Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 163 Las desventuras del vencido rey Juba

Egipto Antiguo 163 Las desventuras del vencido rey Juba, al que todos sus súbditos le vuelven la espalda, como buen árbol caído.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el 3-1-2.014

.

.

.

          En el anterior artículo hemos visto cómo muere Catón, gobernador de la provincia de África, sometida ya a Julio César tras su victoria en Thapsus.

            A última hora de la tarde la larga formación de César llegó a la llanura en la que se ubica Útica. Pero César no quiso entrar en la ciudad, acampando en las afueras y posponiendo su entrada para el día siguiente. Sabía que el pueblo llano le había sido fiel y que eran los comerciantes y gentes principales del ciudad quienes habían apoyado económicamente a sus enemigos.

            Por eso, dentro ya de la ciudad, convocó una asamblea para todos los habitantes de Útica y en primer lugar les agradeció su fidelidad y les felicitó porque habían estado al lado de Roma y eso Roma no lo olvidaría. Luego se dirigió a quienes habían apoyado la causa contraria. César ya tenía pensado qué medidas tomar. Buscaría el restablecimiento de la convivencia en todas las ciudades del África, pero haría pagar a quienes se habían pasado al enemigo, no con su vida, pero sí con su bolsa. A los que nunca perdonaría sería a quienes se habían ensañado con sus hombres. Para aquéllos la muerte era todavía un castigo demasiado liviano.

.

La República romana en los primeros tiempos de Julio César

Egipto Antiguo 163 Las desventuras del vencido rey Juba

(Fuente: Historical Geography of Europe. Vol II. Edward A. Freeman, D.C.L, LL.D. London. Longmans, Green and Co. 1.881)

.

            Luego siguió: «Hay entre vosotros, y conozco sus nombres, quienes han ayudado a los enemigos de Roma. No combatiendo, porque no era ése su oficio, pero sí con sus bienes y con sus medios, que es lo que poseían. Podría tratarles como traidores y que pagaran su traición con la vida, pero mi intención es unir voluntades en el respeto a las leyes de Roma. Les concederé la vida, pero la República se apropiará de sus bienes, de lo que queda de ellos, tras la entrega que hicieron en su día a Catón, Escipión y los hijos de Pompeyo. Sus bienes serán vendidos en pública subasta. No obstante, les doy la oportunidad de poder adquirir de nuevo sus propios bienes. En tal caso, el pago será considerado sanción e irá a las arcas de Roma.»  

.

Coraza del tipo «lórica segmentata», hallada en Britania

Egipto Antiguo 163 Las desventuras del vencido rey Juba

(Fuente: El ejército romano. Adrian Goldworthy. Ediciones Akal, 2.005)

.

            Esta proposición llenó de júbilos a los trescientos, pues era más de lo que esperaban. Por medio de Lucio César le pidieron a César que fijase una cantidad a pagar solidariamente por todos ellos a modo de contribución. César consultó a Lucio y éste logró que César rebajara una parte de la suma inicial.

            Estipuló en doscientos millones de sestercios a pagar por los comerciantes y senadores de Útica en seis partes iguales espaciados regularmente durante tres años. Todos los implicados hicieron llegar su agradecimiento a César por su magnanimidad.

.

Detalle de la cista Ficorónica, de Praeneste, hacia el 300 AEC. Museo de Villa Giulia, Roma

Egipto Antiguo 163 Las desventuras del vencido rey Juba

(Fuente: Historia del Mundo Antiguo. Tomo 39. S. Montero y J. Martínez-Pinna. Ediciones AKAL, 1.990)

.

            Si la capital del África estaba ya en manos de César, quedaba el reino de Numidia, cuyo rey, Juba, había intervenido muy activamente en contra de César. A éste César no tenía ninguna intención de perdonarle la vida. y Juba lo sabía. Al percatarse de que las Legiones de Escipíón perdían terreno y eran doblegadas por las de César, Juba huyó del campo de batalla y, junto con su lugarteniente Petreyo, se dirigió a su reino, ocultándose de día, para no ser visto y denunciado a César, y viajando sólo de noche. En pocos días llegó a Zama, ciudad donde había dejado a su mujer e hijos, y donde había escondido la mayor parte del tesoro real. Pero los habitantes de Zama, al saber la victoria de César y la derrota de su rey, se volvieron en contra de éste, aniquilaron a la pequeña guarnición del Palacio real y, al enterarse de que Juba se acercaba, cerraron las puertas de la ciudad . Al conocer la negativa de sus súbditos a permitirle entrar en su ciudad, Juba montó en cólera y les amenazó.

            Como viera que nada lograba con amenazas, cambió el tono y pidió que le dejaran llegarse hasta su mujer e hijos, para recoger sus pertenencias y salir de la ciudad. Los habitantes se retiraron a deliberar, pero, al decir de muchos, las promesas de Juba hechas en esas condiciones no serían respetadas en cuanto estuviera dentro de las murallas de Zama y ellos pagarían su negativa anterior con la vida.

            De modo que fue unánime la respuesta negativa a dejarle entrar. Como tercer intento, Juba pidió que dejaran salir a su mujer y a sus hijos y que se iría lejos con ellos. Nueva deliberación y los de la ciudad opinaron que mejor sería tener en su poder a la familia de Juba, si con tales rehenes se aseguraban que no habría represalias contra ellos. De modo que tampoco accedieron los de Zama a esta petición. Viendo que nada lograba, Juba se retiró con su pequeño séquito a una de las posesiones que tenía en su reino.  

.

Piezas de una armadura de escamas. Newstead, Escocia

Egipto Antiguo 163 Las desventuras del vencido rey Juba

(Fuente: El ejército romano. Adrian Goldworthy. Ediciones Akal, 2.005)

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 164. El final de Juba.

.

      …..  Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 163 Las desventuras del vencido rey Juba  Egipto Antiguo 163 Las desventuras del vencido rey Juba 

Egipto Antiguo 163 Las desventuras del vencido rey Juba  Egipto Antiguo 163 Las desventuras del vencido rey Juba 

Egipto Antiguo 163 Las desventuras del vencido rey Juba  Egipto Antiguo 163 Las desventuras del vencido rey Juba 

Egipto Antiguo 163 Las desventuras del vencido rey Juba  Egipto Antiguo 163 Las desventuras del vencido rey Juba 

Egipto Antiguo 163 Las desventuras del vencido rey Juba  Egipto Antiguo 163 Las desventuras del vencido rey Juba 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *