Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 123 Las cavilaciones de Julio César en Alejandría

Egipto Antiguo 123 Las cavilaciones de Julio César en Alejandría, sobre la mejor forma de que Roma se transforme en un Imperio, lo que ya era.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el miércoles 25-9-2.013

.

.

.

        En el artículo anterior hemos viajado con Julio César y Cleopatra por el Nilo, en un viaje de placer poco antes de abandonar César Egipto.

.

Roma a la muerte de Augusto, año 13

Egipto Antiguo 123 Las cavilaciones de Julio César en Alejandría

(Fuente: The Historical Geography of Europe. Edward A. Freeman. Longmans, Green and Co. Londres, 1.881)

.

        César veía claro que la magnitud territorial que Roma había alcanzado, los problemas militares que surgían  – y surgirían más – con los reinos vecinos, hacían obsoleta la figura del Senado. Del mismo modo que las ciudades-estado griegas habían pasado a la Historia, conquistadas por Filipo II de Macedonia; del mismo modo que bastó un solo hombre, Alejandro, para conquistar todo el Imperio Persa, era inviable regir el ingente territorio que ahora abarcaba Roma mediante leyes y decisiones que emanaran de interminables reuniones de 500 optimates, aristócratas romanos, casi todos ellos provectos, de edades avanzadas. Hacía falta mucha más agilidad. y la Historia enseñaba que eso quedaba resuelto con una sola voluntad, un solo hombre, al mando de un Imperio. Siendo ese hombre un militar. El problema era cómo hacer entender eso al Senado romano, que sólo sabía de la mejor manera de mantener sus privilegios ancestrales.

.

Roma a la muerte de Trajano, año 117

Egipto Antiguo 123 Las cavilaciones de Julio César en Alejandría

(Fuente: The Historical Geography of Europe. Edward A. Freeman. Longmans, Green and Co. Londres, 1.881.)

.

        Porque César no quería hacerse con el poder por la fuerza. Cuando pasó el Rubicón no lo hizo para proclamarse imperator, sino para oponerse a la destrucción que su aliado Pompeyo, en connivencia con el Senado, habían planeado contra él.  Por eso había avanzado hacia Roma al mando de sólo una Legión. Porque estaba dispuesto a dialogar, a pactar. No quería conquistar Roma o Italia. Pero, sorprendentemente, sus enemigos le dejaron el campo libre. No querían dialogar, querían su cabeza. Y si ellos querían una guerra civil, ¡por los dioses que la tendrían!

        César conocía muy bien la suerte que habían tenido los reformadores romanos que habían querido hacer de Roma una República fuerte. Los Gracos habían terminado mal. Su deseos de modernizar la Roma de su tiempo chocó con las ambiciones del Senado y se les asesinó. Su propio tío, Mario, había sido pospuesto por el Senado en favor de su oponente, Sila. Debería cuidar sus alianzas. Sólo entre sus hombres se sentía seguro. De momento, en Egipto había pasado unos meses enojosos, pero finalmente las cosas se habían tornado favorables. Y no todo había sido adverso … ni siquiera en los peores momentos.

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 124. Julio César abandona Egipto camino de Siria.

.

        Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 123 Las cavilaciones de Julio César en Alejandría   Egipto Antiguo 123 Las cavilaciones de Julio César en Alejandría

Egipto Antiguo 123 Las cavilaciones de Julio César en Alejandría   Egipto Antiguo 123 Las cavilaciones de Julio César en Alejandría

Egipto Antiguo 123 Las cavilaciones de Julio César en Alejandría   Egipto Antiguo 123 Las cavilaciones de Julio César en Alejandría

Egipto Antiguo 123 Las cavilaciones de Julio César en Alejandría   Egipto Antiguo 123 Las cavilaciones de Julio César en Alejandría

Egipto Antiguo 123 Las cavilaciones de Julio César en Alejandría   Egipto Antiguo 123 Las cavilaciones de Julio César en Alejandría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *