Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto antiguo 18 y Ptolomeo II Filadelfo 2

«Egipto antiguo 18 y Ptolomeo II Filadelfo 2″ nos desvela cómo nació el acercamiento entre los hermanos y la naturaleza del Egipto ptolemaico.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el miércoles 31-10-2.012

.

.

.

        Año 285.  Egipto antiguo 18 y Ptolomeo II Filadelfo 2

.

        Durante los tres años que su padre vivió no volvió a tratar con él ni un solo asunto de Estado. Para eso estaba solo. Cuando murió su padre, Ptolomeo le organizó unos funerales realmente grandiosos. Él sabía que había un doble motivo para mostrar al mundo su agradecimiento: Que le hubiera nombrado su sucesor y que hubiera pospuesto a su hermano mayor para tal puesto.

        «Es – pensó – como si me hubiera elegido dos veces«.

        Por eso las fiestas en honor al Faraón difunto se prolongaron durante dos semanas por todo Egipto.

.

        Año 282.    Egipto antiguo 18 y Ptolomeo II Filadelfo 2

.

        «Ahora me he quedado solo« recordaba que pensó cuando terminaron las exequias por su padre. Aunque gobernaba en solitario, nadie podía olvidar que unas habitaciones más allá estaba presente el  factotum de todo, el fundador de la dinastía, el gran Ptolomeo. No obstante, Ptolomeo II se dio cuenta de que el prestigio de que gozaba en Egipto, como hijo del difunto Ptolomeo, era muy grande. Decidió no cambiar a sus principales funcionarios. Su padre le había informado del modo de ser de cada uno y le resultaba cómodo no tener que conocer ministros nuevos.

 

Vasijas antiguas egipcias halladas en diversas ciudades. Revista Description de l´Egypte, 1.830.

Egipto antiguo 18 y Ptolomeo II Filadelfo 2

(Fuente: La Cultural de Antiguo Egipto. Trad: Javier Alfonso López. Edimat Libros)

.

        Año 281.   Egipto antiguo 18 y Ptolomeo II Filadelfo 2

.

        Apenas ascendido al trono, varios hechos extraordinarios se sucedieron en sólo unos pocos meses. Felizmente, se dieron en otros reinos, pero tuvieron su repercusión en la vida de Ptolomeo. Al años siguiente de morir su padre, Seleúco se dirigió contra la Tracia de Lisímaco. Ptolomeo no sabía que su hermano, el destituido, militaba ya en las filas de Seleúco y en contra de quien le había dado refugio seis años antes. En la batalla entre ambos ejércitos Lisímaco halló la muerte. Unos meses después Seleúco murió asesinado, precisamente por su hermano, que con este hecho se convirtió en rey de Macedonia.

        Otros pocos meses más y su hermana Arsínoe arribaba al puerto de Alejandría, huyendo de Ptolomeo Keraunios, rey de Macedonia, que había matado a dos de sus hijos. Corrían noticias alarmantes por todo el mundo helenístico de que una feroz invasión de Celtas estaba destrozando Grecia, Macedonia y Asia Menor. De seguir su camino hacia el sur, afectarían pronto a las ciudades jonias, bajo alianza con Egipto. El mundo parecía haberse vuelto loco.

        De todas estas calamidades, la única buena nueva para Ptolomeo, lo recordaba perfectamente, fue el regreso de su hermana Arsínoe. Con ella parece que había entrado un aire nuevo en Palacio. Hablaban de sus tiempos jóvenes, de cuando él no era más que un niño y Arsinoe le descubrió historias y detalles de su vida familiar que él no recordaba en absoluto.

        Pronto Ptolomeo le confió sus preocupaciones de gobierno y encontró en su hermana una consejera experta y una compañera fiel para afrontar las tareas de gobierno. Fue ella la que le dijo que, al igual que hacía su primer marido, Lisímaco, debía sacar ventaja de los problemas que se le estaban presentando al sucesor de Seleúco, Antíoco. Si Ptolomeo no había tenido contestación alguna  a la muerte de su padre, Antíoco la estaba teniendo y múltiple.

        Entonces recordó Ptolomeo una charla en la que su padre le habló de Egipto.

        «Hijole había dichocuando pisé este país por primera vez, en vida de Alejandro, todos nos dimos cuenta de que Egipto era una tierra que vivía atrasada muchos siglos respecto a Macedonia y a Grecia. Aquí el Faraón era un dios. Casi todos los bienes de Egipto eran del Faraón o de los sacerdotes. La simbiosis entre el monarca y el clero era total  El pueblo adoraba a su Faraón y cultivaba las tierras para él.

        La riqueza de Egipto radicaba en su fertilidad, que no dependía del cielo y de las lluvias, sino que llegaba puntualmente con la crecida del río. El pueblo egipcio es un pueblo de esclavos. No hace falta comprar esclavos para que trabajen para ti, el pueblo lo hará para quien sea su rey. Por eso, en el primer reparto que se hizo de las satrapías del Imperio, muerto ya el gran Alejandro, yo indiqué a mis colegas que me conformaba con el pequeño reino de Egipto, donde podría vivir el resto de mis días alejado del barullo imperial. Y lo logré.

        Nunca quieras cambiar el carácter centenario de este pueblo. No des protagonismo a sus nobles, ni a sus sacerdotes, ni a sus campesinos. Mantenlos como son desde hace generaciones. Dales unas migajas y tendrás su corazón. Sin saberlo, viven como nuestros esclavos en Macedonia. Un pueblo así es una bendición para su monarca.«

.

Vista del Nilo, arteria de Egipto

Egipto antiguo 18 y Ptolomeo II Filadelfo 2

(Fuente: La Cultural de Antiguo Egipto. Trad: Javier Alfonso López. Edimat Libros)

.

        En Egipto no podía haber rebeliones contra su Faraón, porque éste era dios. Por eso, Ptolomeo habló con los sacerdotes sobre cómo debería hacerse para elevar a su padre a la categoría de los dioses, tal como los Faraones anteriores. Y se hizo, y ahora su padre recibía culto por parte de un grupo de sacerdotes en todos los nomos del país. Ptolomeo se aseguraría de que su pequeño hijo Ptolomeo, que tenía ahora sólo 5 años, le deificara a su muerte, siguiendo la tradición centenaria.

.

Barco sobre el Nilo. Pintura funeraria. Tebas, año 2.250 AEC.

Egipto antiguo 18 y Ptolomeo II Filadelfo 2

(Fuente: La Cultural de Antiguo Egipto. Trad: Javier Alfonso López. Edimat Libros)

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 19 y Ptolomeo II Filadelfo 3.

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto antiguo 18 y Ptolomeo II Filadelfo 2 Egipto antiguo 18 y Ptolomeo II Filadelfo 2  Egipto antiguo 18 y Ptolomeo II Filadelfo 2 

Egipto antiguo 18 y Ptolomeo II Filadelfo 2 Egipto antiguo 18 y Ptolomeo II Filadelfo 2  Egipto antiguo 18 y Ptolomeo II Filadelfo 2 

Egipto antiguo 18 y Ptolomeo II Filadelfo 2 Egipto antiguo 18 y Ptolomeo II Filadelfo 2  Egipto antiguo 18 y Ptolomeo II Filadelfo 2 

Egipto antiguo 18 y Ptolomeo II Filadelfo 2 Egipto antiguo 18 y Ptolomeo II Filadelfo 2  Egipto antiguo 18 y Ptolomeo II Filadelfo 2 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *