Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto antiguo 29 y Ptolomeo III Evergetes 5

«Egipto antiguo 29 y Ptolomeo III Evergetes 5″  es la culminación de esta monarca, que supuso la cima de Egipto dentro de la dinastía. Tras él, la lenta decadencia.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el 16-1-2.013

.

.

.

        Ptolomeo III prosiguió la política de buenas relaciones con el clero egipcio, dando lo menos posible a cambio del apoyo de los sacerdotes al culto a las difuntas reinas, Arsinoe II, la segunda esposa y hermana de su padre, y Berenice II, su propia esposa, que le precedió en unos meses como candidata a la deidad, muriéndose.

        Inició la construcción de una gran Templo, el de Edfu, del que ya hemos tratado con amplitud aquí. No tenía la grandiosidad de Luxor o Karnak, pero era todo un señor Templo. Veamos su pilono de entrada.

.

Pilono de entrada al Templo al dios Horus, en Edfu

(Fuente: Arquitectura EGIPCIA. Manuales Parramón de Arte)

.

        Ptolomeo III Evergetes comenzó la construcción del Templo de Edfu a mitad de su reinado, el año 237 AEC. El Templo se terminó de construir 180 años más tarde, el año 56 AEC.

        Además de la construcción del Templo ya citado, añadió capillas, altares y estatuas a otros Templos a lo largo de Egipto.

        Prosiguió las obras de desecación de la zona de pantanos de Al Fayyum, que su abuelo había comenzado, a fin de aumentar la superficie cultivable del país, de donde le llegarían nuevos impuestos. En época ptolemaica, que duraría casi hasta el cambio de era, se formaron diversos cementerios en Al Fayyum y modernamente se han recuperado tumbas con féretros de gentes del pueblo, con unos retratos de los difuntos ciertamente notables. Veremos un par de ejemplos acto seguido.

.

Retrato funerario en la tapa de una sarcófago en Al-Fayyum, de tiempos ptolemaicos

Egipto antiguo 29 y Ptolomeo III Evergetes 5

(Fuente: Historia de la Humanidad, tomo 9. Rebeca Rubio y varios. Arlanza Ediciones, 2.000)

.

        Igual que ahora, en la Antigüedad se daban terremotos. Hubo uno en Rodas, antiguo aliado de egipcio. Los efectos eran superiores a los actuales, ya que las estructuras de las construcciones eran mucho más precarias. Ptolomeo III envió auxilio material a Rodas, para ayudar a los habitantes de la isla a superar los efectos del terremoto.

        En la línea de proteger la Cultura y de cualificar la población de su capital, concedió la ciudadanía alejandrina a muchos judíos que habían venido a vivir la Ciudad y permitió el culto de la religión judía, financiando en parte la construcción de la sinagoga. Se inició la creación de un barrio judío en la misma.

        Potenció la construcción naval, de modo que Egipto volvió a ser una potencia de primer orden en el Egeo. Todo lo anterior contribuyó a elevar la economía del reino, que alcanzó el cénit en su época. Tras él llegó al decadencia, como hemos de ver pronto.

        Al final de su reinado, la escasez de plata del Tesoro egipcio le obligó a rebajar la proporción de plata de las acuñación de moneda. Ello era un preludio de lo que iba a pasar en breve.

        Después de 25 años de reinado, cuando contaba 61– los mismos que reinara su padre – falleció. Se cree que fue envenenado, aun cuando no se sabe con certeza. Lo que ocurrió al principio del reinado siguiente, que conoceremos en detalle el día próximo, da pie tal vez a esta presunción por parte de algunos historiadores. 

.

Retrato funerario en la tapa de una sarcófago en Al-Fayyum

Egipto antiguo 29 y Ptolomeo III Evergetes 5

(Fuente: Historia de la Humanidad, tomo 9. Rebeca Rubio y varios. Arlanza Ediciones, 2.000)

.

        Ya lo hemos dicho, pero Ptolomeo III tuvo de Berenice II de Cirene 7 hijos, tres hembras y cuatro varones. Éstos últimos fueron Ptolomeo IV, que le sucedió, Lisímaco D, Alejandro A y Magas C. Hemos de ver que su sucesor no estuvo a la altura de la dinastía. Cabe preguntarse en la razón por la que su padre, Ptolomeo III, le nombró sucesor, como dice la Historia, conociéndole como debía conocerle y sabiendo de su carácter, débil para ser un monarca absoluto como en aquellos tiempos.

        Su abuelo, Ptolomeo I, había postergado a su primogénito, Ptolomeo Keraunios, en favor de su segundo hijo, que le sucedió, el padre de Ptolomeo III . Esto tenía que ser conocido por Ptolomeo III. A la vista de los hechos que van a suceder a la muerte de Ptolomeo III Evergetes, nos plantearemos algunas dudas sobre su sucesor.

        Y como estamos en Egipto, veamos una ilustración moderna que puede darnos una idea de cómo era la vida en el Egipto profundo en tiempo de los Ptolomeos. Hemos hablado del comercio, que los Ptolomeos promovieron, viendo en ello un sumando más de sus necesarias recaudaciones para mantener sus gastos como potencia de primer rango. La agricultura era otra de sus fuentes de ingresos, posiblemente la principal. El Nilo era el canal principal de distribución de productos comerciales. Y al Sur del Nilo la isla de Elefantina era el punto navegable más cercano a las regiones africanas, con las que se comerciaba intensamente. Como de costumbre, ofrecemos la imagen partida en dos, dado el tamaño de la misma.

.

El comercio en Egipto por el Nilo. Parte izquierda

Egipto antiguo 29 y Ptolomeo III Evergetes 5

(Fuente: EGIPTO, visto por dentro. Stephen Biesty. RBA Libros, S.A., 2.005)

.

El comercio en Egipto por el Nilo. Parte derecha

Egipto antiguo 29 y Ptolomeo III Evergetes 5

(Fuente: EGIPTO, visto por dentro. Stephen Biesty. RBA Libros, S.A. 2.005)

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 30 y Ptolomeo IV Filopator 1

.

Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto antiguo 29 y Ptolomeo III Evergetes 5  Egipto antiguo 29 y Ptolomeo III Evergetes 5  Egipto antiguo 29 y Ptolomeo III Evergetes 5

Egipto antiguo 29 y Ptolomeo III Evergetes 5  Egipto antiguo 29 y Ptolomeo III Evergetes 5  Egipto antiguo 29 y Ptolomeo III Evergetes 5

Egipto antiguo 29 y Ptolomeo III Evergetes 5  Egipto antiguo 29 y Ptolomeo III Evergetes 5  Egipto antiguo 29 y Ptolomeo III Evergetes 5

Egipto antiguo 29 y Ptolomeo III Evergetes 5  Egipto antiguo 29 y Ptolomeo III Evergetes 5  Egipto antiguo 29 y Ptolomeo III Evergetes 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *