Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

De ascuas y sardinas en la Grecia clásica 41

“De ascuas y sardinas en la Grecia clásica 41”, aunque más bien en tiempos modernos, si bien sobre un tema antiguo.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, 3-3-2.006

.

        No hace  mucho un buen amigo me dejó un libro que trataba de Jesús. Él sabe mi afición y me guarda todo lo que cae en sus manos sobre el tema, así que me lo ofreció diciéndome “lo he mirado y no coincide contigo, pero es bueno leer de todo …“. Y tenía toda la razón. El libro en cuestión tiene esta portada; el original es de 1.994 y la edición en castellano se hizo en 1.996.

……….

Portada del libro

De ascuas y sardinas en la Grecia clásica 41

……….

……….En efecto, no coincido con el planteamiento del libro. Tiene el autor, a mi juicio, restos considerables de visión mágica. El libro es una versión actualizada de la postura del propagandista eclesial, revestido de “Ciencia moderna”. El autor eclesial de hace … 40 años escribía para un público menos preparado y no necesitaba echar mano de términos científicos. El propagandista de inicios del siglo XXI y finales del XX aparenta ser más frío, aparenta basarse en la Ciencia, pero creo poder decir que actúa en plan pseudocientífico. Da la sensación de que se aleja de la jerarquía, pero termina llegando a las mismas conclusiones que siempre ha defendido la jerarquía. Simula rechazar cantidad de aspectos que ancestralmente se dieron por buenos, pero con su trabajo de prestidigitación consigue que, eliminando lo superficial, se mantenga lo importante. 

……….La matanza de los inocentes es cuento, el nacimiento de Jesús en Belén es cuento, el censo de Quirino que obligó al viaje de José y María a Belén es cuento, el cuento de los Reyes Magos es cuento, todos los detalles son cuento, pero lo fundamental es cierto, Jesús hacía milagros, resucitó y es el Hijo de Dios, eso no se pone en duda. Cuando uno va leyendo que tal y tal parte del relato evangélico son pura ficción, parece como que uno va a coincidir con las conclusiones del autor. Lo malo es que no hay conclusiones, todo son interpretaciones que van a parar sobre un agujero vacío.

……….Las profecías de la Pasión también son cuento, un invento de Marcos que pasó a los autores que de él copiaron. Los discípulos de Emaús son metáfora pedagógica del evangelista, pero la reflexión sí que se dio en la comunidad cristiana y condujo a la misma conclusión, había resucitado. Y como hemos identificado a Jesús con imágenes de cínicos en los sepulcros paganos, Jesús tiene que adoptar la postura de un cínico en el tiempo histórico que se supone que vivió.

……….Es la postura del moderno propagandista. Y llamo propagandista al que pone la Ciencia aprendida al servicio de la obediencia debida. La táctica es inteligente: No cabe cerrar los ojos ante todas las incongruencias de los diferentes relatos que siempre hemos defendido como inspirados por la Divinidad, imposibles de tener error, etc. Es inevitable renunciar a algunos detalles. Todo lo secundario que no encaje se borra. Por ejemplo, el entierro de Jesús. A un criminal condenado al suplicio de la cruz no se le entierra con el esmero que Jesús recibió según los Evangelios. Y tampoco en un sepulcro nuevo excavado en la roca; así se entierra a los reyes, a Herodes. El relato de la conducción al sepulcro hace aguas, es un anacronismo. Es inevitable negarlo para seguir siendo un investigador moderno. Pero eso no impide que la fe cristiana triunfe en Nicea de la mano de Constantino, en cuyo Palacio, y en medio de un bien surtido banquete, se sitúa la escena final del libro.

……….De un libro prestado por otro amigo, dispongo de esta imagen. Traduzco del francés. El subrayado es mío: 

……….“La fotografía de la derecha muestra el sistema de cierre mediante piedra que rueda de la tumba familiar de Herodes en Jerusalén. El diagrama inferior ilustra el conjunto de la tumba. En ella se muestra un cuerpo, envuelto en un sudario y que yace en un arcosolio (único sarcófago) con bóveda, excavado en la roca. La tumba de José de Arimatea, que sirvió para el entierro de Jesús, era similar. Los arqueólogos no han encontrado hasta ahora sino tumbas reales de este tipo. Falta probar que los particulares ricos hayan podido hacérselas construir. Tras la descomposición del cuerpo, se retiraban los huesos, que eran colocados en un osario, y la tumba podía ser utilizada de nuevo.”

……….

Tumba familiar de Herodes en Jerusalén

De ascuas y sardinas en la Grecia clásica 41

(Fuente: Atlas du monde biblique. Larousse/The Times)

 ……….

……….Una tumba de estas características no parece fácil de disimular … Tengo para mí que han encontrado las que había y nunca aparecerán las que nunca hubo, sino en la imaginación de uno seguido de muchos ceros.

……….Un ejemplo del punto de vista de estos modernos investigadores eclesiales es la referencia que John Dominic Crossan hace sobre el testimonio de Flavio Josefo, o testimonio flaviano, en el que, por supuesto, él cree. Durante siglos se ha defendido que Josefo es un testigo casi presencial, contemporáneo de Jesús. Su pasaje sobre Jesús era la mejor prueba de que los Evangelios tenían razón y eran libros plenamente históricos. En esa postura ha podido mantenerse la jerarquía cristiana siglos.

……….Cuando los auténticos críticos iniciaron sus análisis y descubrieron que el famoso pasaje contenía frases que en modo alguno podían haber sido escritas por un judío de pro y que, por tanto, todo él olía a falsificación, los defensores de la historia cristiana argumentaron en contra. Pero al final han tenido que aceptar que sí, que el pasaje tiene que estar “un poco interpoladito” y que no cabía defender que las frases denunciadas por los críticos auténticos fueran de Josefo, pero las otras sí. Y así, se han construido un mini-pasaje, un mini-testimonio, que ése sí que es de Flavio. Pues bien, nuestro autor es de esta especie.

……….A este asunto ya hemos dedicado más de un artículo en este blog. El pasaje de Josefo del que hablamos se puede ver en este enlace. Los dos artículos siguientes al que se acaba de indicar muestran también otros pasajes de los testimoniados por Josefo, esta vez refiriendo hazañas de Juan el Bautista o de “Santiago, el hermano del Señor”. Más adelante, precisamente en contra de la postura que ahora sabemos tomó el autor del libro que hoy toca comentar, salió en el blog un guión de “La película del siglo: Flavius Josefus” al que se puede acceder desde aquí.

……….Y no contentos con eso, y dado lo conveniente que resulta ahondar en las entrañas de Flavio Josefo, todavía dedicamos otro artículo a mostrar lo singular de que un solo ejemplar interpolado por un cristiano pío hubiera dado origen a todos los ejemplares de Josefo que resistieron los embates del tiempo y, sin embargo, todos los ejemplares que el bueno de Josefo editara hayan desaparecido tan misteriosa como oportunamente.

……….La tesis del autor del libro, y por donde ya empezaron a aparecer nubes negras en el horizonte a su lectura, es que una prueba de la existencia del Jesús histórico lo constituye una relieve esculpido en un sarcófago que data de los primeros años del siglo IV. En el sarcófago aparece Jesús dos veces. Aparece vestido de filósofo cínico, pero indudablemente es Jesús. Tampoco está claro que las dos imágenes se parezcan o representen a la misma persona, pero eso no es obstáculo para afirmar que ambas son la imagen de Jesús.

……….Jesús, según el autor, es el primero de la izquierda, un momento después de decirle al paralítico toma tu camilla y vete a tu casa. Y el paralítico se está yendo. Y también es Jesús el personaje de la derecha, el que pone la mano sobre la cabeza del arrodillado, tal vez queriendo dar a entender que los últimos serán los primeros. Los que están debajo comiendo son la ilustración de la multiplicación de los panes, cuando ya se habían comido los peces, que no se ven en el relieve, y eso porque los peces se podían enfriar si los dejaban mucho tiempo, mientras que el pan, no. Y a la derecha, la resurrección del hijo de la viuda de Naím, qué duda cabe …

……….

Mármol polícromo. Primeros años del siglo IV. Roma. Museo Nationale delle Terme

De ascuas y sardinas en la Grecia clásica 41

(Fuente, libro citado)

 ……….

……….No sé el lector, pero cuando en la Introducción del libro y en el párrafo primero leí las afirmaciones anteriores, me entró una duda existencial, si debía seguir dedicando mi tiempo a leer el libro entero o cabía toma un atajo. Me fui a Google y busqué el nombre del autor. Obtuve otras obra suyas y entonces caí en la cuenta de que ya tenía otro libro de este autor, un regalo de mi amigo Jorge. Y del que incluso ya habíamos hablado de ese libro en el blog. Concretamente, en estos dos artículos que llevan por título “Una Arqueología posible”. Y en los que se aboga por una Arqueología que no sea ésta.

 ……….

Otro libro del mismo autor

De ascuas y sardinas en la Grecia clásica 41

(Edita Castle Books, 1.998. USA)

 ……….

……….Ahora ya sabe el lector por qué el título del artículo de hoy hace referencia al conocido asunto de arrimar el ascua a la propia sardina. Y a esto me refería cuando en el artículo del día pasado desconfiaba de cierto tipo de autores que aparentan ser muy científicos, objetivos e imparciales, para apoyar luego sus argumentaciones con muestras como la citada. Es una lástima que, bajo la supuesta utilización de la Ciencia y de métodos absolutamente impecables, como la antropología intercultural, lahistoriografía grecorromanao lacrítica literaria textual, que aparecen en el Prólogo como los tres vectores-guía del investigador y autor, se disimule otra cosa, que no defino.

……….Claro que no son los citados las únicos detalles que hacen torcer el morro (expresión vulgar que venía a significar desconfiar entre las gentes de humilde linaje de antaño). Por ejemplo, así empieza el libro en su Prólogo:

……….La presente obra ofrece la reconstrucción de la figura del Jesús histórico que me han permitido confeccionar mis veinticinco años de investigación erudita …. Y uno se queda sorprendido de que el propio investigador califique su trabajo como erudito. Deberá ser la posteridad la que se encargue de decir si una investigación es erudita o menudita

……….

Enlace al próximo día: La amenaza persa en la Grecia clásica 41.

……….

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Año 303. Inventan el Cristianismo”, “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En www.sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

De ascuas y sardinas en la Grecia clásica 41  De ascuas y sardinas en la Grecia clásica 41  De ascuas y sardinas en la Grecia clásica 41

De ascuas y sardinas en la Grecia clásica 41  De ascuas y sardinas en la Grecia clásica 41  De ascuas y sardinas en la Grecia clásica 41

De ascuas y sardinas en la Grecia clásica 41  De ascuas y sardinas en la Grecia clásica 41  De ascuas y sardinas en la Grecia clásica 41

De ascuas y sardinas en la Grecia clásica 41  De ascuas y sardinas en la Grecia clásica 41  De ascuas y sardinas en la Grecia clásica 41

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *