Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 164 El final de Juba

Egipto Antiguo 164 El final de Juba, y el de otros varios, pues hoy muere hasta el apuntador.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el Lunes 6-1-2.014

.

.

.

            En el anterior artículo hemos visto cómo actuó Julio César al hacerse cargo de la capital de África, Útica, perdonando a la mayoría de partidarios de Pompeyo, con visión de hombre de Estado

            Acto seguido los principales de Zama enviaron una delegación a César refiriéndole lo sucedido y pidiendo una guarnición, antes de que el rey pudiera juntar de nuevo fuerzas y atacarles como venganza. Todo ello con la promesa de abrirle sus puertas. César ya tenia previsto que con la derrota de Escipión y de Juba, el reino de Numidia pasaría a formar parte de Roma. De ahí que lo sucedido en Zama supusiera un desenlace óptimo a la batalla de Thapsus.

            César manda a los legados a Zama a anunciar que él irá allí en persona. Al día siguiente se hace acompañar de toda la caballería disponible, que puede marchar a mayor velocidad que las Legiones, y se dirige sin pérdida de tiempo a Zama. César siempre había pensado que lo que hay que hacer, hay que hacerlo cuanto antes. En el trayecto, numerosos comandante de las fuerzas de Juba se acercan a la comitiva romana y piden perdón a César. César perdona a todos ellos. Y llega a Zama.

.

Mapa del África romana posterior y de la que fuera Numidia de Juba

Egipto Antiguo 164 El final de Juba

(Fuente: Atlas of Ancient & Classical Geography. Everyman´s Library. 451. London and New York, 1.942)

.

            Recordemos que en Thysdrus había quedado una bolsa con ejército pompeyano que se había negado a rendirse. César, que había desistido de sitiar la fortaleza, viendo lo bien defendida que estaba y la dificultad de proveerse de agua durante el asedio, había dejado en Thapsus a Gneo Domicio al frente de dos Legiones, unos 10.000 hombres, con la misión de tomar la ciudad de Thysdrus, al frente de la cual estaba el comandante de Escipión Domicio. Éste contaba con una tropa de esclavos, una cohorte de gladiadores (unos 500 hombres) y una partida de guerreros gétulos. Para defender Thysdrus eran suficientes, pero al saber que dos Legiones se dirigían hacia allí para sitiarle, pensó en poner tierra de por medio.

            De modo que tomó todas las riquezas que había acumulado en sus años de servicio, y acompañado de un puñado de gétulos, que pensaba eran de su confianza, huyó en dirección al reino de Juba. Pero no llegó, porque a mitad de camino, cuando estaban en tierra desértica, los gétulos, confabulados, lo asesinaron mientras dormía y se repartieron el botín entre ellos. Hecho esto, se dispersaron y desaparecieron de la Historia. Así acabó Domicio.

.

Primera fase en la construcción de las calzadas romanas en Italia, siglo III AEC.

Egipto Antiguo 164 El final de Juba

(Fuente: Historia del Mundo Antiguo. Tomo 39. S. Montero y J. Martínez-Pinna. Ediciones AKAL, 1.990)

.

            Había quedado otra bolsa de pompeyanos en Hadrumetum. César había dejado sobre el terreno tres Legiones para que pacificaran el territorio. La mayoría de ellas fueron a sitiar Hadrumetum. El comandante de la guarnición, Gayo Vergilio, se vio bloqueado por tierra y por mar. Sabía la derrota de Escipión en Thapsus; que Catón se había suicidado; que César había entrado en Útica sin resistencia, y que había partido hacia Zama, donde sus habitantes se habían opuesto a la entrada del rey Juba y le habían abierto las puertas.

            No iba a recibir ningún  auxilio y le iba a ser forzoso rendirse a plazo más o menos largo. Toda resistencia era inútil. Por tanto, invitó al procónsul establecido por César, Gayo Caninio, a negociar y le solicitó seguridad para su vida y la de sus hijos. Caninio tenía la conformidad de tal perdón, aunque no para sus bienes, que serían confiscados. En consecuencia, Vergilio se entregó y entregó la plaza.

.

Templo romano circular y debajo, apertura de la Cloaca Máxima

Egipto Antiguo 164 El final de Juba

(Fuente: Historia del Mundo Antiguo. Tomo 38. S. Montero y J. Martínez-Pinna. Ediciones AKAL, 1.990)

.

            El desventurado Juba, en quien se verificó el dicho «del árbol caído todo el mundo hace leña«, se vio sin riquezas, sin familia y sin poder. Su acompañante, el oficial de caballería Petreyo, era su única compañía. Viéndolo todo perdido, sabiendo que si caía en manos de César terminaría desfilando en Roma cargado de cadenas y estrangulado ignominiosamente en una cárcel romana, prefirió terminar sus días con la espada en la mano, como un buen guerrero.

            Se puso de acuerdo con Petreyo en que lucharan frente a frente. El que venciera remataría al vencido y luego se quitaría la vida arrojándose sobre la propia espada. Así lo hicieron y el final aparece incierto. Según la traducción de la obra de César que se tome es Petreyo el que, más joven y ágil, mata a Juba. Pero según algunos entendidos fue al revés: Juba, más astuto por más viejo, mató a Petreyo. Eso significa que ninguno de tales historiadores sabía realmente qué pasó en esa pelea final. Sea como sea, por una mano u otra, ambos terminaron difuntos aquella original apuesta.

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 165. Saldo de las operaciones en África.

.

  …     Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 164 El final de Juba  Egipto Antiguo 164 El final de Juba  Egipto Antiguo 164 El final de Juba  Egipto Antiguo 164 El final de Juba

Egipto Antiguo 164 El final de Juba  Egipto Antiguo 164 El final de Juba  Egipto Antiguo 164 El final de Juba  Egipto Antiguo 164 El final de Juba

Egipto Antiguo 164 El final de Juba  Egipto Antiguo 164 El final de Juba  Egipto Antiguo 164 El final de Juba  Egipto Antiguo 164 El final de Juba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *