Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Donde no puede estar una tumba 2 de 4

Donde no puede estar una tumba 2 de 4

.

.

.

………. Pero antes de meternos con el material del libro, hagamos un acercamiento a la ciudad de Jerusalén. Con un dibujo, cuya fidelidad puede ser objetable, pero que nos servirá para hacernos una idea previa del aspecto general de la ciudad. Empecemos por el Templo. La perspectiva está algo girada respecto a la que veremos en los planos; hay una diferencia de 45º. Si empezamos por el Templo (1) y lo recorremos en su sentido longitudinal, viene luego un barrio de casas que discurre paralelo a la muralla. Al final de todo, la muralla gira en ángulo recto a la derecha y discurre por el lado menor de rectángulo hipotético que es la ciudad.

……….. Cuando ese lienzo de muralla termina, nuevo giro a la derecha y la muralla discurre medio lienzo antes de encontrar un enome Palacio. Ése es el Palacio de Herodes (16). Al poco de rodear el Palacio, la muralla gira en sentido contrario, hacia la izquierda. Pasa entonces al lado del Palacio del Sanedrín (11). Y sube paralela al lateral mayor del Templo. Dos nuevos quiebros y termina rodeando al Templo. Esa fortaleza que se ve dominando con sus murallas al Templo, es la «Fortaleza Antonia» (3), sede de la guarnición romana. Del lateral izquierdo del Templo sale lo que luego se llamará al «Acueducto de Wilson» (5). Según la maqueta, apenas habría más edificios singulares y todo serían ya casas humildes de jerosolimitanos. Se ve alguna que otra piscina, (2), (20) y (22).

.

………. Maqueta de Jerusalén    Donde no puede estar una tumba 2 de 4

Donde no puede estar una tumba 2 de 4

[Fuente: Atlas Bíblico francés]

.

……….. El lector ya se ha hecho una idea de qué nos vamos a encontrar en los mapas topográficos de F. de Saulcy. E insisto en lo de «topográficos» poque es un detalle de vital importancia para lo que vamos a defender: Porque las casas y calles se describen con todo rigor y porque las alturas de cada lugar de la ciudad tienen una precisión no inferior a 2,5 metros.

……….. Pues bien, vámonos con el primero de los plano de Saulcy. Y ahora atenderemos a dos aspectos distintos. 

.

1º. Dónde están las demás tumbas.

2º. Cómo es el trazado, si es hipodámico en todo, en parte o en nada.

.

……….. Vamos con el primer tema, dónde se localizan las tumbas. Mirar el plano de Saulcy de más abajo. Por encima de la ciudad se distinguen:

.

Tumba de los Reyes (Tombeau des Rois)

Cementerio musulmán (Cimetière musulman)

Grutas sepulcrales (Grottes sepulcrales)

.

……….. En el lateral derecho y en el inferior están:

Cementerio musulmán (Cimetière musulman)

Tumba de María (Tombeau de Marie)

Otro Cementerio musulmán (Cimetière musulman)

Tumba de Josafat (Tombeau de Josaphat)

Tumba de Absalón (Tombeau de Absalon)

Cementerio judío (Cimetiére juif)

Tumba de Zacarías (Tombeau de Zacharie)

Tumba de los Profetas (Tombeau des Prophetes)

Tumba monolito (Tombeau monolithe)

Grutas sepulcrales (Grottes sepulcrales)

.

……….. Es decir, en torno a las murallas hay hasta 13 lugares distintos con enterramientos, lo cual se corresponde con lo que hemos comentado de que

.

TODAS LAS SEPULTURAS ESTABAN FUERA DE LAS CIUDADES.

.

……….. Ahora escarbemos un poco en la Historia para tratar de averiguar el «hecho» insólito de que la de Jesucristo esté dentro de la ciudad.

……….. Y para ellos debemos conocer en primer lugar la situación en la Jerusalén del año 33, aproximadamente, y la Jerusalén cuando consta que se hizo algo sobre la tumba de Jesucristo, esto es, cuando Constantino envió a su madre – para quitársela de encima, defendemos aquí – a la misma Jerusalén, para que en su nombre inaugurara Templos cristianos. Esto sucedía hacia el año 327, con un margen de error de un año. Antes de seguir adelante, el lector debe fijarse en dónde está situado el llamado «Santo Sepulcro» («Saint Sepulcre«), porque en el mapa al que luego iremos no está indicado. El mapa presente se puede ampliar.

.

……….. Plano topográfico de Jerusalén. Ejecutado por M. Gelis. Capìtán de Estado Mayor. Donde no puede estar una tumba 2 de 4

Donde no puede estar una tumba 2 de 4

[Fuente: Les derniers jours de Jerusalen» de F. de Saulcy. París, 1.866]

.

……….. Y aquí tenemos otro tópico que me acompañó desde la adolescencia, pero que generó muchas menos interrogantes que el Valle de Josafat. La Gehena, casi en la base del plano. Era otro Valle. La Gehena era, en mis recuerdos de entonces,  la personificación del infierno. En algún sitio de los Evangelios Jesucristo habla de la Gehena, y dice de ese lugar:

.

«Allá será el llanto y el crujir de dientes.«

.

……….. ¿Qué base histórica pudo tener esta alusión? Ahora que sabemos que los Evangelios se escribieron en Augusta Treverorum (Tréveris) en los primeros quince años del siglo IV … es indudable que Eusebio y Lactancio disponían de planos de Jerusalén. Y aludieron a Valles que rodearon siempre la Ciudad. 

……….. ¿Había habido desde tiempo inmemorial una dedicación del Valle de la Gehena a ser albergue de seres enfermos, leprososo, malhechores o expulsados de la comunidad local? Aunque al momento en que se escribían los textos no se diera esa situación, pues los judíos fueron, al menos parcialmente, expulsados de Jerusalén, los textos reflejaron tal vez un pasado anterior, cuando la población judía era mayoritaria. Posiblementne nunca podamos saber el motivo de la calificacion del Valle de la Gehena como un lugar temible y nauseabundo, pero tampoco tiene demasiada importancia. El hecho es que se reflejó en los Evangelios, elaborados por Eusebio de Cesarea y Lactancio. Con eso tendremos que conformarnos.

.

.

Donde no puede estar una tumba 2 de 4  Donde no puede estar una tumba 2 de 4  Donde no puede estar una tumba 2 de 4  Donde no puede estar una tumba 2 de 4 

Donde no puede estar una tumba 2 de 4  Donde no puede estar una tumba 2 de 4  Donde no puede estar una tumba 2 de 4  Donde no puede estar una tumba 2 de 4 

Donde no puede estar una tumba 2 de 4  Donde no puede estar una tumba 2 de 4  Donde no puede estar una tumba 2 de 4  Donde no puede estar una tumba 2 de 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *