Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 202 Julio César monedas Imperios y Egipto

Egipto Antiguo 202 Julio César Monedas Imperios y Egipto, o elucubraciones de Julio César sobre cómo transformar la República romana en el Imperio que ya era.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el Viernes 25-4-2.014

.

.

.

          En el anterior artículo hemos visto a Julio César recordar cómo resolvió el problema existente en Roma por el endeudamiento de gran parte de sus habitantes, así como otras mejoras que llevaban el sello de César en favor de las clases populares.

        Cesar graduaba las nuevas disposiciones con cautela, pero también con decisión. Tenía in mente que el Senado aprobara una disposición por la que se concediera al Imperator, a él, el sentarse de forma permanente en la silla dorada de la Curia. Era el privilegio del dictador, título que era excepcional y temporal. Ahora pasaría a ser algo habitual en el Imperator.

       También había pensado que se emitieran monedas con su efigie. Cuando acuñaba monedas en las campañas de las Galias, puso un elefante como imagen principal. Era un símbolo. Los galos debía habituarse a que alguien externo, como lo era el elefante, desconocido y muy fuerte, paseara por las Galias como por territorio propio. No se atrevió a acuñar su imagen. Pero más tarde decidió que era llegado el momento en que la sociedad romana se acostumbrar a ver en las monedas que manejaba diariamente la efigie de su Imperator. Se lo había ganado, el Imperator. Además, ¿qué otra manera más barata había de hacer propaganda del principal personaje de Roma?

   

Moneda romana republicana, con la imagen de Julio César

Egipto Antiguo 202 Julio César monedas Imperios y Egipto

(Fuente: ROMA 2.007. Catálogo virtual de monedas romanas)

.

            No se trataba de que le dieran culto, como ya algunos senadores comenzaban a esparcir por Roma, sino que el pueblo se identificara con su jefe supremo. Él no necesitaba que le alabaran, suficientemente se alababa él a sí mismo en su fuero interno. Estaba haciendo algo que nadie había hecho antes, adecuar Roma a su importancia.

            Hubo otra potencia que podía y debía haber adecuado sus instituciones a las nuevas circunstancias y no lo hizo. Fue la Grecia de Pericles. La Grecia anterior a Pericles derrotó al Imperio Persa en dos ocasiones. En Maratón, venciendo al ejército enviado por Darío, y al propio Jerjes, en Salamina, y a su ejército en Platea. Pericles debía haberse dado cuenta de que la Hélade unida podía hacerse con el Imperio Persa. Pero en vez de eso se dedicó a hacer de matrona, a embellecer la cocina de su casa. Y eso le hizo perder la oportunidad.

            Otro detalle que César había captado es que los Imperios y las naciones tienen su oportunidad. Si no la aprovechan y la dejan pasar, la ocasión no se repite. Viene otro monarca, llega otro país y agarra la oportunidad por los pelos. En la vieja Grecia, llegó Filipo II de Macedonia, el rey de un país casi bárbaro, y con su ingenio se dio cuenta del potencial militar de Tebas. Y lo aplicó en su tierra. No él, pero sí su hijo, Alejandro, al que él aleccionó, hizo lo que ni Pericles, ni sus contemporáneos vieron, la posibilidad de conquistar un Imperio en declive, el Imperio Persa.

.

Acueducto romano sobre el río Gard. Francia

Egipto Antiguo 202 Julio César monedas Imperios y Egipto

(Fuente: Los 70 grandes inventos del mundo antiguo. Brian M. Fagan. Blume Editorial. 2.005)

.

            El fallo de Alejandro fue que tanto se dedicó a ampliar sus conquistas, que no se ocupó de algo que un fundador debe ocuparse, de crear una estirpe, un linaje. Se ocupó de las mujeres demasiado tarde. Y murió demasiado pronto. Su padre, Filipo, en cambio, se ocupó de procrear a su tiempo, y de una mujer valerosa aunque difícil, Olimpia, hija del rey del Épiro, tuvo a Alejandro. César no había caído en el fallo de Alejandro. Fue, incluso, más prolífico que Filipo. Toda su vida se ocupó de sus mujeres. No sólo de las legales, de las propias, sino de las … opcionales, de las conquistas, de sus amantes. Nunca tuvo menos de tres en acción. Aunque en estos momentos sólo tenía una, pero de gran calidad, una Reina.

            La reina de Egipto, el país que debía completar a Roma. La ventaja que Egipto le llevaba a Roma, y lo que hacía de Egipto una presa tan valiosa para Roma, era que Roma era de muchos, mientras que Egipto sólo era de la dinastía Ptolomea, la dinastía de Cleopatra. Bien es verdad que había habido un segundo poder, el sacerdocio de Amón. Pero el padre de Cleopatra ya se había ocupado de disminuir el poder de los sacerdotes de Egipto, aunque, eso sí, sustituyéndolo por el poder de Roma. Le pareció que un poder lejano, Roma, era menos temible y peligroso que un poder inmediato, el de los sacerdotes de Amón.

.

Termas de Caracalla. Roma

Egipto Antiguo 202 Julio César monedas Imperios y Egipto

(Fuente: Los 70 grandes inventos del mundo antiguo. Brian M. Fagan. Blume Editorial. 2.005)

.

            Ahora él tenía que actuar con mucho tacto para que Roma no perdiera la gran baza que suponía Egipto, con todas las riquezas acumuladas durante dos siglos de dinastía Ptolomea, e impedir que pasara con Egipto lo que había pasado con el resto de conquistas en Roma, que la mayor parte había ido a poder de los ambiciosos senadores, siempre atentos a ver qué beneficios se podía sacar del esfuerzo de sus militares.

            Egipto debía quedar como una parcela aparte, como un reino intocable. Ya se lo había indicado a su sobrino Octaviano, su posible sucesor. No permitiría que nadie que no fuera él, tomara decisiones sobre Egipto. Egipto era como viajar en el tiempo a la época de Alejandro. Todas las riquezas que Alejandro conquistó estaban aún en Egipto. Nadie había podido sacar bienes y llevárselos a su tierra. Y así debía seguir siendo. Hubo alguna conquista, temporal y parcial, por parte de los Seleúcidas, pero los monarcas Ptolomeos supieron resguardar bien sus tesoros donde ni los sacerdotes sabían que estaban.

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 203. Leyes de Julio César sobre Derecho romano.

.

        Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 202 Julio César monedas Imperios y Egipto  Egipto Antiguo 202 Julio César monedas Imperios y Egipto

Egipto Antiguo 202 Julio César monedas Imperios y Egipto  Egipto Antiguo 202 Julio César monedas Imperios y Egipto

Egipto Antiguo 202 Julio César monedas Imperios y Egipto  Egipto Antiguo 202 Julio César monedas Imperios y Egipto

Egipto Antiguo 202 Julio César monedas Imperios y Egipto  Egipto Antiguo 202 Julio César monedas Imperios y Egipto

Egipto Antiguo 202 Julio César monedas Imperios y Egipto  Egipto Antiguo 202 Julio César monedas Imperios y Egipto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *