Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Donde no puede estar una tumba 5 de 4

Donde no puede estar una tumba 5 de 4

.

.

.

………. ¿Jerusalén destruida?   Donde no puede estar una tumba 5 de 4

……….. Y ahora vamos con el tema más largo de explicar, pero fácil de demostrar: Los romanos no destruyeron Jerusalén. La ciudad no fue asolada, ni demolida hasta sus cimientos, para dar nacimiento a una ciudad nueva, plenamente romana, llamada Aelia Capitolina. Aelio era el primer nombre del Emperador reinante, Adriano.

……….. Tratemos de establecer el origen de este bulo universal, que aun hoy en día se lee en lugares de prestigio. No nos sorprendería que la respuesta pueda estar en el Evangelio de Marcos, capítulo 12, versículo 2. Allá Eusebio puso en boca de Jesucristo, de refiéndose a Jerusalén: 

.

«No quedará aquí piedra sobre piedra que no sea destruida.»

.

……….. ¿No dijo Jesucristo que no quedaría «piedra sobre piedra sin destruir«?

……….. Pues «Delenda est Jerusalén» = «Jerusalén tiene que ser destruida«. Lo dijo el Hijo de Dios y no se puede equivocar.

……….. Y todos los historiadores cristianos – los únicos que al final quedaron – se pusieron a una a escribir que primero el año 70, con Tito, y luego el 135, con Adriano, Jerusalén fue destrozada, demolida, derruída, desolada. No quedó piedras sobre piedra. Y de ella surgió una nueva ciudad, plenamente romana, llamada Aelia Capitolina, con su Cardo Máximo, su decumano, su Foro, su Basílica, sus Termas, su palestra, su Teatro y su Anfiteatro.

……….. Lo malo que es que todo ello, como la historia del falso Jesucristo, sus Apóstoles y seguidores fieles iniciales, sólo existió sobre el papiro o el pergamino. El método empleado para dar vida a lo que nunca existió, el ,mismoq ue para dar vida la Fundador del Cristianisino, el sin par Eusebio de Cesarea. Lo dice la propia Wikipedia y se lee en todos los sitios:

.

«Los sucesos descritos a partir de 325–326, sobre el descubrimiento del sepulcro y la Vera Cruz por la

emperatriz Elena se deben al obispo de Cesarea (Palestina) e historiador Eusebio, llamado también

el Padre de la historia de la Iglesia

[Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Santo_Sepulcro]

.

……….. Nosotros ya sabemos el crédito que podemos dar a los relatos de Eusebio: Ninguno. Basta que lo diga él para que sea mentira. Es su oficio cuando escribe su «Historia eclesiástica«, respaldar la falsificación cristiana, hacer de Notario Mayor del Reino.

……….. La realidad es que los romanos se dieron cuenta de la fuerte mentalizacion religiosa asumida por el pueblo judío. Estaba regido por Sacerdotes, con toda la carga emocional que ello suponía. Obedecían ciegamente las consignas del Sanedrín y tocar una piedra de su «Ciudad Santa» hubiera levantado a las masas contra ellos. Se conformaron con aplicar sus leyes, procurando interferir lo menos posible con las fuerzas vivas judías. Y así y todo lo tuvieron difícil. Aun no cambiando la fisonomía de la «Ciudad Santa», tuvieron dos rebeliones generales, que tuvieron que sofocar con las Legiones: La del año 66 y al del 135.

……….. Que no cambiaron ni un ápice la configuración de Jerusalén lo demuestra el mapa topográfico que ya conocemos. En algunas ciudades muy memorables, como lo fue Alejandría, los romanos se encontraron con una ciudad con un trazado absolutamente hipodámico, que en la imagen no se aprecia. Y en ella hicieron hueco para contruir un Teatro, una palestra, un Foro con un Cesarium, un Estadio y un Hipódromo. Claro que los habitantes de Alejandría llevaban cuatro siglos de Faraones ptolemaicos, estaban totalmente helenizados y no opusieron resistencia alguna a las costumbres romanas. No fue así en Jerusalén, donde la decisión del Gobernador de meter en la Ciudad los estandartes de sus legionaros originó una sublevación tal que hubo que retirarlas. Así las gastaban los judíos, que tenían prohibido meter imagen alguna en su «Ciudad Santa».

.

……….. La Alejandría romana.     Donde no puede estar una tumba 5 de 4

 

Donde no puede estar una tumba 5 de 4

 

.

……….. Y ahora veamos si queda algo de aquel trazado hipodámico perfecto que Alejandro le dio hace 2.350 años, con largas calles paralelas a la playa y otras perpendiculares.

.

……….. La Alejandría de hoy.   Donde no puede estar una tumba 5 de 4

 

Donde no puede estar una tumba 5 de 4

[Fuente: Google Maps]

.

……….. Y se aprecia que sí, que, aun con modificaciones en algunas zonas, el trazado original de la ciudad se ha mantenido en buena parte de la misma, con calles paralelas y perpendiculares al mar, que se observan en uno y otro extremo de la ciudad moderna. Con esto, y con muchos más ejemplos que se podrían presentar, se muestra que el trazado de una ciudad permanece en esencia en el tiempo – si de tiempos anteriores a 1.850 hablamos. Y ello porque los habitantes de las mismas, al no tener capacidad de desescombro, sólo podían hacer modificaciones locales del trazado de sus calles.

.

.

.

Donde no puede estar una tumba 5 de 4  Donde no puede estar una tumba 5 de 4  Donde no puede estar una tumba 5 de 4  Donde no puede estar una tumba 5 de 4 

Donde no puede estar una tumba 5 de 4  Donde no puede estar una tumba 5 de 4  Donde no puede estar una tumba 5 de 4 Donde no puede estar una tumba 5 de 4

Donde no puede estar una tumba 5 de 4 Donde no puede estar una tumba 5 de 4  Donde no puede estar una tumba 5 de 4  Donde no puede estar una tumba 5 de 4

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *