ir suprimiendo los versículos o frases que no cuadran con las firmas y así obtener un texto totalmente firmado que confirma la hipótesis inicial, parece un poco viciado.

        Simplemente, el hecho de poder eliminar partes del texto sin un criterio restringido imposibilita la creación de un programa que calcule la probabilidad de la aparición de firmas (como ya ha mencionado en alguna tertulia) al aumentar ésta de manera indefinida y abre las puertas a refutaciones sobre la pertinencia de las supresiones hechas de modo “subjetivo”, con lo que entraríamos en el terreno de la Filología del que hablaré después.

        Otra cosa sería utilizar unas reglas más restringidas. Entiendo que dejar señales a lo largo de un texto tan largo y de manera no muy evidente conlleva dificultades que obligan a dar cierta flexibilidad al escritor, pero el que pueda firmar en ambos sentidos (hacia arriba y hacia abajo), que pueda alinear el texto a izquierda o a derecha (creo haberlo visto en alguno de sus análisis), el uso de 8 letras para formar una palabra de 5, y algunas otras libertades enturbian la validez de la prueba.

        Un dato interesante sería saber cual es la cadena más larga de firmas no interrumpida por las interpolaciones de Osio, algo así como si se hubiera ido de vacaciones, aunque si el personaje era como usted lo describe no creo que fuese de los que descansaría tratándose de estas cosas. Partiendo de una cadena continua sí se podría calcular la probabilidad del suceso y nos daría una idea clara de la validez del razonamiento, sobre todo teniendo en cuenta que a esta larga cadena se podrían sumar otras añadiendo peso a la hipótesis.

        Sería más fácil además, realizar comparaciones con otros textos no firmados, como por ejemplo el Génesis, en los que el hecho de no aparecer estas cadenas tan largas (eso espero) permitiría rebatir cualquier intento de ridiculizar la aparición de defensas de este tipo.

        Finalmente, me gustaría “corregirle” unas apreciaciones hechas en “Zoom al patio de butacas”. Es altamente improbable que los asesores para temas religiosos de los medios utilicen argumentos como “en el siglo IV no se habían inventado los versículos … no hay comas … pasaron cerca de 10 siglos desde que Julio Cesar…etc.” Es muy optimista en cuanto a los conocimientos de otras personas y probablemente, si la censura que menciona existe, se llevará a cabo por otros caminos menos eruditos.

        Esto me lleva a su inocencia o ingenuidad, llámelo como quiera, cuando dice que los Filólogos resolverán el problema de la redacción del NT en cuanto se dedique a ello como un Ingeniero una regla de tres. Ni como un Ingeniero, ni como un alumno de EGB o ESO, o como se llame ahora.

        Si en el enlace proporcionado por usted mismo, en el que en el Testimonio Flaviano, basándose en la expresión PARADOXWN ERGWN POIHTHS, Olson “demuestra” la autoría de Eusebio de Cesárea y Meier ve claro que estas palabras pertenecen a Josefo, usted no vio la luz sobre la objetividad de los Filólogos, no seré yo el que intente convencerle de que el final de la tarea que le gustaría que realizasen no está demasiado cerca.

        El problema de las Ciencias como la Filología, que algunos llaman menores, pero que yo llamaría subjetivas, es precisamente ése, que no obedecen a criterios estrictos y por lo tanto se tiñen con la ideología del científico que las utiliza. Ya sé que siempre dice que éstos deben ser imparciales, pero sólo con que en el pasado siglo hubiesen existido media docena de filólogos imparciales, el estudio de la redacción del NT no estaría donde ahora se encuentra.

        No quiero que se entienda esto como una crítica a los Filólogos. Hay muy pocas personas imparciales en todos los campos de la vida. Yo no soy imparcial, y no es lo mismo una crítica filológica de una obra de teatro del siglo XV que de un escrito referido al cristianismo del siglo II.

        Únicamente estamos a salvo de este problema si el asunto tratado por la Ciencia en cuestión no es susceptible de ser modificado por la ideología del científico, y esto sólo ocurre en ciertas ciencias y no siempre.

        Ya me he enrollado bastante y no quiero cansarle más. Muchas gracias por hacerme pensar y ampliar mi visión de la realidad de una manera tan agradable. Si su Sabiduría le ha ayudado a soportar las críticas con esa placidez, no debe ser mala del todo, aunque últimamente se le nota más tenso.

        Espero no haberle aburrido. Un saludo de

                Sigma.

.

Comunicacion de Sigma 1  Comunicacion de Sigma 1  Comunicacion de Sigma 1  Comunicacion de Sigma 1  Comunicacion de Sigma 1  Comunicacion de Sigma 1  Comunicacion de Sigma 1  Comunicacion de Sigma 1  Comunicacion de Sigma 1

Comunicacion de Sigma 1  Comunicacion de Sigma 1  Comunicacion de Sigma 1  Comunicacion de Sigma 1  Comunicacion de Sigma 1  Comunicacion de Sigma 1  Comunicacion de Sigma 1  Comunicacion de Sigma 1  Comunicacion de Sigma 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *