Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 145 El sitio de Alesia Fase final

Egipto Antiguo 145 El sitio de Alesia Fase final, o la incapacidad de las huestes galas para desalojar a unos soldados preparados y fortificados.

.

© Copyright  Fernando Conde Torren, el Viernes 22-11-2.013

.

.

.

        En el anterior artículo hemos visto el enfrentamiento entre Julio César y los galos de Vercingétorix, refugiados en su oppidum de Alesia. Los refuerzos han llegado, pero no consiguen forzar las fortificaciones de los romanos. Los llamados bárbaros no eran nada duchos en sitiar ciudades. Para ello era preciso una tecnología que ellos no tenían.

        A principio de Octubre fueron los combates más encarnizados. Los refuerzos centraron sus esfuerzos en el punto débil. Al mismo tiempo, Vercingétorix hizo una salida con sus huestes. Al decir de Julio César en sus «Comentarios a las guerras de las Galias«, los enemigos estuvieran a punto de superar a los defensores romanos, pero es difícil imaginar que, armados con escalas, pudieran superar el doble foso y causar apuros a diez Legiones atrincheradas en lo alto de la empalizada, que contaban con máquinas de guerra, de las que no disponían sus contrarios, y habiendo un defensor por cada dos atacantes, si hacemos caso a los modernos historiadores.

   

Onagro romano. Nótense las cuerdas de torsión y el trinquete de retención

Egipto Antiguo 145 El sitio de Alesia Fase final

(Fuente: KATAPELTES.  Epikoinonies A.E., Grecia. 2.002)

  

        Ésta es la situación, el ataque final, que puede verse en el grabado que sigue. Según César, la batalla estaba en su punto álgido. Y él tomó una decisión extrema: Salió, acompañado de unos 6.000 jinetes, fuera del Muro de Contravalación y, atacando con esa fuerza la retaguardia enemiga, logró desplazar el equilibrio en contra de los atacantes. Lograda dicha meta, los galos del exterior se desanimaron, cogieron miedo y se batieron en retirada, haciendo la caballería un gran estrago entre los galos que huían.

        Al ver la derrota de sus compatriotas, Vercingétorix se retiró a su refugio en lo alto de la fortificación. Al día siguiente se entregó, poniendo fin a la rebelión y a la guerra. César dio su palabra de respetar la vida de los galos refugiados en Alesia. Pero sólo la vida. Todos los galos refugiados en el oppidum entregaron sus armas y fueron reducidos a la esclavitud. César perdonó y dejó libres a los Eduos y a los Arvernos, precisamente la tribu a la que pertenecía el líder, Vercingétorix. Ambas tribus eran aliados de Roma antes de la sublevación. A sus 40.000 legionarios les regaló un esclavo a cada uno. Los demás fueron conducidos a Roma y vendidos.

 

Sitio de Alesia. Combate final

Egipto Antiguo 145 El sitio de Alesia Fase final

(Fuente: Comentarios de César. Conde Turpin de Crissé. Amsterdam, Leide, Rotterdam y Utrech. 1.787)

.

        Cabe preguntarse: ¿Exageraba César deliberadamente en sus relatos, con ánimo de hacerse propaganda en la lejana Roma? Y para poder responder sería oportuno saber si escribía los relatos conforme se producían y los mandaba a Roma por capítulos, o todo fue escrito y publicado después de sucedidos los hechos. En el primer caso es difícil que pudiera aumentar sus méritos, pues las versiones de algunos de sus generales, que políticamente se alineaban con el Senado, llegarían a Roma casi a la vez y ello desprestigiaría la credibilidad de César.

        En cambio, si los Comentarios se escribieron y/o editaron muchos meses después de las campañas, las exageraciones serían más posibles. En todo caso, algún otro escritor posterior, como Dión, rebate algunas victorias de César como menos apabullantes o las califica de resultado incierto. Es posible que nunca lo sepamos, pero las cifras de Cesar se han tomado en general como totalmente válidas, y en base a ellas se escriben guiones de películas y novelas.

.

Legionarios romanos manejando una ballista. Al fondo, la formación llamada «tortuga»

Egipto Antiguo 145 El sitio de Alesia Fase final

(Fuente: KATAPELTES.  Epikoinonies A.E., Grecia. 2.002)

.

        En los libros de Historia antigua existen referencias mil sobre cómo peleaban los romanos, en formación. Eran los bárbaros los que atacaban en masa y, si eran muchos, se desbordaban por los laterales de la formación romana, pudiendo llegar a rodearla. Era lo que el general, o legado, tenía que evitar con su previsión y su preparación. Todas las fortificaciones que hemos visto recientemente tenían por objeto lograr que la masa atacante se mantuviera con el mismo frente que el que tenía la formación romana, sin que se produjeran flanqueos. Si se lograba, la victoria no tardaría en sonreír a las águilas romanas. Lo que sigue es un ejemplo entre muchos.

.

Formación de dos Legiones en batalla contra los Alanos

Egipto Antiguo 145 El sitio de Alesia Fase final

(Fuente: KATAPELTES.  Epikoinonies A.E., Grecia. 2.002)

  

        Para el lector que desee visionar cuanto aquí se dice por escrito, ofrecemos una película seccionada en dos partes, precisamente por el sitio de Alesia, lo que obligaría a ver la parte final de la primera parte y la parte inicial de la segunda parte. Como siempre que de películas se trata, insistamos en que los romanos no peleaban del modo que en las películas se indica, en un generalizado cuerpo a cuerpo. Peleaban en formación, sin perder la formación. Perderla era síntoma de derrota segura. Mantenerla era su mejor opción para ganar la batalla, la única.

        Pero, además, en Alesia, situados en lo alto de una empalizada, laboriosamente construida, a 4 ó 5 metros por encima del nivel del suelo y de sus enemigos, es absurdo pensar que iban a abandonar una posición tan ventajosa, e iban a hacer una salida y bajar al campo exterior, a detener al galo enemigo con su espada desenvainada, en un suicida cuerpo a cuerpo. Para eso no les había hecho su general construir el Muro de Contravalación en tres semanas. Ni él lo habría consentido. Así, cuerpo a cuerpo, peleaban los galos, los germanos, los helvecios … y los guerreros de la Edad Media. Pero se había dado un gran retroceso, también en tácticas guerreras.

 

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 146. Los temibles guerreros numidas/

.

        Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 145 El sitio de Alesia Fase final  Egipto Antiguo 145 El sitio de Alesia Fase final  Egipto Antiguo 145 El sitio de Alesia Fase final

Egipto Antiguo 145 El sitio de Alesia Fase final  Egipto Antiguo 145 El sitio de Alesia Fase final  Egipto Antiguo 145 El sitio de Alesia Fase final

Egipto Antiguo 145 El sitio de Alesia Fase final  Egipto Antiguo 145 El sitio de Alesia Fase final  Egipto Antiguo 145 El sitio de Alesia Fase final

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *