Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 128 Camino cubierto de César en Africa Armas

Egipto Antiguo 128 Camino cubierto de César en Africa Armas, o escaramuzas contra la caballería enemiga. Descripción de armas de sitio.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el Lunes 14-10-2.013

.

.

.

        En el artículo anterior hemos visto cómo Julio César se desenvuelve en África con escasos medios hasta que recibe los primeros refuerzos.

        Cuando la caballería enemiga ha logrado rodear las tropas de César, éste recurre a una estratagema que consigue permitir a sus tropas volver al campamento. Da orden de aumentar el espacio entre las cohortes, de manera que el enemigo se ve obligado a romper su cerco. Acto seguido ordena a parte de un frente que dé media vuelta y se sume al frente contrario, atacando con vigor al enemigo de ese lado.

        Esta táctica, contando con la negativa de la caballería a entrar en el combate cuerpo a cuerpo, repetida en ambos lados, pone en fuga a la caballería enemiga y permite que las tropas de César vuelvan a su campamento, no obstante, maltrechas y con abundantes bajas. A esta retirada no fue ajeno que los dos comandantes romanos, Labieno y Petreyo, resultaron heridos, el segundo de gravedad, en la refriega y las tropas enemigas se encontraron sin jefes.

.

Teatro de la Guerra de África. Subrayadas las ciudades con batallas

Egipto Antiguo 128 Camino cubierto de César en Africa Armas

(Fuente: Philips´ School Atlas of Classical Geography, by William Hughes. G. Philip & Son, Ltd. London and Liverpool, 1.868)

.

        Vueltos al campamento, situado cercano a la ciudad de Rúspina, César ordena cavar dos trincheras, desde la ciudad y el campamento romano hasta el mar, a fin de disponer de un camino cubierto para poder llevar y traer material de cualquiera de sus acuartelamientos hasta el puerto. Y hace transportar armas y máquinas de guerra de los barcos al campamento a fin de aumentar las defensas del mismo. Hace de los remeros de las naves recién llegadas arqueros y soldados de infantería ligera, para mezclarlos con su caballería, al modo que guerreaban los númidas, y poderles hacer frente con su misma táctica, y crea fraguas para hacer armas, sobre todo flechas y proyectiles.

.

Jinete de la época provisto de lanza, espada y escudo

(Fuente: CESAR´S ARMY. Harry Pratt Judson. Ares Publishers, Inc. Chicago, 1.993)

.

        Aprovechemos la ocasión para conocer de cerca las máquinas de sitio que empleaban los romanos. Les llamaban, en plural, tormenta, que debemos traducir por «máquinas de guerra«. Se basaban en la torsión de un haz de cuerdas. Las que arrojaban piedras con más fuerza se llamaban scorpio. En la Edad Media los scorpio romanos aumentarán de tamaño y se llamarán catapultas. Con una cazoleta metálica pueden contener y disparar proyectiles combustibles. Los proyectiles del scorpio describían una parábola curva que se elevaba primero, para luego caer sobre el enemigo.

        El eje inclinado de la máquina era un tronco de árbol. Las cuerdas que se fuerzan por torsión están en la parte inferior, ocultas por el armazón. Se fuerza la bajada del tronco, y se torsionan las cuerdas, accionando repetidamente el cilindro trasero por medio de la palanca. El trinquete dentado lateral impide la recuperación. Luego, se suelta la cuerda y el árbol recupera instantáneamente su posición, lanzando el proyectil. En la Edad Media se pasaron a arrojar animales en descomposición, para sembrar epidemias entre los situados.

..

Scorpio romano, también llamado onagro

(Fuente: Diccionario de Latín VOX. D. Vicente García de Diego. Bibliograf, S.A. BArcel,ona, 1.980)

.

        Las máquinas de guerra que siguen son de trayectoria recta. Disparaban flechas, de mayor o menor tamaño. La mayor es la ballista. En la figura se ven las cuerdas de torsión. Ellas tensan el arco, formado por dos palancas laterales. La flecha se dispone en una pista inclinable Con una manivela – no visible en el dibujo, asentada sobre el pequeño cilindro posterior – se tensaba la cuerda hasta colocarla detrás de la flecha a lanzar. La trayectoria de la flecha lanzada era recta y sensiblemente horizontal. La flecha de una ballista atravesaba a un hombre armado. La ballista romana se transportaba desmontada y se montaba in situ.

.

Ballista, o ballesta

(Fuente: CESAR´S ARMY. Harry Pratt Judson. Ares Publishers, Inc. Chicago, 1.993)

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 129. Máquinas de guerra romanas menores.

.

        Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 128 Camino cubierto de César en Africa Armas  Egipto Antiguo 128 Camino cubierto de César en Africa Armas

Egipto Antiguo 128 Camino cubierto de César en Africa Armas  Egipto Antiguo 128 Camino cubierto de César en Africa Armas

Egipto Antiguo 128 Camino cubierto de César en Africa Armas  Egipto Antiguo 128 Camino cubierto de César en Africa Armas

Egipto Antiguo 128 Camino cubierto de César en Africa Armas  Egipto Antiguo 128 Camino cubierto de César en Africa Armas

Egipto Antiguo 128 Camino cubierto de César en Africa Armas  Egipto Antiguo 128 Camino cubierto de César en Africa Armas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *