Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto antiguo 26 y Ptolomeo III Evergetes 2

La gran hazaña del monarca ptolemaico en “Egipto antiguo 26 y Ptolomeo III Evergetes 2″

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el miércoles 9-1-2.013

.

.

.

     El día pasado vimos cómo Ptolomeo III partió para auxiliar a su hermana, Berenice Sira, casada con Antíoco  II, recién fallecido, y se adentró con sus ejércitos en tierras seleúcidas, pero llegó tarde y su hermana, junto con su hijo, habían caído ya víctimas de la inquina y del amor maternal combinados de la primera esposa de Antíoco II, Laódice. Puestos ya a conquistar, Ptolomeo III se dedicó a emular al que fuera jefe de su abuelo, Ptolomeo I, Alejandro el Grande, y se llegó hasta la Bactria. Reproducimos el mapa del día pasado para que el lector normal recuerde dónde andaba la Bactria, satrapía persa un poco a trasmano. Hay que decir que Ptolomeo III, recién subido al trono, inició su periplo como Ptolomeo III, pero a su vuelta pasó a ser apodado Evergetes, que significa en griego Benefactor. Hemos de ver por qué.

.

Zonas del mundo helenístico donde guerreó Ptolomeo III Evergetes

Egipto antiguo 26 y Ptolomeo III Evergetes 2

(Fuente: Historia de la Humanidad, tomo 9. Grecia Helenística. Rebeca Rubio et alia. Arlanza Ediciones, 2.000)

.

        Y no sólo la Bactria y cuantas al paso están, más hubiera conquistado el enfurecido Ptolomeo de no haberle llegado noticias de que en Egipto algo pasaba, y no bueno. Se lee en unas fuentes que se trataba de una mala cosecha, consecuencia de una crecida irregular del Nilo, y la hambruna originada. Según otras, era un complot palaciego, y no tenía nada que ver con el Nilo y la agricultura.

        En cualquier caso, era algo que podía causarle problemas domésticos. Decidido a volver sobre sus pasos, dio orden de saquear el Imperio Seleúcida, del que se llevó la enorme cifra de 40.000 talentos de plata y 2.500 estandartes, insignias y efigies de los dioses egipcios, que habían sido fruto del botín que un rey persa anterior, Cambises, hijo de Ciro el Grande, en el 525 AEC., es decir, casi 300 años antes, se había llevado de Egipto. Este botín, las imágenes de los dioses egipcios, rescatados de la pérfida Persia, fue lo que le valió el apodo de Evergetes, [de eu = buen y ergon = acto], o Benefactor.

        Aunque dejó guarniciones en las regiones conquistadas, estas conquistas no fueron duraderas, ya que Seleúco II, al que apodarían Calínico sus súbditos, reaccionó prontamente y, cuando Ptolomeo volvió grupas hacia su reino, fue tomando poco a poco las partes más alejadas, conquistadas por el egipcio. Esto es lo que se llama la “Tercera Guerra Siria, que volvió a enfrentar a los dos reinos principales en que quedó dividido el Imperio de Alejandro. De modo que puede decirse que la disposición de Ptolomeo II con Berenice Sira, que iba a asegurar la paz entre los dos reinos vecinos fue de hecho el comienzo de una nueva guerra.

        Una lápida descubierta en Adulis dice así:

.

        El rey Ptolomeo III el Grande, hijo del rey Ptolomeo y de la reina Arsínoe, dioses hermano y hermana, hijos del rey Ptolomeo y de la reina Berenice, dioses Salvadores, descendientes por parte de padre de Hércules, hijo de Zeus, y por parte de madre de Diónisos, hijo de Zeus, tras recibir de su padre el reino de Egipto, Libia, Siria, Fenicia, Chipre, Licia, Caria y las islas Cícladas, marchó contra Asia con tropa de infantería y caballería, una flota, elefantes de la tierra de los trogloditas y de Etiopía, a los que su padre y él mismo fueron los primeros en cazar en esos lugares y en equiparlos para la guerra.

Tras asegurarse el dominio de los territorios más occidentales del Eúfrates y Cilicia, Panfilia, Jonia, el Helesponto, Tracia y de todas las fuerzas de esos lugares y de los elefantes indios y tras reducir a la obediencia a todos los gobernantes de esas provincias, cruzó el río Eúfrates y tras haber subyugado a Mesopotamia, Babilonia, Susiana, Pérside, Media y todo el resto de territorio hasta Bactria y, tras haber buscado todos los objetos sagrados que habían sido sacados de Egipto por los persas y haberlos devuelto al país junto con el resto del tesoro de la provincia, envió sus fuerzas con la misión de construir canales …  *       (el resto de la inscripción se ha perdido.)

        * posiblemente, alusión a la retirada de tropas para sanear los canales del Nilo, allá en Egipto.

.

        Y ya que hablamos del Nilo, veamos una ilustración moderna que puede darnos una idea de cómo era la vida en el Egipto profundo en tiempo de los Ptolomeos. El libro, de Stephen Biesty, editado lujosamente por RBA, es sumamente didáctico. Fue editado en 2.005. Su gran formato – 25 x 35 cm. – no permite ofrecer ambas páginas; si no se empequeñecen. Disculpe el lector la doble imagen. La primera, para darse una idea del conjunto. A continuación, cada media imagen, legible.

.

Egipto, un don del Nilo

Egipto antiguo 26 y Ptolomeo III Evergetes 2

(Fuente: EGIPTO, visto por dentro. Stephen Biesty. RBA Libros, S.A., 2.005)

.

Egipto, un don del Nilo. Parte izquierda

Egipto antiguo 26 y Ptolomeo III Evergetes 2

(Fuente: EGIPTO, visto por dentro. Stephen Biesty. RBA Libros, S.A., 2.005)

.

Egipto, un don del Nilo. Parte derecha

Egipto antiguo 26 y Ptolomeo III Evergetes 2

(Fuente: EGIPTO, visto por dentro. Stephen Biesty. RBA Libros, S.A., 2.005)

.

        Aprovechando que estaba en guerra y su dominio del Egeo con la flota, en los años siguientes realizó campañas en Asia Menor, conquistando Tracia. Se volvió luego hacia el Sur, y penetró en Etiopía. Seleúco II Calínico, cansado también de guerrear, terminó pidiendo la paz, que se firmó el año 241 AEC. Con ello se puso fin a la “Tercera Guerra Siria“.        

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 27 y Ptolomeo III Evergetes 3.

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto antiguo 26 y Ptolomeo III Evergetes 2  Egipto antiguo 26 y Ptolomeo III Evergetes 2  Egipto antiguo 26 y Ptolomeo III Evergetes 2

Egipto antiguo 26 y Ptolomeo III Evergetes 2  Egipto antiguo 26 y Ptolomeo III Evergetes 2  Egipto antiguo 26 y Ptolomeo III Evergetes 2

Egipto antiguo 26 y Ptolomeo III Evergetes 2  Egipto antiguo 26 y Ptolomeo III Evergetes 2  Egipto antiguo 26 y Ptolomeo III Evergetes 2

Egipto antiguo 26 y Ptolomeo III Evergetes 2  Egipto antiguo 26 y Ptolomeo III Evergetes 2  Egipto antiguo 26 y Ptolomeo III Evergetes 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *