Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 196 Julio César y el egoísmo del Senado

Egipto Antiguo 196 Julio César y el egoísmo del Senado, o pensamientos bienintencionados de Julio César que le costarán la muerte.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el Viernes 11-4-2.014

.

.

.

          En el anterior artículo hemos visto el desenlace de la batalla de Farsalia, en la que la cuarta línea establecida por César flanquea a las Legiones de Pompeyo y éste, sabiéndose derrotado, decide retirarse a su campamento, tomar sus cosas y huir. 

        Los recuerdos de César volvieron al presente. Era grato recordar el pasado triunfante, los buenos ratos pasados junto a sus amantes, las derrotas infringidas a sus enemigos, pero la realidad estaba ahí, en el Foro, en un Senado implacable, ahora menos implacable que antaño, antes de la depuración. Aunque no debería emplear tal palabra. Lo que él había hecho no había sido una depuración, sino que lo había ampliado y completado. Sus oficiales le sugirieron en más de una ocasión que, ahora que Roma era suya, tras la fuga de Pompeyo y del Senado más retrógrado a Macedonia, nombrara él un Senado nuevo. Pero César nunca pensó en tal cosa. Y tuvo que ordenar a sus oficiales que no citaran, hablando con él, la palabra Senado o incurrirían en su ira. A lo que ellos obedecieron al punto. Él no quería actuar igual que hiciera Sila, un dictador que se le antojaba odioso.

        Él renovaría la República sin deshacerla. Sólo hacía falta tener visión de Estado y no estar involucrado en la defensa de privilegios personales. Ése era el problema de los senadores. Dirigían un Imperio de hecho, pero estaban más preocupados por sus villas en la Campania, o en la Lucania, por la cantidad de esclavos necesario y el precio de éstos, por el clima y sus cosechas, que por el buen funcionamiento del resto de provincias que formaban también parte de la República. Y eso los inhabilitaba para ser ecuánimes y atender debidamente a Roma.

.

Genealogía de la dinastía Julio-Claudia

Egipto Antiguo 196 Julio César y el egoísmo del Senado

(Fuente: Storia d´Italia. Antonio Bonardi. G.B.Paravía & C. Torino, Milano, Rolma et alia. Quizás 1.920)

.

        Ya había tomado numerosas medidas para resolver los problemas creados por la ceguera del Senado en el pasado. Pero no podía fiarse plenamente de sus hombres. Cuando marchó a las Galias había dejado en Roma a Clodio, el amante de su segunda esposa, ahora ya ex-esposa, como Tribuno de la plebe, con poder en la Ciudad para proteger sus intereses. Pero Clodio se había excedido en el rigor con que persiguió a senadores y patricios, había aplicado demasiada mano dura, y éstos habían acabado por matarle. Contrataron guardias personales, para defenderse de los secuaces de Clodio, y uno de ellos, el optimate Milón, ordenó a sus guardaespaldas que lo eliminaran en cuanto vieran la ocasión oportuna.

.

Gran fuente romana de plata. Tesoro de Mildenhall, Suffolk, Inglaterra. Siglo V

Egipto Antiguo 196 Julio César y el egoísmo del Senado

(Fuente: Los 70 grandes inventos del mundo antiguo. Brian M. Fagan. Blume Editorial. 2.005)

.

        Y ésta se dio un día en plena Vía Apia, sobre cuyas losas Clodio cayó, con varias puñaladas en el pecho, para no levantarse más. César era de la opinión de que la violencia era para el campo de batalla, para ser empleada contra los pueblos enemigos, pero no para ejercerla dentro de Roma. La violencia genera violencia. Y uno no puede protegerse de la violencia que otros quieran ejercer sobre uno. Había que ganarse a Roma por la vía de la convicción, de los aciertos. Ésos que nadie puede negar. 

.

Fresco en una villa romana de Pompeya

Egipto Antiguo 196 Julio César y el egoísmo del Senado

(Fuente: Los 70 grandes inventos del mundo antiguo. Brian M. Fagan. Blume Editorial. 2.005)

  

        Y él había tenido muchos. Claro que siempre había actuado en favor de los estratos populares, los menos favorecidos. No por conmiseración, sino porque eran los más y no podían seguir estando sometidos a la ambición de los menos, los optimates y patricios. Porque de seguir en la situación presente y de agravarse ésta, como no podía menos de suceder, se daría la temida revolución social y la instauración de la anarquía. Y gobernar exige aplicar la inteligencia para evitar tal extremo. Y eso era lo que él se había propuesto.

        Además de que había medidas que era necesario tomar por cuestión de compromisos adquiridos. Cuando el Senado negó la repartición de tierras a los veteranos de Pompeyo en su guerra contra Mitrídates y contra los piratas, se estaba actuando con ceguera política. El acuerdo que habían logrado entre Pompeyo, Craso y él, había sido incluso mal visto, no sólo por el Senado, sino por parte de la población de Roma.

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 197 y sus ideas sensatas y locas.

.

        Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 196 Julio César y el egoísmo del Senado  Egipto Antiguo 196 Julio César y el egoísmo del Senado  Egipto Antiguo 196 Julio César y el egoísmo del Senado

Egipto Antiguo 196 Julio César y el egoísmo del Senado  Egipto Antiguo 196 Julio César y el egoísmo del Senado  Egipto Antiguo 196 Julio César y el egoísmo del Senado

Egipto Antiguo 196 Julio César y el egoísmo del Senado  Egipto Antiguo 196 Julio César y el egoísmo del Senado  Egipto Antiguo 196 Julio César y el egoísmo del Senado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *