Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Cuando morimos

……….Se han dado ya bastantes indicaciones sobre qué sucede cuando morimos y qué se debe y no se debe hacer en tales circunstancias. Pero como el asunto es de vital importancia, no estará de más que insistamos y detallemos al máximo las sugerencias, para que el lector lo tenga muy claro y no adopte una actitud errónea, sino la actitud perfecta.


……….Como idea fundamental, es necesario aceptar el hecho de nuestra muerte. Ya llegue ésta al final de una larga vida, o antes de lo que esperábamos, incluso si ha llegado de improviso, por sorpresa, casi a traición. A esto nos puede ayudar saber que en el Más Allá hay trabajos que hacer, que no vamos a estar parados, vamos. Y que nuestras circunstancias actuales – el punto que hemos llegado hoy, el día de nuestra muerte – son las adecuadas para que hagamos el trabajo que nos está preparado. Y ese trabajo va a ser ayudar a otros seres humanos. Por nuestra preparación, por nuestras cualidades, por nuestros logros, o forma de ser.


……….Debemos ser conscientes de que hay muchos detalles relacionados con el Más Allá que ignoramos, y con esa ignorancia implantada en nuestras meninges no se puede acertar, ni adoptar una postura válida ante la muerte. Ya tenemos la primera actitud adecuada, aceptar el hecho de que ha terminado una fase de nuestra existencia, y que ahora va a comenzar otra, más placentera, más reposada, pero tan enriquecedora como la vida que hemos terminado, y a la que conviene que nos incorporemos sin tardanza, sin pérdida de tiempo.


……….La segunda actitud que debemos tener es no adherirnos de tal forma a nuestros lazos sentimentales con los vivos, como para no querer separarnos de ellos. Esa adhesión por encima de cualquier otra consideración impediría nuestra incorporación a la Vida que nos aguarda. 

.

Esta actitud de despego es conveniente alentarla y favorecerla en cuanto hemos llegado a la edad de la jubilación. Hay mucha gente que no llega a jubilarse, fallece antes. Por haberse cuidado mal, por una genética débil, o por accidente, esperable (como a quien practica deportes de riesgo) o inesperado.

.

Sea por la causa que sea, si hemos cumplido 65 años, eso significa que nos queda un máximo aproximado de veinte-algunos años de propina. Dediquémoslos a vivir apaciblemente, pero vayámonos despegando de nuestros seres queridos, porque es ley de vida que un día u otro lo tendremos que abandonar. Y es mejor que seamos nosotros los que nos vayamos, que no alguno de ellos.

.

A esta actitud de despego nos puede ayudar saber que no estaremos ignorándolo todo de ellos, nada de eso: Podremos volver a su lado cuando lo deseemos. Lo que va a suceder es que nosotros vamos a cambiar, para mejor, en cuanto ingresemos en nuestra nueva etapa, en cuanto nos pongamos “las vestiduras del Reino”. Y esto también se debe saber. Se podría haber experimentado, durante nuestra vida, cómo vamos a estar, cómo vamos a ser con “las vestiduras del Reino”, usando sólo las Capacidades Superiores, pero eso quizás sea pedir demasiado. Hoy por hoy, vamos a conformarnos con saber cómo será ese cambio, aunque sea a nivel descriptivo, no experimental. Y cómo ese cambio va a influir en nuestra manera de pensar y de sentir. 

.

Es muy fácil que cuando ahora pensamos en la muerte, lo hagamos con la mente inferior. Si nos invade el miedo, la duda, el rechazo, u otros sentimientos negativos, es señal de que estamos dejando libre a la mente inferior y ella hace su labor de rechazo. Si, por el contrario, nos invade una sensación de paz, de que no pasa nada, de que todo está y estará bien, de que estamos en buenas manos, y todo ello cuando pensamos en nuestra muerte, es la Mente
Superior la que está actuando en ese momento en nosotros.

.

Cuando morimos

       Cuando morimos

.


……….Como se ve, hay mucha diferencia; los frutos son opuestos, según con qué mente estemos operando. Si no sabíamos ni que existieran una y otra mente, si nunca hemos diferenciado cuándo operamos con una y cuándo con la otra, estamos sumando más ignorancia a nuestro activo y tanto más tendremos que confiar en lo que aquí se explica.

.

Pero volvamos al cambio que se va a operar en nosotros a nuestra muerte. De manejar predominantemente nuestra mente inferior y nuestro corazón inferior, capaces ambos de operar en positivo y en negativo, pasaremos a actuar sólo con la Mente Superior y con el Corazón Superior, que no pueden trabajar más que en positivo.

.

Los buscadores y las personas más evolucionadas, que operan ya con sus Capacidades Superiores, van a tener fácil despegarse de los lazos con lo material, porque este cambio del que hablamos no será tan fuerte, tan difícil para ellos, porque ya están acostumbrados a pensar frecuentemente con la Mente Superior y a sentir con el Corazón Superior.

.

Por el contrario, cuanto más brutos seamos (y no decimos “más brutos y más brutas” seamos, porque, en nuestro idioma, el masculino incluye – en estos casos – a ambos sexos) más habituados estaremos a trabajar con la mente y el corazón inferiores y más actuaremos en negativo en esta vida nuestra: Sentimientos negativos y pensamientos negativos inundarán nuestro día a día. Y, en estos casos, más costará aceptar ese cambio que se va a producir si nosotros lo permitimos.

.

De cara a esta vida, y de cara al paso a la otra, es rentable ser buena persona. Facilita las cosas.

.. Cuando morimos

Si ahora, con esa proporción de mente inferior y Mente Superior (y asimismo de corazón inferior y Corazón Superior) a la que hemos llegado, podemos tener dificultades para aceptar el Plan que incluye nuestra muerte, y aceptar el despego de nuestros seres queridos, con las Capacidades Superiores exclusivamente instaladas en nuestro Ser, esas dificultades desaparecen por completo. Y la aceptación de lo sucedido y la liberación de nuestros seres más cercanos se realizan automáticamente, por la propia Esencia de esas Capacidades Superiores.

.. Cuando morimos

No es que nos volvamos desaboridos, ni indiferentes, ni fríos, ni desalmados. Estaremos, por el contrario, dando a las cosas el valor que realmente tienen. Y nos saldrá colocar el Plan por encima de los apegos mundanos. Porque tales apegos provienen de la ignorancia del Plan. Dicho de otros modo, sabiendo que podemos volver, no nos empeñaremos en no querernos marchar.

.. Cuando morimos

. Cuando morimos


Fernando Conde Torrens es autor de «Año 303. Inventan el Cristianismo«, recientemente editado, «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén»,  «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

. Cuando morimos

© Copyright Fernando Conde Torrens

. Cuando morimos

. Cuando morimos

. Cuando morimos

.

7 comentarios en “Cuando morimos”

  1. Delfin dice:

    Me encanta leer palabras tan bellas; me gusta que enseñes a cambiar el paradigma de entender de un manera sabia y hermosa que hay alrededor de la muerte. Muchas gracias por enseñarnos tanto. Pocos lo hacen.

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      ¿Qué puedo decirte, Delfín? La aventura de las evacuaciones ha sido una a las mejores cosas que hemos aprendido. Son equiparables a los Contactos con el Fondo, porque entras en contacto con seres que llegan a aflorar sus Componentes Superiores y el Contacto se da. Es moverte en esa Dimensión. Con la ventaja de que se da Servicio. Una joya.

      Un fuerte abrazo.

  2. Hola Dr. Conde: La frase de los cristianos cuando un familiar transita a saber: «Se fue a la presencia del Señor.» ¿Esto sería metafórico para él, aún sin saberlo? Creo que si persiste lo negativo en ellos, por mucho que miren al cielo, se quedarán atrapados por carecer de la más mínima idea del proceso que les espera.

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      No es metafórico, Roberto, por extraño que te parezca, es real; suben para Arriba y Allá se quedan. Allá vamos todos; eso sí, cada cual con el desarrollo de las Capacidaddes Superiores que ha logrado. De hecho, cada uno es precisamente esas Capacidades Superiores. De modo que entran en el Cielo, por así decir, bebés, niños, jovencitos, mayores de edad y personas de 30, 50, y 70 años en Plenitud. Y cada cula se reúne con otros seres que tienen más o menos su edad «en el espíritu». El saber qué pasa Allá, o tras morir, no es requisito para entrar Allí.

      Para quedarse atrapados en el «mundo intermedio» hay que ser muy mal bicho; tanto que tus emociones negativas no te permitan que predominene las Capacidades Supeiorres, que son sólo positivas, de modo que ese camiono de ascenso te está vedado po su propia forma de ser.

  3. Fenando Martinez dice:

    La cultura vedica tiene una vision de la muerte muy rica y particular.

    Ud. ya conoce el fenomeno de la cremacion – o es incineracion …-. Ella se realiza con el motivo de que la cabeza al explotar en la quema , sede del ¨alma¨ , salga disparada ese alma hacia una de las 7 capas astrales de Brahma. Es un ritual de fuego – el fuego es el unico estado natural donde un cuerpo no permite dejar adherido a él nada – que debe realizarse con pasos muy concretos – que no explicaré ahora -.

    La cremacion es un ritual milenario y anterior a los griegos, que es un pilar basico de la cultura Hindu-vedica. Ha sido a posteriori que se introdujo el entierro y seguramente en Occidente.

    Para los hindues eso es atrapar el alma en la tierra y por lo tanto causa de mucho sufrimiento, tanto para ese ser como para los que estamos aqui vivos.
    Mi pregunta es: ¿Sabe Ud. según su conocimiento si existe similitud entre lo que conoce sobre la muerte y la vision de los Hindúes?

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      Lo siento, Sr. Martínez, no he estudiado las culturas védicas, nada. Sobre ese detalle de la cremación es la primera noticia que me llega.

      A mí me interesó la génesis del Cristianismo, y, antes, las doctrinas que había en la actual Europa antes del Cristianismo. Por eso no me llegué hasta la India.

      Tenía la idea de que necesitaba leer los escritos en su idioma original, y eso sólo lo podía conseguir en griego y en latín. Ya lo siento.

      1. Fenando Martinez dice:

        Gracias para Ud. por las magnificas aportaciones de su blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *