Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 168 Llegada de Cleopatra VII a Roma

Egipto Antiguo 168 Llegada de Cleopatra VII a Roma, y la discreta acogida de su amante.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el miércles 5-2-2.014

.

.

.

          En el anterior artículo hemos visto cómo Julio César, terminada la Guerra de África, volvió a Roma, dedicándose a resolver los problemas pendientes en la capital del Imperio, principalmente la oposición del Senado a regirlo de modo diferente al que estaban acostumbrados.

        La flotilla de Cleopatra hizo su entrada en el puerto de Ostia el primer día de Agosto. César había dejado instrucciones al responsable del Puerto de que tan pronto llegara una flota de barcos egipcios, con su Reina a bordo, se les tratara con absoluta prioridad y fuera informado de inmediato. Así se hizo y antes de que Cleopatra se moviera de su embarcación, César – a caballo y escoltado por una turma de caballería, compuesta por treinta jinetes – llegaba al Puerto, distante sólo 16 millas de la ciudad, unos 25 km. César mandó un mensajero en un esquife, informando a la Reina de su presencia y de su deseo de subir a bordo. Cleopatra accedió de inmediato.

.

Primer viaje de Cleopatra  a Roma. Verano del año 46

Egipto Antiguo 168 Llegada de Cleopatra VII a Roma

(Fuente: El ejército romano. Adrian Goldsworthy. Ediciones AKAL, S.A. 2.003)

.

        César no actuó con precipitación en ese primer encuentro con su amante. Lo tenía muy meditado. La abrazó con efusión, tan pronto saltó sobre la cubierta del barco y llegó a presencia de Cleopatra. Y acto seguido preguntó por su hijo, el pequeño Cesarión. Cleopatra, sonriente, le llevó a la habitación contigua, donde, en una pequeña silla de mimbre, estaba el pequeño, atendido por dos doncellas del séquito.

        César cogió al niño en brazos y lo miró detenidamente. Era hermoso. Tenía el cabello negro, como su madre. También los ojos eran verde grisáceos, como ella. En la forma del rostro podía parecerse a su padre, pues no era un niño de mejillas redondas, sino de constitución delgada, como lo era César. Lo abrazó y lo besó, demostrando el cariño que sentía por él. Luego, lo dejó en brazos de su madre, que estaba a su lado para tomarlo. La madre lo cedió a las doncellas y les hizo una seña, a la que ellas les dejaron solos.

.

Puerto de Ostia en época posterior a Julio César

Egipto Antiguo 168 Llegada de Cleopatra VII a Roma

(Fuente: Historia de la Humanidad, Tomo 10. Roma Republicana. J. M. Roldán et alia. Arlanza Ediciones, S.A. 2.000)

.

        César sabía que debía cuidar las formas. Todos sus actos llegaban a conocimiento del Senado. Por tal motivo, y tras abrazar de  nuevo a su amada y demostrarle la pasión que ella provocaba en él, le susurró en voz baja que deberían esperar a la noche, por discreción. Ella asintió.

        Se organizó la comitiva que los llevaría a Roma. César no quiso hacer notoria la llegada de Cleopatra. Ya tendría ocasión de informar al Senado en la próxima sesión, a celebrar muy pronto. Quería dar la noticia él mismo. Aunque sabía que antes de su discurso todos los senadores estarían al corriente. Por eso no había traído ninguna cohorte de acompañamiento.

        Cleopatra tenía varias docenas de mercenarios griegos que le daban escolta. Viajaba en una silla, llevada por una docena de porteadores, todos negros de gran estatura. Realmente, eran esclavos nubios. César iba a su lado, a caballo, y le explicaba lo que iban viendo en el trayecto. Había gente en las calles que mostraban curiosidad por lo poco usual de la comitiva, máxime acompañándola Julio César, al que la gente saludaba.

.

Cercanías de Roma y trayecto Ostia-Roma seguido por César y Cleopatra

Egipto Antiguo 168 Llegada de Cleopatra VII a Roma

(Fuente: ATLAS OIF ANCIENT GEOGRAPHY. Longmans, Green and Co. New York, London and Bombay. 1.902)

.

        Siguieron la Vía Portuensis y entraron el ciudad por la Puerta del mismo nombre. Al poco cruzaron las murallas de Servio Tulio, que todavía se mantenían en pie y en buen estado. A su izquierda se veían los muros exteriores del Circo Máximo, el Hipódromo donde se celebraban las carreras de cuádrigas. Un poco más allá torcieron a la izquierda, bordeando el Monte Palatino. César evitó la Vía Sacra, que podría dar que hablar y tomó una paralela que rodeaba asimismo el Monte Capitolino, que rodearon por la derecha, para llegar a la zona de Septa Julia, donde estaba situada la que sería residencia de Cleopatra durante su visita a Roma, al Norte del Circo Flaminius.

   

Silla portátil, para andar por ciudad

(Fuente: Historia de la Humanidad, Tomo 11. Roma Imperial. María José Hidalgo et alia. Arlanza Ediciones, S.A. 2.000)

           

        Era una espaciosa villa, propiedad de la ciudad de Roma, donde se alojaban los monarcas de reinos amigos que venían a Roma y a los que se quería agasajar. Era el caso de Cleopatra, para César. La villa constaba de una zona principal, residencia del huésped ilustre, dotada de unas pequeñas termas, biblioteca, cocina, letrinas y una zona de servicio. El peristilo y un ninfeo proporcionaban una zona de esparcimiento dentro de la casa. Un jardín se extendía por la parte posterior.

        Disponía además de habitaciones separadas para los miembros de la escolta y caballerizas. César sabía que Cleopatra gozaba de más comodidades en cualquiera de sus Palacios de Alejandría, pero era lo máximo que podía ofrecerle. Fue suficiente.

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 169. Preparativos para la primera cita en Roma.

.

        Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 168 Llegada de Cleopatra VII a Roma  Egipto Antiguo 168 Llegada de Cleopatra VII a Roma  Egipto Antiguo 168 Llegada de Cleopatra VII a Roma

Egipto Antiguo 168 Llegada de Cleopatra VII a Roma  Egipto Antiguo 168 Llegada de Cleopatra VII a Roma  Egipto Antiguo 168 Llegada de Cleopatra VII a Roma

Egipto Antiguo 168 Llegada de Cleopatra VII a Roma  Egipto Antiguo 168 Llegada de Cleopatra VII a Roma  Egipto Antiguo 168 Llegada de Cleopatra VII a Roma

Egipto Antiguo 168 Llegada de Cleopatra VII a Roma  Egipto Antiguo 168 Llegada de Cleopatra VII a Roma  Egipto Antiguo 168 Llegada de Cleopatra VII a Roma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *