Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto antiguo 22 y Ptolomeo II Filadelfo 6

“Egipto antiguo 22 y Ptolomeo II Filadelfo 6″ explica los últimos años de la vida del monarca ptolemaico, con sus luces y sombras.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el Lunes 26-11-2.012

.

.

.

        Han pasado veinte años desde la última vez que Ptolomeo II Filadelfo evocaba su vira pasada. Corre el trigésimo tercer año de su ascenso al trono, para nosotros el año 249 antes del cambio de era. Ptolomeo II cuenta 58 años. Su hijo, el único hijo que tuvo, habido de su primera esposa, Arsínoe I, la hija de Lisímaco, con quien su padre mantuvo muy buenas relaciones, hasta que murió a manos del monarca fundador de la dinastía Seleúcida, Seleúco I, compañero de armas de su padre.

        Recordó cómo él se casó joven, apenas cumplidos los 24 años, con Arsínoe, como su padre había dispuesto. Y al año escaso ésta le había dado un varón, al que, de acuerdo con su padre, llamó también Ptolomeo. Ptolomeo II recordó el plan que pasó por su mente al poco de ser padre: Por un lado no deseaba tener más hijos. No quería darle un hermano menor a su primogénito, recordando las dificultades nacidas entre su hermano de padre, Ptolomeo Keraunios, y él mismo.

.

Ptolomeo II Filadelfo, busto en bronce. Museo Arqueológico Nacional. Nápoles

(Fuente: Diccionario Básico Espasa. QUINCE. Tomo 14. Espasa-Calpe, SA. 1.985) 

.

        Cierto que compartían sólo padre, pero la tensión habida entre ellos le marcó profundamente y no quería que su hijo tuviera que pasar por similares tensiones. A fin de cuentas, pensaba Ptolomeo, él siempre había vivido en Alejandría, muy lejos de los campos de batalla. Si se tiene un buen ejército de mercenarios – muchos de los cuales están ya asentados en tierras egipcias – también hay entre ellos generales deseosos de ganar renombre y un posible nombramiento como nomarca de algún nomo rico, como para encomendarles el mando del ejército para atacar o defenderse de un reino vecino.

        Él ya se encargaría de que su hijo no tuviera problemas antes de acceder al trono y le enseñaría todo lo que debía saber para controlar a sus súbditos, manejar a sus soldados y aprovechar las ocasiones con los reinos vecinos, como aprendió de su padre. Con un solo hijo varón, era suficiente. Pero ese hijo podía sufrir una enfermedad, tener un accidente cazando, o ahogarse en el Nilo, aunque todos sus hijos sabían nadar perfectamente … Decidió que tendría otro hijo, y cuando nació le llamó Lisímaco, en honor a su suegro.

        Después de tener dos hijos varones, le nació una hija con Arsínoe, su primera esposa, a la que llamó Berenice y la Historia conocería como Berenice Sira, o también Berenice Fernófero. La había destinado a fortalecer sus relaciones con el Imperio Seleúcida en un momento en que sus fuerzas conocían con más frecuencia la derrota que la victoria.

.

Egipto helenístico

Egipto antiguo 22 y Ptolomeo II Filadelfo 6

(Fuente: AKAL. Historia del Mundo Antiguo, fascículo 31. 1.989)

.

        Recordó la época en que Egipto estaba apoyando a Cremónides, líder de Atenas, que junto con Esparta se había alzado contra el rey de Macedonia, Antígono Gónatas. Eran los años 267 – 261. Pero el apoyo que prestó Egipto no fue suficiente para impedir que Macedonia derrotara a sus enemigos. A los atenienses, sitiando y tomando Atenas. A los espartanos, ante las murallas de Corinto, dominada por Macedonia. Y es que Ptolomeo II no veía claro que debiera destinar muchos medios a una guerra que se libraba tan lejos de sus fronteras e intereses. Apoyó con dinero para sobornos y para pagar mercenarios. No envió tropas, pero sí naves, con su tripulación. Luego se arrepentiría.

        Esa guerra contra Macedonia terminó de forma desastrosa en la batalla naval de Cos, que tuvo lugar en el verano del año 262. En ella, la naves de Antígono Gónatas – hijo de Demetrio Poliorcetes, un gran marino – derrotaron, pusieron en fuga o hundieron la mayor parte de la flota egipcia. Este duro revés hizo perder a Egipto su predominio naval indiscutido en el Egeo. Pero Ptolomeo sabía que nunca había que darse por vencido y que los dioses se muestran veleidosos, unas veces favorecen a unos, y otras, a otros. Había que saber esperar.

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 23 y Ptolomeo II Filadelfo 7.

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto antiguo 22 y Ptolomeo II Filadelfo 6  Egipto antiguo 22 y Ptolomeo II Filadelfo 6  Egipto antiguo 22 y Ptolomeo II Filadelfo 6  Egipto antiguo 22 y Ptolomeo II Filadelfo 6

Egipto antiguo 22 y Ptolomeo II Filadelfo 6  Egipto antiguo 22 y Ptolomeo II Filadelfo 6  Egipto antiguo 22 y Ptolomeo II Filadelfo 6  Egipto antiguo 22 y Ptolomeo II Filadelfo 6

Egipto antiguo 22 y Ptolomeo II Filadelfo 6  Egipto antiguo 22 y Ptolomeo II Filadelfo 6  Egipto antiguo 22 y Ptolomeo II Filadelfo 6  Egipto antiguo 22 y Ptolomeo II Filadelfo 6

Egipto antiguo 22 y Ptolomeo II Filadelfo 6  Egipto antiguo 22 y Ptolomeo II Filadelfo 6  Egipto antiguo 22 y Ptolomeo II Filadelfo 6  Egipto antiguo 22 y Ptolomeo II Filadelfo 6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *