Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto antiguo 19 y Ptolomeo II Filadelfo 3

«Egipto antiguo 19 y Ptolomeo II Filadelfo 3» describe cómo los planes de Arsínoe II le permitieron ocupar el lugar  de Arsínoe I.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el Viernes 2-11-2.012

.

.

.

        Los demás reinos no eran tan fáciles de gobernar como Egipto. Por eso Antíoco tenía problemas en Bitinia, el Ponto, Gedrosia y Aracosia, las satrapías orientales, varias ciudades en Asia Menor se habían rebelado y en la propia Apamea junto al Orontes se había dado una rebelión militar. Era imposible a un solo hombre abarcar tantos frentes. La ocasión de Egipto había llegado.

        Y siguiendo el consejo de su hermana, Ptolomeo envió un ejército, al mando de su mejor general, para tomar la parte meridional de Siria y Fenicia. Semanas después los mensajeros enviados desde Fenicia le informaban de que estaban bajo dominio de Egipto las tierras del litoral por debajo del río Eleútheros. Ptolomeo y Arsínoe se abrazaron alborozados, saltando de alegría. La noticia significaba que Trípoli, Biblos, Beritus, Sidón, Tiro, Ptolemais y Jope eran ya puertos egipcios.

        De inmediato, se despachó una pequeña flota con tropas y, siguiendo acuerdos ya apalabrados previamente, se colocaron guarniciones egipcias en la isla de Samos y en varias ciudades del litoral de Asia Menor, como Halicarnaso, Caunos y Mindos. De esa forma se reforzaba el cinturón de puertos costeros aliados, en la línea de proteger a Egipto de invasiones por mar.

.

Mapa de Fenicia y Cele-Siria. Límite de la conquista egipcia, río Eleútheros, arriba en el mapa

Egipto antiguo 19 y Ptolomeo II Filadelfo 3

(Fuente: ATLAS ANTIQUUS. Twelve Maps of the Acient World. Dr. Henry Kiepert.  Dietrich Reimer. Berlín, 1.890)

.

        Meses más tarde, Antíoco trató de contraatacar, organizando una coalición con el gobernador de la Cirenaica, pero fracasó en su intento y se vio obligado a firmar la paz con Ptolomeo Filadelfo, dejándole en posesión de sus conquistas en Siria.

        Su mente retrocedió a la época inmediatamente anterior a la expedición guerrera contra Siria. Ptolomeo recordó los rumores que empezaron a llegarle sobre supuestas deslealtades de su esposa, Arsínoe, hija de Lisímaco. No les dio importancia. Tras diez años de matrimonio sabía que su esposa era una de las personas más sumisas y devotas de su esposo que había parido madre. Hasta que un día fue su propia hermana la que se sumó a la campaña. Ptolomeo sabía que de una campaña se trataba. Quería saber dónde estaba el origen. No le sorprendió, pero le inquietó.

        Reflexionó durante varias noches. Vio claro dónde quería llegar su hermana. Y el tema no le disgustó: Pretendía ocupar el lugar de la otra Arsínoe. Lo cierto es que él encontraba atractiva a su hermana, de cuerpo y de intelecto. Tras sopesar ventajas de una y otra postura, decidió lo que vio más conveniente a sus intereses. Era el momento de poner sus condiciones. Su hermana las aceptó todas. No tenía una postura de fuerza.

        Tuvieran o no descendencia, su heredero sería su hijo Ptolomeo. No quería hacer pasar a su hijo por lo que había pasado su hermano Keraunios. Él delegaría en ella todas los aspectos de gobierno con el exterior, embajadores y relaciones con las ciudades aliadas. Ella le propondría los tratados a establecer y a quién declarar la guerra, con el plan para ganarla. Él se dedicaría a los temas internos del reino, que eran para los que se sentía mejor preparado. Quedó acordado que su esposa, a la que repudiaría, se iría a vivir a la ciudad que ella eligiera del Alto Egipto y que nadie le haría daño hasta que le llegara su hora. Ella eligió Coptos, a media altura del Alto Egipto.

.

Brazalete de oro con la diosa Mut alada. Tesoro de la pirámide de Meroe

Egipto antiguo 19 y Ptolomeo II Filadelfo 3

(Fuente: La Cultural de Antiguo Egipto. Trad: Javier Alfonso López. Edimat Libros)

.

        Con su esposa Arsínoe I Ptolomeo tuvo una conversación que fluctuó entre la tirantez, el llanto y la resignación por parte de Arsínoe. En el platillo de la balanza Ptolomeo colocó al hijo de ambos, el pequeño Ptolomeo. Su padre, Ptolomeo I, había desterrado a su esposa y a su hijo. Él no quería hacer lo mismo. Pero ella debía cooperar. Él la tendría al corriente, mes a mes, del estado de salud y de los progresos del hijo. Ella se limitaría a recibir los correos, nunca los respondería. Al cabo de los años, él, para premiar el buen trato que las autoridades y vecinos de Coptos estaban dando a su ex-esposa, mandó construir un Templo, el principal, en Coptos. Pero no lo visitó.

        En total, llegó a construir siete Templos, amén de alguna ampliación a capillas ya existentes. Era la compensación por la aceptación sacerdotal de todas sus peticiones. Su padre le enseñó cómo tratar a la casta sacerdotal egipcia. Él hablaba siempre de peticiones, pero los sacerdotes sabían que eran órdenes. Siglos más tarde el joven Octavio, tras su victoria en Actium y muertos todos los conspiradores contra César, emplearía la misma táctica con el Senado romano. Y también con éxito.

.

Daga egipcia con la empuñadura de oro

Egipto antiguo 19 y Ptolomeo II Filadelfo 3

(Fuente: La Cultural de Antiguo Egipto. Trad: Javier Alfonso López. Edimat Libros)

.

        Año 280.  Egipto antiguo 19 y Ptolomeo II Filadelfo 3

.

        Meses después de repudiar a su esposa, se casó por el rito egipcio con su hermana. Los sacerdotes celebraron que el soberano del país aceptara las costumbres ancestrales de Egipto. Ésta sería una baza más en favor del Faraón. Hubo festejos y entrega de grano gratis para todos los habitantes egipcios de Alejandría.

        Ptolomeo, liberado de sus obligaciones diplomáticas, que estaban en buenas manos, pudo dedicarse a los temas que tenían que ver con la vida interior del país. Siguiendo la política de su padre y en colaboración con su Primer Ministro Apollonio, mejoró los métodos de selección de semillas, organización del trabajos del campo y recogida de las cosechas. El objetivo era doble: Mejorar el rendimiento de la tierra de cara al pueblo y recolectar más grano e impuestos para sus arcas, siempre ávidas. La contabilidad privada del Faraón se computaba en años de adelanto, y Ptolomeo subió el listón establecido por su padre. Dirán de él los historiadores posteriores que fue el monarca más rico y poderoso de la dinastía ptolemaica.

        Si cuando su padre subió al trono Egipto no estaba aprovechado el país en su totalidad, y quedaba aún tierra libre por cultivar, con la creación de ciudades y su población con inmigrantes griegos, macedonio y judíos, la situación estaba llegando a un límite. Por ello, su hijo inició una política de recuperación de terrenos al mar y a los lagos cercanos a zonas habitadas y favoreció, asimismo, sistemas de irrigación para llevar el agua del Nilo a cotas superiores,  a parcelas que no daban cosechas.

.

Método de riego en Egipto, el shaduf

Egipto antiguo 19 y Ptolomeo II Filadelfo 3

(Fuente: La Cultural de Antiguo Egipto. Trad: Javier Alfonso López. Edimat Libros)

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 20 y Ptolomeo II Filadelfo 4.

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto antiguo 19 y Ptolomeo II Filadelfo  3    Egipto antiguo 19 y Ptolomeo II Filadelfo  3    Egipto antiguo 19 y Ptolomeo II Filadelfo  3  

Egipto antiguo 19 y Ptolomeo II Filadelfo  3    Egipto antiguo 19 y Ptolomeo II Filadelfo  3    Egipto antiguo 19 y Ptolomeo II Filadelfo  3

Egipto antiguo 19 y Ptolomeo II Filadelfo  3    Egipto antiguo 19 y Ptolomeo II Filadelfo  3    Egipto antiguo 19 y Ptolomeo II Filadelfo  3

Egipto antiguo 19 y Ptolomeo II Filadelfo  3    Egipto antiguo 19 y Ptolomeo II Filadelfo  3    Egipto antiguo 19 y Ptolomeo II Filadelfo  3

Egipto antiguo 19 y Ptolomeo II Filadelfo  3    Egipto antiguo 19 y Ptolomeo II Filadelfo  3    Egipto antiguo 19 y Ptolomeo II Filadelfo  3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *