Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 170 Juntos de nuevo

Egipto Antiguo 170 Juntos de nuevo, o de cómo una mujer preve y capta lo que un hombre no sabe definir.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el Lunes 10-2-2.0 14

.

.

.

          En el anterior artículo hemos visto a Cleopatra preparándose para recibir a César en la Villa a la que éste le había invitado.

          Iba ya a ponerse el sol cuando César llegó a la entrada principal de la Villa de Cleopatra. Él no precisaba prepararse, pues era costumbre que las doncellas de Cleopatra lo prepararan, de modo que directamente, con la ropa que había llevado ese día, cuando terminó sus ocupaciones, dejó el Capitolio y bajó a la Villa de su amante. Allá lo pondrían a punto.

.

Banquete funerario del escultor real Nebamón. Museo Británico. Londres.

Nótese el cono perfumado sobre las cabezas de damas y esclavas.

Egipto Antiguo 170 Juntos de nuevo

(Fuente: Historia de la Humanidad, Tomo 4. Antiguo Egipto. Ana María Vázquez. Arlanza Ediciones, S.A. 2.000)

.

        Le recibieron las doncellas, que ya conocían su obligación. Lo condujeron al cuarto de aseo, ubicado en el ala derecha. Allá estaba dispuesto una bañera. Le dejaron solo. César se desnudó y se introdujo en la bañera, llena de agua caliente. Cuado lo hubo hecho, dio dos palmadas y al punto aparecieron tres doncellas, que le ayudaron a bañarse. En el agua del baño había alguna sustancia olorosa, que pasó al cuerpo de César.

        Una vez secado y tumbado en una cama con traviesas de madera y sábanas cubriéndolas, las doncellas le dieron un suave masaje con nuevos ungüentos perfumados. Al finalizar el tratamiento, el cuerpo de César emanaba un agradable perfume. Le echaron una manto blanco de lino, con ricos bordados en oro en los bordes, por encima. Ya estaba preparado para comparecer ante la Reina de Egipto. Eran las costumbres en la corte de los Ptolomeos.

Formas de construir un acueducto

Egipto Antiguo 170 Juntos de nuevo

(Fuente: Historia de la Humanidad, Tomo 11. Roma Imperial. María José Hidalgo et alia. Arlanza Ediciones, S.A. 2.000)

.

        César sólo tuvo que recorrer un largo pasillo para entrar en los aposentos privados de Cleopatra. Sin una llamada de la Reina, mediante la campana de oro, de las tres que colgaban de un trípode a la cabecera de su lecho – trípode que siempre viajaba con ella y se instalaba en cada nueva residencia – nadie entraba en esas habitaciones, que se comunicaban unas con otras. Le abrieron las puertas y César empujó la cortina que le impedía ver a su amada. Ella estaba sentada en su cama, mirando a la puerta. Cuando ella le vio, se levantó y corrió hacia él. Él aceleró el paso y se abrazaron largamente. Al fin, solos y sin testigos …

        – «Cuánto he soñado con este momento …« le susurró ella al oído.

        – «Y yo, amor mío …« respondió él, también quedamente, mientras la besaba y le seguía acariciando la espalda.

.

Acueducto sobre el río Gard, afluente del Ródano, en las Galias

Egipto Antiguo 170 Juntos de nuevo

(Fuente: Historia de la Humanidad, Tomo 11. Roma Imperial. María José Hidalgo et alia. Arlanza Ediciones, S.A. 2.000)

.

        Ella llevaba un vestido de seda verde pálido, con estrechas hombreras y amplio escote. La ropa interior, larga, no dejaba adivinar sus piernas. Su peinado era sencillo, con el pelo recogido y situado sobre la cabeza por medio de unas horquillas de perlas. Un amplio cinturón, con un medallón de cuero repujado en plata, cerraba el vestido en torno a su cintura. En sus brazos llevaba puestos aros, brazaletes y pulseras.

        Las egipcias sentían una especial atracción por todo lo que adornase sus brazos, que, abrazados por múltiples adornos metálicos, brillaban a cada movimiento con destellos de colores variados. Cleopatra no era una excepción, si bien la mayoría de sus brazaletes eran de oro y plata, con perlas o brillantes incrustados. En Egipto, o en la cercana Nubia, había abundante oro, pero escaseaba la plata. Por eso los egipcios valoraban más una joya de plata que una similar de oro.

.

Anillo-amuleto del dios Horus

Egipto Antiguo 170 Juntos de nuevo

(Fuente: Historia de la Humanidad, Tomo 4. Antiguo Egipto. Ana María Vázquez. Arlanza Ediciones, S.A. 2.000)

.

        César se sentía un tanto extraño. Tantos meses de ausencia habían sembrado una especie de niebla entre ellos. Tenía deseos de ella, pero al mismo tiempo notaba como si hubiera una cierta distancia entre ambos. Como si se viera obligado a actuar para hacer lo que ella esperaba de él, pero sin hacerlo de manera espontánea. Eso le desconcertó. Ella debió darse cuenta, porque le preguntó:

        – «¿Te pasa algo, mi vida?«

        – «No, no es nada.« Pero al pronto recapacitó y retomó el hábito de ser absolutamente sincero con ella. Lo habían sido ambos desde el primer día, y no iba a cambiar esa buena costumbre en la primera ocasión que se veían en Roma, tras varios meses de obligada ausencia. «Aunque … realmente, sí. Me siento algo extraño. Como si estuvieras un poco más lejos de lo cerca que te tengo.«

        – «Comprendo, dijo ella, soltándose suavemente del abrazo que les unía. Ven, he mandado preparar un par de copas y algo de comida para celebrar nuestro encuentro.«

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 171. Rompiendo el hielo.

.

        Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 170 Juntos de nuevo  Egipto Antiguo 170 Juntos de nuevo   Egipto Antiguo 170 Juntos de nuevo   Egipto Antiguo 170 Juntos de nuevo

Egipto Antiguo 170 Juntos de nuevo  Egipto Antiguo 170 Juntos de nuevo   Egipto Antiguo 170 Juntos de nuevo   Egipto Antiguo 170 Juntos de nuevo

Egipto Antiguo 170 Juntos de nuevo  Egipto Antiguo 170 Juntos de nuevo   Egipto Antiguo 170 Juntos de nuevo   Egipto Antiguo 170 Juntos de nuevo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *