Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 167 Cavilando en Roma sobre el futuro

Egipto Antiguo 167 Cavilando en Roma sobre el futuro, y sobre cómo vencer la ambición de los senadores, carentes – a juicio de Julio César – de visión de Estado.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el Lunes 13-1-2.014

.

.

.

          En el anterior artículo hemos visto cómo Julio César terminó la Guerra de África, conquistó Numidia, el reino de Juba, con capital en Zama Regia, y volvió a Roma, vía Cerdeña

        César desembarcó en el puerto de Ostia el 25 de Julio del año 46 AEC. Acababa de derrotar a los ejércitos de Escipión en África, pero no tenía ni tiempo, ni humor para que el Senado acordara concederle un triunfo. Hacerlo significaría que tendría que esperar a que se acordaran todas las condiciones del triunfo y se organizara el desfile. Y no estaba en disposición ni de depender del Senado, ni de emplear el poco tiempo que iba a tener entre la campaña pasada, en África, y la siguiente, en Hispania, en protocolos y demostraciones.

        Cierto que había ampliado el Senado con 300 nuevos senadores, todos de su confianza, pero ni aun así. Por eso, dejó instrucciones de cómo transportar el botín de la campaña africana al Capitolio y partió con sus oficiales más cercanos por la Vía Ostiensis, que bordea el Tíber por su ribera izquierda, para acceder a Roma por el Porticus Aemiliae, dirigiéndose al Capitolio.

.

Grupo de Guardias Pretorianos

Egipto Antiguo 167 Cavilando en Roma sobre el futuro

(Fuente: El ejército romano. Adrian Goldsworthy. Ediciones AKAL, S.A. 2.003)

.

           Al poco de llegar le dieron un mensaje que había llegado en una birreme egipcia días antes. Era de Cleopatra, lo notó por el perfume que todavía se ocultaba entre sus pliegues. Decía así:

.

«Desde el día que te fuiste

yo también te eché de menos.

Ni todo el Nilo compensa

uno sólo de tus besos.»

.

            César sonrió. Ella sabía decir mucho en muy poco espacio. Pensó en ella y en la ternura que desplegaba cuando se acostaba a su lado. Yacer con ella era como ascender a otro mundo … Y esas cuatro estrofas, que a él le hubieran costado un gran esfuerzo, estaba seguro de que a ella se le habían ocurrido en un instante. Las mujeres tenían un don. Los hombres ganaban batallas con su espada. Las mujeres, con sutilezas. Pero tuvo que dejar de lado las sutilezas de Cleopatra, porque tenía muchos asuntos que atender antes de que ella apareciera.

.

Primera fase en la construcción de las calzadas romanas en Italia, siglo III AEC.

Egipto Antiguo 167 Cavilando en Roma sobre el futuro

(Fuente: Historia del Mundo Antiguo. Tomo 39. S. Montero y J. Martínez-Pinna. Ediciones AKAL, 1.990)

.

           César pretendía guardar un equilibrio. Había partidarios suyos que reclamaban el perdón total de las deudas. Él había hecho pasar una ley por la que se perdonaban deudas de hasta 500 denarios en Roma y de 125 en Italia. Ello afectaba sobre todo a las deudas por alquileres. Esto había dejado satisfechos a muchos de sus partidarios, pero había dejado disconformes a otros y a sus enemigos del Senado, para los que toda medida en favor de los estamentos populares la veían como un robo directo a sus arcas.

           Los senadores, los optimates, pretendían que todo siguiera como siempre fue, con todas las medidas legales a su favor y en sus manos. Pero había que tomar medidas para que todo el Imperio no se colapsara. Él tenía que organizar ahora nuevas colonias para sus veteranos de las Legiones. Ya se lo estaban pidiendo, y les había asegurado que en Roma saldrían tales medidas adelante.

           No se podía pedir a los soldados que lucharan durante veinte o veinticinco años en favor de la República, y luego negarles una pequeña propiedad para poder formar una familia y terminar su vida lejos de Roma, pero es un hogar propio. Y a tales medidas en favor de sus propios soldados los senadores siempre se oponían. Eran insaciables. No consentían ni en ceder tierras comunales de cada provincia alejada, donde los legionarios eran licenciados.

.

Nave de guerra romana, con su torre de asalto en la proa. Praeneste

Egipto Antiguo 167 Cavilando en Roma sobre el futuro

(Fuente: El ejército romano. Adrian Goldsworthy. Ediciones AKAL, S.A. 2.003)

.

           Durante muchos años había tenido que formar alianzas, lograr equilibrios difíciles para alcanzar las magistraturas que le llevaran hasta la cima. Su alianza con Pompeyo y Craso el primer triunvirato – había sido una manera de no despertar las sospechas del Senado. A fin de cuentas, tres hombres no eran tan peligrosos como uno solo. Pero siempre el Senado actuaba para ganarse a uno de ellos, como hicieran con Sila, en contra de su tío Mario. Y ahora se habían ganado a Pompeyo.

           El Senado era fuerte en el Foro. Pero ahora él era fuerte en los campamentos de las Legiones. Y había logrado que el nuevo Senado le ampliara las poderes para poder resolver los muchos problemas que la República tenía. Tenía un inmenso problema de crecimiento. El Senado pretendía aún regir un Imperio que abarcaba más allá del Mare Nostrum (el Mediterráneo) con los mismos criterios que sirvieron para regir la península de Italia, cuando todavía se contaba con el apoyo militar de los aliados de toda Italia.

           Durante muchos decenios se utilizó a los aliados sin darles compensaciones. Hasta que todos lograron la ciudadanía romana. Ahora era preciso un movimiento de muchas más envergadura para poder asumir dentro de Roma a todos los reinos en que se había dividido el viejo Imperio de Alejandro.

    

Parte Este del Imperio Romano

Egipto Antiguo 167 Cavilando en Roma sobre el futuro

(Fuente: El ejército romano. Adrian Goldsworthy. Ediciones AKAL, S.A. 2.003)

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 168. Llegada de Cleopatra VII a Roma.

.

       Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 167 Cavilando en Roma sobre el futuro      Egipto Antiguo 167 Cavilando en Roma sobre el futuro

Egipto Antiguo 167 Cavilando en Roma sobre el futuro      Egipto Antiguo 167 Cavilando en Roma sobre el futuro

Egipto Antiguo 167 Cavilando en Roma sobre el futuro      Egipto Antiguo 167 Cavilando en Roma sobre el futuro

Egipto Antiguo 167 Cavilando en Roma sobre el futuro      Egipto Antiguo 167 Cavilando en Roma sobre el futuro

Egipto Antiguo 167 Cavilando en Roma sobre el futuro      Egipto Antiguo 167 Cavilando en Roma sobre el futuro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *