Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 205 De Templos y Basílicas

Egipto Antiguo 205 De Templos y Basílicas, su uso primero, antiguo, y su empleo después de Constantino.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el Viernes 2-5-2.014

.

.

.

          En el anterior artículo hemos visto a Julio César rememorar la construcción del Foro que llevaría su nombre. Era un primer paso por embellecer la capital de la República, de Roma. Nadie había hecho nada antes en ese aspecto.

            Haciendo un paréntesis en la narración, parémonos un instante en los tamaños de los Templos, griegos y romanos, y en los de sus Basílicas y Termas. En la segunda figura del artículo anterior hemos podido apreciar, quizás no con demasiada precisión, que los Templos romanos eran pequeños, comparados con el tamaño de nuestros Templos modernos. Eso es porque se ha dado un cambio radical en la Ideología moderna en comparación con la Ideología antigua. Cambio que es bueno conocer.

            Antes del siglo IV existieron varias civilizaciones en Occidente: La minoica, la micénica, la cicládica, el Helenismo, la etrusca y la romana serían las más conocidas, las más amplias, geográficamente hablando. De todas ellas hemos tratado ya aquí. En alguna, como la minoica, no se construían Templos a los dioses y fuerzas de la Naturaleza, sino que se honraba a tales fuerzas divinas en los lugares naturales en que se manifestaban, como en cuevas, cerros, bosques o arroyos.

            Allá iba el devoto a buscar la comunión con su dios, y a presentarle sus peticiones y obsequios impetratorios. Pero las demás civilizaciones entendieron que «tirarse al monte» para honrar a su dios era incómodo, y que los dioses apreciarían recibir visitas más frecuentes de sus devotos. Y trajeron el «lugar sagrado» a la urbe, construyendo Templos a los dioses dentro de las ciudades.

.

Foros de César, de Augusto y de Nerva, con sus respectivos Templos

Egipto Antiguo 205 De Templos y Basílicas

(Fuente: ROMA. Arte y Arquitectura. KÖNEMANN. 2.005)

.

            Tales Templos tenían lo estrictamente necesario para honrar al dios: Cuatro paredes, con una puerta, rodeadas de columnas, y todo ello encerrado en un recinto por un muro, y, dentro del Templo, una gran estatua del dios a honrar. Delante de la puerta, fuera ya del Templo, había un ara, o altar, donde el sacerdote dedicado al culto al dios ofrecía los dones que el penitente, o devoto, pagaba. Se adosó una habitación trasera donde se guardaban las vestimentas de los sacerdotes, los varios dones a ofrecer, los útiles para pegar fuego a las ofrendas y cosas por el estilo. A tal habitación se entraba por detrás, por una puerta pequeña «ad hoc«, no desde el sagrado recinto dedicado al dios.

            A los Templos no entraba el vulgo, la plebe, el pueblo llano. ¡Faltaría más! Sólo el sacerdote consagrado al dios podía hacer acto de presencia en el interior del Templo. Sólo él era digno de tratar con el dios, o su imagen. Por eso el Templo era pequeño, con cabida para dos, el dios y el sacerdote. Lo podremos ver con más claridad en la imagen siguiente, donde se aprecian los tamaños discretos de varios Templos en la Roma clásica. Además de los Templos de los Foros, a la izquierda de la imagen se aprecian tres o cuatro Templos más.

.

Reconstrucción de los Foros de César, de Augusto y de Nerva, y otrosTemplos

Egipto Antiguo 205 De Templos y Basílicas

(Fuente: ROMA ANTIGUA. Anna María Liberati y Fabio Bourbon. Ediciones Folio, S.A. 2.005)

.

            Para otra cosa eran las Basílicas, como la Basílica Emilia, que figura en primer plano de la imagen anterior, oblicua, delante del Foro de Nerva. Las Basílicas eran oficinas administrativas, lugares donde se impartía Justicia, equivalentes a los modernos Palacios de Justicia, o Audiencias, y equivalentes a las oficinas del Ayuntamiento o lugares de negocios. No tenían destinos religiosos, sino civiles. Las Basílicas constaban de tres naves, la central de más altura, con grandes ventanas en los laterales, por los que entraba la luz. Tenía una longitud de 102 metros y una decoración muy lujosa. Debe su nombre a la familia Emilia, que contribuyó a varias de las restauraciones que sufrió. Fue destruida por un incendio en el siglo V.

.

Reconstrucción de la fachada de la Basílica Emilia

Egipto Antiguo 205 De Templos y Basílicas

(Fuente: ROMA. Arte y Arquitectura. KÖNEMANN. 2.005)

.

        Otra Basílica famosa de Roma es la Basílica de Majecio. Fue iniciada por este Emperador entre los años 306 y 310. Pero el año 312 Majencio fue vencido y muerto por Constantino, y éste la terminó, por lo que también se la llama Basílica de Constantino. La superficie de la Basílica era de 6.500 metros cuadrados. La nave central tenía 80 metros de largo, 25 metros de anchura y 35 metros de altura.

        Fue a partir de Constantino que las Basílicas pasaron a tener una función religiosa. Los nuevo Templos cristianos se construyeron en forma de Basílica y se llamaron Basílicas. En tiempos antiguos los fieles iban a los Templos en días señalados, en procesión, y se reunían en la explanada, frente al Templo, como sucedía en Atenas. Pero no se exigía que los fieles entraran en el Templo. No cabían. Fue a partir de Constantino y su promoción del Cristianismo cuando se construyeron enormes Templos, al estilo de las antiguas Basílicas civiles, para que todos los fieles cupieran en ellos y fuera adoctrinados periódicamente, una vez por semana, por los sacerdotes de la nueva religión.

  

Reconstrucción de la Basílica de Majencio, Roma

Egipto Antiguo 205 De Templos y Basílicas

(Fuente: ROMA. Arte y Arquitectura. KÖNEMANN. 2.005)

.

            De las ocho columnas corintias sobre las que descansaba la bóveda, sólo una se conserva. Tenían 14´5 metros de altura. En 1.613 el papa reinante, Paulo V, mandó trasladarla a la plaza que se creó delante de una iglesia, Santa María Mayor. Después de Roma, pasan los siglos, llegan los bárbaros y ante la falta de autoridad todo el mundo expolia y saca materiales para construir su casita. Y esto es lo que hoy queda de la Basílica de Majencio.

          

La Basílica de Majencio hoy

Egipto Antiguo 205 De Templos y Basílicas

(Fuente: ROMA. Arte y Arquitectura. KÖNEMANN. 2.005)

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 206. Vamos a las Termas.

.

     …   Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 205 De Templos y Basílicas  Egipto Antiguo 205 De Templos y Basílicas  Egipto Antiguo 205 De Templos y Basílicas

Egipto Antiguo 205 De Templos y Basílicas  Egipto Antiguo 205 De Templos y Basílicas  Egipto Antiguo 205 De Templos y Basílicas

Egipto Antiguo 205 De Templos y Basílicas  Egipto Antiguo 205 De Templos y Basílicas  Egipto Antiguo 205 De Templos y Basílicas

Egipto Antiguo 205 De Templos y Basílicas  Egipto Antiguo 205 De Templos y Basílicas  Egipto Antiguo 205 De Templos y Basílicas

Egipto Antiguo 205 De Templos y Basílicas  Egipto Antiguo 205 De Templos y Basílicas  Egipto Antiguo 205 De Templos y Basílicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *