Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 179 El divorcio con Pompeya

Egipto Antiguo 179 El divorcio con Pompeya,

por una infidelidad «vox populi» tenida para con su marido, Julio César.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el Lunes 3-3-2.014

.

.

.

          En el anterior artículo hemos visto a Cleopatra preparándose para recibir a César en la Villa a la que éste le había invitado.

        El año 61 César regresó a Roma, donde fue felicitado por el Senado por las riquezas que había aportado al erario público su gobierno en la Hispania Ulterior. Era costumbre que un gobernador recaudara para el fisco y también hiciera fortuna personal. En eso debía guardar un cierto equilibrio. Si «afanaba» demasiado, algunos senadores contrarios podías acusarle de corrupción, en cuyo caso habría un juicio.

        Era famoso el juicio que unos senadores pusieron a los hermanos Escipión, vencedor uno de ellos de Aníbal en Zama, a su regreso de Asia Menor. No se llegó a ninguna decisión condenatoria, a pesar de que Escipión el Africano había quemado los libros de cuentas, despechado. Pero César equilibró las cifras y quedaron satisfecho tanto el Senado como él mismo. Más tarde, cincuenta años más tarde, el Emperador Tiberio optaría por mantener a sus gobernadores en las provincias varios años, a fin de que no tuvieran que robar tanto en tan poco tiempo. Un año no daba mucho margen.

.

Matrimonio romano en urna funeraria. Museo de las Termas. Roma

Egipto Antiguo 179 El divorcio con Pompeya

(Fuente: Historia de la Humanidad, Tomo 10. Roma Republicana. J. M. Roldán et alia. Arlanza Ediciones, S.A. 2.000)

.

        Lo que César no sabía, aunque lo sospechaba, era que también Pompeya Sila se había dado «vacaciones de fidelidad» durante el año de ausencia de su esposo, y había mantenido múltiples relaciones con múltiples galanes romanos. Pero de todo ello no quedaba huella alguna a la vuelta de César. Desgraciadamente para ella, hubo un merodeador de lechos ajenos, Publio Clodio, que se enteró, sólo una semana antes del regreso de César, de lo fácil que era tomar Pompeya. Intentó apresuradamente organizar una cita, pero le fallaron los contactos y no fue posible.

  

Lucio Cornelio Sila (138-78)

    Egipto Antiguo 179 El divorcio con Pompeya

(Fuente: Historia de la Humanidad, Tomo 10. Roma Republicana. J. M. Roldán et alia. Arlanza Ediciones, S.A. 2.000)

.

        Desde que fuera elegido Pontífice Máximo, César se había trasladado a vivir a la Regia, situada en el Foro. Y su madre, Aurelia, junto con su tía Julia, consiguieron que la celebración de la Bona Dea, la Buena Diosa, se celebraran en su casa. A dicha celebración, que se celebraba en casa de un magistrado romano el 4 de Diciembre, sólo podían asistir mujeres.

        La celebración era oficiada por la esposa del magistrado, Pompeya, ayudada por las vestales. Y ésta fue la ocasión que aprovechó Publio Clodio, para, vestido de mujer, entrar en la casa de Pompeya con ánimo de yacer con ella una vez terminados los ritos. Pero Aurelia, la madre de Julio César, no estaba ignorante de los manejos de su nuera. Y vigilando, descubrió al galán en el dormitorio de Pompeya. Se armó un escándalo, intervinieron los guardias de las vestales, que siempre las acompañaban cuando salían del Templo de Vesta, y Clodio fue sometido a juicio. César no intervino en el desarrollo del juicio.

         Sea por el ambiente favorable a los varones, sea por los méritos de César, sea por influencias en favor del acusado, el juicio no llegó a condenar a Clodio, ni a Pompeya, por adulterio. Pero el escándalo en Roma fue apoteósico. No era para menos, la esposa del magistrado en cuya casa se celebraba la fiesta de la Bona Dea, diosa de la virginidad, hete aquí que … Los chascarrillos que corrieron por Roma eran de todos los tonos. Ello decidió a César a repudiar a su esposa, una vez que las aguas se hubieron calmado. Y cuando le preguntaron cómo es que la repudiaba, si había sido declarada inocente en el juicio, César respondió con su célebre frase:

.

«La esposa de César no sólo tiene que ser honesta. También ha de parecerlo.«

.

        Las sospechas de César no eran vanas. Cuando Pompeya se vio libre de su compromiso con César, tomó a Publio Clodio como su amante. Un hombre que, con el tiempo, llegó a ser brazo derecho de César, agradecido como seguramente le estaría – siempre pensó César – por haberle dejado libre el camino a Pompeya.

.

Las siete colinas de Roma. El Templo de la Bona Dea estaba en el Aventino

Egipto Antiguo 179 El divorcio con Pompeya

(Fuente: Historia de la Humanidad, Tomo 10. Roma Republicana. J. M. Roldán et alia. Arlanza Ediciones, S.A. 2.000)

.

           Y fue en esa época, al quedar libre de sus lazos con la problemática Pompeya, cuando César conoció a otro de los amores de su vida, a Servilia Cepionis.  Era hermana de Catón y madre de Bruto. En ella César encontró un remedo de su primer esposa, Cornelia. Servilia era con él dulce siempre, apasionada en ocasiones, apacible y entregada en otras, según hubieran sido los acontecimientos recientes.

           Si hubiera sido casadera, César la hubiera tomado como esposa, ahora que estaba libre. Pertenecía a una rica familia patricia y hubiera supuesto un acercamiento a los optimates. Pero había tenido un hijo y eso la eliminaba como esposa a la que dedicar su vida, según las costumbres de la época. Ella lo sabía y se conformó con disfrutar de César en ocasiones, a escondidas. Sus encuentros habían durado nada menos que veinte años. Servilia era el remanso de placer cuando César retornaba a Roma. Y ella siempre estaba disponible para él. Hubo otras muchas amantes ocasionales, temporales, oportunas, pero Servilia era el reposo que César buscaba en sus momentos duros.

.

Roma republicana y las murallas de Servio Tulio

Egipto Antiguo 179 El divorcio con Pompeya

(Fuente: Historia de la Humanidad, Tomo 10. Roma Republicana. J. M. Roldán et alia. Arlanza Ediciones, S.A. 2.000)

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 180. Julio César y la ternura.

.

        Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 179 El divorcio con Pompeya  Egipto Antiguo 179 El divorcio con Pompeya  Egipto Antiguo 179 El divorcio con Pompeya

Egipto Antiguo 179 El divorcio con Pompeya  Egipto Antiguo 179 El divorcio con Pompeya  Egipto Antiguo 179 El divorcio con Pompeya

Egipto Antiguo 179 El divorcio con Pompeya  Egipto Antiguo 179 El divorcio con Pompeya  Egipto Antiguo 179 El divorcio con Pompeya

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *