Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 124 Julio César abandona Egipto camino de Siria

Egipto Antiguo 124 Julio César abandona Egipto camino de Siria, donde un monarca depuesto se ha rebelado.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el miércoles 25-10-2.013

.

.

.

        En el artículo anterior hemos conocido los planes de Julio César relativos a su labor en Roma. Pero, de momento, se imponía dejar las cosas bien establecidas en Egipto y, a continuación, darle su merecido a Farnaces del Ponto, que habia aprovechado la guerra civil para apropiarse de territorios ya de Roma.

.

La Cólquida (Colchis), conquista de Farnaces, años 48 y 47 AEC.

Egipto Antiguo 124 Julio César abandona Egipto camino de Siria

(Fuente: Philips´ School Atlas of Classical Geography, by William Hughes. G. Philip & Son, Ltd. London and Liverpool, 1.868)

.

        Hagamos un pequeño alto en el relato para indicar que la Cólquida era un pequeña región situada entre el Cáucaso y Armenia. A su derecha estaba la región de Iberia y más el Este, la Albania. Armenia se dividiría en Armenia Menor y Armenia Mayor. La primera pasaría pronto a poder de los romanos, mientras la segunda quedaba, de momento, en poder de Persia.

        Tras haber cumplido, con el viaje por el Nilo, con su amante Cleopatra, madre de su hijo Cesarión, César explicó a ésta que los deseos del Senado de Roma eran la estabilidad de Egipto. Para ello ella debería tener un esposo. Perdido que había a su hermano Ptolomeo XIII, tenía la opción de desposar a su hermano más pequeño, que con el nombre de Ptolomeo XIV y a sus 10 años no le iba a dar los problemas que le había causado su hermano mayor, Ptolomeo XIII. Cleopatra aceptó encantada y en una ceremonia celebrada en su Palacio de Antirrodos, como testigos los oficiales principales romanos y las altas dignidades egipcias, en especial los líderes sacerdotales, quedó convertida en la esposa de su hermano menor.

        César estaba organizando la marcha de todas las tropas romanas y aliadas. Cleopatra le rogó que tuviera condescendencia con su hermana Arsínoe, apresada por Mitrídates en su marcha hacia Alejandría. César le explicó que su hermana debería desfilar, cargada de cadenas, en el triunfo que se la daría en Roma, como suprema jerarquía de los egipcios que se habían rebelado, pero que respetaría su vida y la desterraría a algún lugar lejano, pero suficientemente confortable.

        Cleopatra comprendió que era la mejor opción que podía conseguir de César. Obtuvo de éste un pase para visitar a su hermana en el Pretorio romano y le comunicó cuál iba a ser su suerte. «Cuando esto suceda – le dijo Cleopatra su hermana – mándame un emisario y haré por socorrerte, estés donde estés.» Arsínoe no contestó y continuó con la mirada baja. «Mantente viva«, le dijo su hermana antes de marcharse. No estaba segura de que su hermana llegara viva a Roma.

        En el siguiente mapa podemos apreciar el trayecto que separaba a César de su enemigo Farnaces, del Ponto. Desde Aleandría, César debía marchar sobre Pelusio, subir por toda la Siria, que ya era territorio romano, y, por Tarso, cruzar la Cilicia, la Capadocia y encontrar a su enemigo en algún lugar sus dominios, el Ponto, el Norte de Capadocia, Armenia Menor y la Cólquida. A finales del año anterior, el 48, Farnaces había derrotado a un contingente romano no demasiado numeroso, que había mandado el gobernador de Siria, Gneo Domicio Calvino, en Nicóplis de Capadocia (ver mapa). La batalla con Farnaces, cosa que César desconocía, se iba a dar en Zela.

 

Trayectoria de Julio César: Alejandría – Ponto

Egipto Antiguo 124 Julio César abandona Egipto camino de Siria

(Fuente: Philips´ School Atlas of Classical Geography, by William Hughes. G. Philip & Son, Ltd. London and Liverpool, 1.868)

.

        Pocos días más tarde la maquinaria romana se puso en marcha. César dejó tres cohortes en Egipto, pues necesitaba todos los hombres disponibles para liquidar cuanto antes la rebelión de Farnaces del Ponto y volverse contra los partidarios de Pompeyo, que se estaban reorganizando en África e Hispania. La despedida entre ambos fue corta, pero dolorosa. César le prometió tenerla informada de sus pasos y llamarla en cuanto tuviera previsto pisar Roma, para que ella fuera a conocer la Ciudad. Debía llevar al niño. César tenía planes para él. Esto es lo que César sabía que Cleopatra quería oír. Pero realmente los tenía.

        Dejada atrás Alejandría, César volvió a ser el militar experto que se dedica en cuerpo y alma a sus hombres. Éstos lo recuperaron y suspiraron aliviados. Nunca habían visto a su general liado con faldas. Cleopatra simuló estar mucho menos afectada por la marcha de su amante que lo que estaba. Decidió dedicarse al niño. La primera parte de su plan se había desarrollado con total precisión. Ahora dependía de César. Pero ella confiaba en él. «Nadie podía haber encontrado mejor que él – pensó para sí – para salvar su reino.» Sabía que se había abierto un hueco en el corazón de César. Y César era Roma. Que lo siguiera siendo hasta que su plan se realizara …

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 125. Julio César y Farnaces en la Cólquida.

.

        Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 124 Julio César abandona Egipto camino de Siria  Egipto Antiguo 124 Julio César abandona Egipto camino de Siria

Egipto Antiguo 124 Julio César abandona Egipto camino de Siria  Egipto Antiguo 124 Julio César abandona Egipto camino de Siria

Egipto Antiguo 124 Julio César abandona Egipto camino de Siria  Egipto Antiguo 124 Julio César abandona Egipto camino de Siria

Egipto Antiguo 124 Julio César abandona Egipto camino de Siria  Egipto Antiguo 124 Julio César abandona Egipto camino de Siria

Egipto Antiguo 124 Julio César abandona Egipto camino de Siria  Egipto Antiguo 124 Julio César abandona Egipto camino de Siria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *