Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 154 El Imperio contra el Senado según César

Egipto Antiguo 154 El Imperio contra el Senado según César, o la imposibilidad de que una asamblea de 600 personajes pueda regir con eficacia un Imperio.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el Viernes 13-12-2.013

.

.

.

          En el anterior artículo hemos visto cómo Julio César toma la ciudadela de Zeta, en poder del enemigo, y prepara a sus hombres para la batalla final.

          César sabía que el factor decisivo antes de una batalla era la moral de la tropa, el convencimiento que tenían sus legionarios de que iban a hacer trizas al enemigo. Y eso César lo cuidaba a diario, practicando la distancia y el acercamiento combinados. Distancia, sin confraternizar con sus soldados, y acercamiento a sus centuriones, tribunos y legados. Mantenía frecuentes reuniones con estos últimos y en ellas les daba juego para que expresaran sus opiniones. Pulsaba a sus oficiales para conocer la moral de las Legiones y les daba las noticias que contribuyeran a mantenerla alta. Y elogiaba los hechos propias de cada centuria, con ánimo de que éstas supieran que su general estaba al tanto de sus éxitos al recoger trigo, realizar una misión naval, o repeler con éxito un ataque enemigo.

.

Almacenamiento de líquidos en tiempos romanos

Egipto Antiguo 154 El Imperio contra el Senado según César

(Fuente: Historia de la Humanidad. Tomo 10. Roma Republicana, pág. 95. J.M. Roldán et alia. Arlanza Ediciones, 2.000)

.

           Por otra parte, César calibraba a diario la valía de su enemigo, las cualidades de su Imperator, el general con el mando supremo. Ya había captado, por numerosos hechos, la manera de pensar de Escipión. Escipión no confiaba en sus posibilidades de éxito. Las tropas que tenía a su mando habían sido reclutadas en su mayoría para hacer frente a César. Muy pocas de sus cohortes había guerreado bajo su mando en el pasado. Las Legiones y la caballería de Juba eran mercenarios, cuyo móvil era el dinero que el rey les pagaba.

           Estaba convencido de que serían los primeros que se retirarían del campo de batalla, como hacían a diario cuando sus tropas les hacían frente de modo decidido. Estaban en su tierra, y, una vez dada la espalda a sus Legiones, podían diseminarse en el terreno y volver a sus casas sin peligro. En cambio, sus hombres estaban en territorio enemigo y, si eran derrotados, todos ellos serían muertos antes o después, ya que no tenían lugar alguno donde refugiarse. Ésa era la diferencia. Con toda seguridad Escipión sabía también esto y ése era el motivo que le retardaba. Y si aún no se había dado cuenta de su debilidad, peor para él.

.

Carruaje romano

Egipto Antiguo 154 El Imperio contra el Senado según César

(Fuente: Historia de la Humanidad. Tomo 10. Roma Republicana, pág. 95. J.M. Roldán et alia. Arlanza Ediciones, 2.000)

.

           Pero en sus Comentarios sobre la Guerra Civil no escribió nada de esto, sino todo lo contrario. Se presentó como confundido por la manera de luchar de los númidas, indeciso ante la forma de plantear la batalla decisiva, inquieto por las posibilidades de triunfo del enemigo. Mezcló en el relato hechos ciertos con disimulos de su intenciones y estado de ánimo. El objetivo era llevar al lector de su relato al mismo grado de indeterminación sobre el resultado final del enfrentamiento.

           César estaba al servicio de su causa, no al servicio de la Historia. Su padre, muchos años atrás, le había enseñado que cuando algo fuera importante para él, cuando en algo le fuera la vida, pusiera todos los medios a su alcance para lograr su objetivo, sin escatimar uno. Y que así lograría cuanto se propusiera. Y  había comprobado que su padre tenía razón. Y no había cosa más fácil y agradable que escribir las propias vivencias del modo que mejor pudieran contribuir a su causa, la modificación de lo que debía cambiar para que Roma fuera más eficaz y pudiera terminar incluyendo todo el mundo conocido.

.

Cuerpo de estatua de general romano, tal vez el propio César

Egipto Antiguo 154 El Imperio contra el Senado según César

(Fuente: Historia de la Humanidad. Tomo 10. Roma Republicana. J.M. Roldán et alia. Arlanza Ediciones, 2.000)

.

            Todos los Imperios que había habido en la Historia habían estado bajo el mando y la decisión de un solo hombre. Pericles, en la Hélade, había contribuido como nadie al esplendor de Atenas, y sólo cuando murió Atenas volvió de depender de su Asamblea y conoció la ruina. Alejandro era otro ejemplo vivo de las posibilidades de un ejército bien conducido por un solo hombre y de qué podía lograrse con tal combinación. A su muerte, la ambición de sus generales despedazó su obra. Cada Imperator debía elegir a su sucesor, pero no entre sus hijos, tenidos con una princesa u otra, que habían llevado una vida muelle, sino entre sus generales, a los que el Imperator conocía mejor que su propio padre.

         Era inviable que un Senado, compuesto por 300 ó 600 intereses personales, pudiera ser suficientemente clarividente como para mirar por el bien del Imperio. Los senadores – lo tenía comprobado – miraban por su mezquino interés personal, dejando el interés de Roma en muy posterior lugar. Estaban ciegos, y, lo que es peor, no podían curar de su ceguera. Se lo impedían generaciones de ancestros, a los que veneraban, también ciegos.

         Creían que su manera de gobernar la República en el pasado seguiría siendo válida indefinidamente y no se daban cuenta de que ningún Imperio se construyó bajo el mando de muchos, sino de uno sólo. Igual que las polis griegas no fueron capaces de crear una unidad mayor – ni siquiera poco antes de verse conquistadas por Filipo de Macedonia –  y fundirse en un solo reino, tampoco los senadores de Roma veían el fin de su época. Eso era un obstáculo que debía superarse y él estaba en el momento oportuno, y en el lugar oportuno.

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 155. Nuevo desplante.

.

        Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 154 El Imperio contra el Senado según César  Egipto Antiguo 154 El Imperio contra el Senado según César

Egipto Antiguo 154 El Imperio contra el Senado según César  Egipto Antiguo 154 El Imperio contra el Senado según César

Egipto Antiguo 154 El Imperio contra el Senado según César  Egipto Antiguo 154 El Imperio contra el Senado según César

Egipto Antiguo 154 El Imperio contra el Senado según César  Egipto Antiguo 154 El Imperio contra el Senado según César

Egipto Antiguo 154 El Imperio contra el Senado según César  Egipto Antiguo 154 El Imperio contra el Senado según César

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *