Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 147 Fortificaciones y más fortificaciones

Egipto Antiguo 147 Fortificaciones y más fortificaciones, para contrarrestar la inferioridad numérica.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el miércoles 27-11-2.013

.

.

.

         En el anterior artículo hemos visto cómo Julio César se servía de la psicología para elevar la moral de sus tropas.

        En el campamento de Escipión todo era euforia. Juba en un primer momento instaló su campamento cercano al de Escipión, pero separado de él. Al día siguiente de la llegada de los refuerzos, Escipión sacó a sus hombres del campamento con la máxima pompa y los formó algo más alejados del campamento propio que de costumbre. Pero tampoco se mantuvo mucho tiempo en el campo de batalla. Al ver que César no hacía movimiento alguno, volvió a acuartelar las tropas en sus campamentos.

.

Lucio Cornelio Sila (138-78), dictador implacable del 82 al 79

Egipto Antiguo 147 Fortificaciones y más fortificaciones

(Fuente: HISTORIA ANTIGUA. J. M. Roberts. Naturart, S.A. BLUME. 2.005)

.

        César comprendió que no podría retrasar mucho la celebración de la batalla, ahora que el enemigo había recibido los refuerzos que estaba esperando, pero como también él esperaba recibir más barcos con hombres de armas desde Sicilia, decidió proseguir las obras de fortificación.

        Labieno, general que fue de César y que ahora militaba bajo Escipión, preparó una emboscada, con su caballería, en un barranco que había en el extremo del lugar en que César construía su fortificación. Se ocultó con parte de su caballería y tropas de infantería ligera en un olivar cercano y mandó que otra parte de la caballería númida se ocultase en el barranco, a la espera de que pasara César y rodearle.

        Pero cuando César, sin saber la emboscada de que estaba siendo objeto, iba a llegar al lugar, los soldados de caballería del barranco, al divisar jinetes de César – pues éste siempre mandaba la caballería en avanzadilla, para explorar el terreno – temiendo quedar atrapados en el barranco, salieron de él, mostrándose sobre al colina. Los jinetes de César los persiguieron y mataron a algunos. Y, al avanzar, divisaron los jinetes de Labieno y sus infantes, dentro del olivar, arremetiendo contra ellos. Todos se dieron a la fuga en dirección de su campamento, al ver que las cosas no salían como estaba pensado.

.

Lápida de Cayo Romanio Capito, natural de la Nórica, muerto a los 40 años

Egipto Antiguo 147 Obras y más obras

(Fuente: HISTORIA ANTIGUA. J. M. Roberts. Naturart, S.A. BLUME. 2.005)

.

        Ahuyentado el enemigo, César prosiguió sus obras de fortificación. Pasados un par de días, César empezó otra fortificación que comunicaba su campamento con la ciudad de Uzita, a la que pensaba sitiar y arrebatar de manos de Escipión. Se trataba de dos fortificaciones que comunicaban su campamento con la ciudad, una iba hasta la parte derecha de la ciudad y la otra hasta la parte izquierda. Los campamentos enemigos estaban más allá de la ciudad.

        El objetivo era múltiple. Por un lado, trataba de que las fuerzas enemigas no pudieran flanquearle cuando estuviera sitiando la ciudad, en especial la caballería. Otro objetivo que cubrían las obras eran dar a los legionarios del enemigo tres vías de acceso a su campamento, con lo que facilitaba que pudieran desertar de Escipión, cosa que al presente resultaba difícil. De ese modo, escudándose en una de las dos fortificaciones, podrían desertar sin ser vistos por sus compañeros. También quería saber si el enemigo tenía espíritu de lucha, pues las obras acercaban a ambas tropas. y, por último, la zona por donde discurrían las obras era una zona baja, donde esperaba encontrar pozos con agua, escasa en aquella zona.

.

Sacrificio propiciatorio de un buey, una oveja y un cerdo

Egipto Antiguo 147 Obras y más obras

(Fuente: HISTORIA ANTIGUA. J. M. Roberts. Naturart, S.A. BLUME. 2.005)

.

        Estos son los motivos que César confiesa en sus Memorias. Pero había una razón que él no podía confesar, y era mantener en movimiento a sus legionarios. Convenía que sintieran que cada día que pasaba ellos estaban haciendo algo para contribuir a la victoria final. Los legionarios no podían estar ni un día mano sobre mano. Eso – César lo había comprobado – era mortal para su moral. Por la inanición llegaba la derrota. César no podía divulgar su secreto, nadie debía saberlo o sería la ruina de sus futuras campañas.

.

Mario, líder popular, familiar de César

Egipto Antiguo 147 Obras y más obras

(Fuente: HISTORIA ANTIGUA. J. M. Roberts. Naturart, S.A. BLUME. 2.005)

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 148. Llegada de refuerzos.

.

        Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano. 

.

Egipto Antiguo 147 Fortificaciones y más fortificaciones    Egipto Antiguo 147 Fortificaciones y más fortificaciones 

Egipto Antiguo 147 Fortificaciones y más fortificaciones    Egipto Antiguo 147 Fortificaciones y más fortificaciones 

Egipto Antiguo 147 Fortificaciones y más fortificaciones    Egipto Antiguo 147 Fortificaciones y más fortificaciones 

Egipto Antiguo 147 Fortificaciones y más fortificaciones    Egipto Antiguo 147 Fortificaciones y más fortificaciones 

Egipto Antiguo 147 Fortificaciones y más fortificaciones    Egipto Antiguo 147 Fortificaciones y más fortificaciones 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *