Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

De Constantino a Teodosio

De Constantino a Teodosio pasaron muchas cosas: Pero si vital para el cambio que se iba a dar fue el primero, el letal de verdad fue el segundo.

.

© Copyright Fernando Conde Torrens

.

……….Desde hace muchísimo tiempo, en cuanto me asomé a esto de la historia de nuestras ideas, llegué a la conclusión de que el siglo IV era la clave. En él se cambió nuestra Historia.

……….Este siglo tuvo varias partes, totalmente diferentes: Antes de Constantino, la normalidad de siempre. Constantino supuso el primer bandazo. Desde Constantino a Teodosio, tiempo de incertidumbre ideológica. Con Teodosio, la hecatombe. Estado que se prolongó con sus hijos, uno de los cuales fue un desastre como dirigente.

. ………. De Constantino a Teodosio

. ………. De Constantino a Teodosio

……….Muere Constantino el año 337. Dos años antes ha nombrado Augustos a sus tres hijos y a un sobrino suyo, hijo de un hermanastro, le ha nombrado César, para que ayude e sus hijos en las tareas de gobierno. (En aquella época, el Emperador era llamado Augusto y el César era su joven ayudante, el futuro Emperador.) Craso error. La primera medida de los hijos, en cuanto terminan los funerales por su difundo padre, es encargar a soldados de confianza que maten a su primo el César, al hermano de éste, al padre de ambos, hermanastro de su padre y tío de ellos, y a los principales partidarios de todos ellos. En una medida profiláctica, y recuerda a las prácticas del rey Herodes, que ordenó matar a una de sus mujeres y a tres de sus hijos. Aclararé que, además de su tío y de los dos primos mayores, que estorbaban, hay dos primitos de 12 y 6 años, Galo y Juliano, hermanos de los dos primos asesinados, que se salvan por la edad.

……….Hecho esto, se reparten el Imperio. Constancio II, el mediano, domina el Oriente y sus dos hermanos se reparten Occidente. Pero de los tres angelitos, sólo el mediano va a sobrevivir, Constancio II (337-361), el mismo nombre que el padre de Constantino. Sus hermanos se llaman Constantino II y Constante, curiosa tríada. Lo primero que hacen los dos hermanos que no sobrevivirán es declararse la guerra mutuamente, por cuestión de predominio. Y uno mata al otro (340). Al que sobrevive, lo asesina uno de sus generales (350), que pretende ganar a río revuelto. El último hijo de Constantino le hace la guerra al asesino de su hermano, lo derrota y lo mata (353).

……….Desde el principio de su reinado, Constancio II está luchando contra los persas, que le derrotan repetidamente, pero no son lo suficientemente fuertes como para conquistar y retener partes significativas del inmenso territorio romano. Así están las cosas cuando, además, los godos invaden lo que hoy sería la frontera alemana. Las previsiones de Constantino – repartiendo el trabajo entre 4 personas – eran correctas, pero su hijo y sucesor único se ve solo. Como no puede estar en dos sitios a la vez, piensa en su medio primo Galo, al que mantiene encarcelado. Lo saca de la cárcel, lo nombra Augusto, lo casa con su hermana y le confía Oriente. Pero Galo es un desastre como Emperador. Llegan a Constancio II rumores de que conspira contra él. Su hermana, casada con Galo, muere. Y Galo es arrestado, llevado ante Constancio, juzgado, condenado y muerto (354).

……….El perdón de Galo no ha solucionado el problema de Constancio, que sigue estando sólo en un inmenso Imperio con dos enemigos activos en ambos extremos. Y recuerda de que aún le queda vivo su primito, Juliano, que si el 337 tenía 7 años, ahora (355) tiene 25. Y repite con él lo que hizo con Galo, lo nombra César (de menor rango y supeditado a él, y no su igual, como hiciera con Galo), le confía Occidente y los godos y él se marcha a Constantinopla, a hacerse cargo de la guerra contra los persas.

……….Contrariamente a su hermano Galo, Juliano, que ha pasado su vida dedicado a la Filosofía y que ha tenido por maestro (enlace caído), agárrese el lector, a Eusebio de Nicomedia, demuestra ser un magnífico estratega. En cuatro años derrota ampliamente a los godos y se hace admirar por sus Legiones. Ello provoca la desconfianza de su tío Constancio, que le reclama lo mejor de sus tropas, supuestamente para luchar contra los persas. Juliano accede a mandárselas, pero los generales de las Legiones, que no se chupan el dedo, se niegan a abandonarle y le empujan a proclamarse Augusto. Ello supone el enfrentamiento con su tío. Juliano y Constancio se dirigen, cada uno con sus fuerzas, al encuentro del otro, para regocijo del rey persa Sapor, que prevé una oportuna guerra civil. Pero, también oportunamente, Constancio cae enfermo y fallece antes del encuentro de los dos ejércitos. Juliano es Emperador único, y como tal entra en Constantinopla (361).

……….Éstas son las «batallitas» que los historiadores preferían y que convertían sus relatos en auténticas novelas de Sandokan. Aquí debemos conocer a los personajes y su historia, pero sobre todo nos interesan las ideas que tenían y cómo jugaron sus bazas los protagonistas principales. Hemos visto a Eusebio de Nicomedia educando a los dos infantes encarcelados. El fruto en ambos no fue el mismo, Juliano aprovechó y Galo, no. Consta que Constancio se separó pronto de la política de su difunto padre y favoreció a los «arrianos», a los de la corriente de los Eusebios, diríamos con más propiedad. Es decir, a los partidarios de la tolerancia ideológica que caracterizó siempre al Imperio. Pero eso, narrado por los que al final vencerán, es favorecer el «arrianismo».

.

De Constantino a Teodosio

    Lugdunum (Lyon) en el siglo IV.

.

……….Juliano proclamó la libertad religiosa, permitiendo que cada cual siguiera sus creencias. Los historiadores modernos e imparciales reconocen que el corto reinado de Juliano fue todo un modelo, lo que no habían sido el de su primo Constancio, ni el de su tío Constantino.

……….Siguió la guerra con los persas, a los que derrotó en varias batallas. Cuando se retiraba de Persia, un lanza acabó con su vida (363). Poco importa si la lanzó un enemigo persa o un traidor romano, el hecho es que se acabó la paz. El que posiblemente hubiera sido un buen Emperador había muerto sin llegar a estar 3 años al frente del Imperio. No tenía descendencia.

……….El mismo ejército, y sobre la marcha, nombró al sucesor, Joviano, general anodino del ejército, pero cristiano. Joviano dio un giro de 180 grados a la política religiosa de Juliano y a su táctica militar. Firmó una paz poco honrosa con los persas, cediéndoles varias plazas fuertes y el reino de Armenia, y favoreció a los cristianos, aunque sin perseguir a los no cristianos, para lo que todavía era un poco pronto. No obstante, tampoco Joviano tuvo mucho tiempo, porque murió por enfermedad sin haber llegado de vuelta a la capital, Constantinopla (364). De nuevo el ejército eligió a su Emperador. Y esta vez el elegido fue Valentiniano, general capaz, como luego demostró, quien se apoyó en su hermano Valente. La lección del solitario Constancio había sido aprendida.

……….Si el primero de los hermanos era cristiano, fue tolerante con las demás ideologías. Su hermano Valente era partidario de los «arrianos», es decir, de las múltiples ideologías. Se repartieron el trabajo. Valente quedó en Oriente. Y Valentiniano partió para el Oeste, donde, al igual que Juliano, derrotó a los godos, envalentonados ante la ausencia de un general romano hábil. Tras derrotar a los godos en lo que hoy es Alemania, Valentiniano defendió las fronteras del Danubio, pero murió de enfermedad el año 375. Le sucedió su hijo Graciano en Occidente, de 17 años, mientras en Oriente seguía Valente, su tío.

……….Un hecho histórico va a complicarle las cosas a Valente, los hunos son una nueva amenaza para el Imperio romano. Los hunos empujan a los godos y éstos irrumpen de nuevo en el Imperio. Deben ser contenidos y Valente lo intenta con su ejército en las proximidades de la ciudad fundada por Adriano, en Adrianópolis. Pero las Legiones romanas son aplastadas por la caballería goda y perece todo el ejército, Emperador incluido (378). Graciano se ve de nuevo solo. Lleva 3 años de Emperador y sólo tiene 20 años. Necesita alguien a quien asociar como Augusto. Y elige a Teodosio, cristiano niceno y buen general (378). El lector ya sabe que se acerca el final de este artículo.

……….Pero antes es forzoso hablar del obispo de Milán. Desde Valentiniano, la capital del Imperio romano de Occidente, el lugar de residencia del Emperador de Occidente, es Milán. De ahí que el obispo de Milán cobre enorme importancia. En el año 374 es elegido obispo de esta sede un tal Ambrosio, audaz y ambicioso. Ambrosio gana influencia sobre Graciano y le empuja a abandonar la política de tolerancia religiosa que había seguido su padre, Valentiniano, y él mismo. Graciano se vuelve más y más favorable a la religión de Constantino y más y más hostil hacia las religiones tradicionales en Roma. El año 382 renuncia a su título de Pontífice Máximo, ordena retirar el altar de la Victoria del Senado romano y comienza de manera clara a relegar toda ideología que no fuera la de Constantino, la cristiana. Le quedaba poco tiempo de vida, pues al año siguiente, 385, un general usurpador, Máximo, desde la Britania, toma la Galia y le mata. Teodosio debe proseguir su trabajo de pacificación de Oriente y no será hasta el año 388 que puede deshacerse de Máximo, tras derrotarlo en el campo de batalla.

……….Teodosio acentúa la política de favorecer el Cristianismo y cerrar todas las puertas a las demás ideologías y el 394 cierra las Escuelas de Filosofía, centro de formación extraño a su fe, prohibe las paganas Olimpiadas y hace del Cristianismo la religión oficial del Imperio. Niega todos los derechos de ciudadanos a los no cristianos. Un año más tarde morirá. Sus hijos perseguirán a toda ideología que no sea la cristiana.

……….Resumamos este intenso período de guerras y de simultáneo forcejeo ideológico. Podríamos distinguir tres etapas, que vienen a formar como un sandwich. En los extremos tendríamos a Constantino en su primera etapa, antes de Nicea. Partidario de implantar su doctrina de manera autoritaria. En Nicea el que se niegue a aceptar la nueva religión es desterrado. Y Eusebio de Nicomedia ha de partir para el destierro al finalizar la reunión, que no Concilio. No había firmado la comunión con el Emperador. En una etapa posterior, suaviza un tanto su postura y permite volver a Eusebio de Nicomedia del destierro. No es que no favorezca el Cristianismo, es que no lo impone por la fuerza y la coacción.

……….La parte central del sandwich lo forman los reinados de su hijo Constancio, de su sobrino Juliano y de los tolerantes Valentiniano y Graciano, éste en su primera época. No obstante, nótese que los dos últimos Emperadores son cristianos. Tolerantes, pero cristianos. Bastará que un Emperador cristiano deje de ser tolerante, para que el equilibrio se rompa de manera irreversible.

……….Y eso es lo que sucede con el binomio Graciano-San Ambrosio y con el ya definitivo Teodosio, quien, al igual que Constantino, será denominado «el Grande» por los sucesores de San Ambrosio. Por su parte, el obispo de Milán será premiado con dicho título por sus sucesores. Estamos ya en el otro extremo del sandwich, del mismo color y materia que el primero, pero con la diferencia que Constantino inauguraba una religión y estaba él sólo como primer creyente de la misma. Si así sucedían las cosas el año 325, cincuenta años después y con el apoyo, mayor o menor, de varios Emperadores, el año 375, con un Emperador cristiano, Graciano, bien «asesorado» por un obispo de Milán poco escrupuloso y decidido, la situación ha cambiado y está preparada para el golpe final. Golpe que dio Teodosio, haciendo del Cristianismo la religión oficial y única del Imperio y cerrando las Escuelas de Filosofía, donde se enseñaba el Conocimiento, enemigo vil de la prístina fe cristiana. Y que nadie piense que hacer de una religión la religión oficial, allá por el año 394, era lo mismo que la oficialidad de hoy en día. Aquello sí que era una oficialidad como Dios manda, no las de ahora.

……….Volviendo a la seriedad, no es objetable que el Cristianismo aparezca como religión nueva. Lo que es objetable es que el Emperador decida qué religión tienen que adoptar obligatoriamente los ciudadanos del Imperio. Y que emplee todo el peso de la nueva ley, que puede promulgar y promulga, para cerrar todas las puertas que no sean las de la fe monolítica creada por Constantino.

……….El de hoy es un marco preparatorio. Mañana hemos de ver el aspecto ideológico puro, la suerte de los textos preparados por Eusebio de Cesárea y Osio. Pero lo haremos conociendo el entorno político e ideológico de los protagonistas, los Emperadores. La de Constantino era una religión imperial. Y la clave del invento la tienen los Emperadores. Según sea su talante, la balanza se inclinará a favor de la multiplicidad y el respeto al individuo o hacia el monolitismo y el «ordeno y mando».

……….Nadie, antes de Constantino, se atrevió a entrar a mandar en las conciencias de los millones de ciudadanos del Imperio. Constantino lo hizo y de ello, hoy, tenemos miles de pruebas. Que las sepamos aprovechar es ya harina de otro costal. A lo peor somos, como sociedad, tan moldeable como lo fue la de tiempos de Constantino, Teodosio y San Ambrosio, ¿quién sabe?

………. ………. De Constantino a Teodosio

Siguiente artículo: Los libros en griego en el siglo IV.

………. ………. De Constantino a Teodosio

……….Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «Año 303. Inventan el Cristianismo», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.………

………. De Constantino a Teodosio

………. De Constantino a Teodosio   ………. De Constantino a Teodosio

………. De Constantino a Teodosio   ………. De Constantino a Teodosio    ………. De Constantino a Teodosio

………. De Constantino a Teodosio   ………. De Constantino a Teodosio    ………. De Constantino a Teodosio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *