Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto antiguo 32 y Ptolomeo IV Filopator 3

Egipto antiguo 32 y Ptolomeo IV Filopator 3. Campesinos inquietos

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el miércoles 23-1-2.013

.

.

.

        * Ptolomeo IV Filopator  (222-204 a.C).

        En el anterior artículo hemos visto cómo, por méritos ajenos, Ptolomeo IV Filopátor ganó a Antíoco III Megas la batalla de Rafia. Con ello puso fin al intento de invasión de Antíoco y se ganó la paz con su vecino del Este para el resto de su vida. Pero si las cosas le iban a ir bien a Ptolomeo IV en el exterior, haber contravenido la consigna de Ptolomeo I de no depender de los egipcios para defender a Egipto le iba a pasar factura.

        En efecto, la brillante actuación de la infantería egipcia posibilitó el triunfo sobre sus adversarios y ello subió la autoestima (que se dice hoy, entonces aún no se hablaba de ello, pero existía) del campesinado egipcio. Ya no se vio más a sí mismo como un sujeto de tributaciones al Faraón, sino también como un ciudadano de un reino al que había contribuido a salvar. Por ello, con ciertos derechos.

        Siguiendo la táctica ptolemaica ancestral, Ptolomeo IV se negó  a hacer cambios, concediendo más derechos a los aborígenes. El resultado fueron revueltas del campesinado, una de las fuentes principales de impuestos para el Tesoro y de bienestar para los egipcios. Esta revuelta tomó forma de rebelión en el Alto Egipto, en la región desde Tebas hasta el límite Sur de Egipto, el Egipto mas alejado de Alejandría, capital de los Ptolomeos, hasta llegarse a la independencia. Ello será tema del artículo siguiente.

.

Mapa del Antiguo Egipto, con la Tebaida

Egipto antiguo 32 y Ptolomeo IV Filopator 3

(Fuente: ATLAS ANTIQUUS. Dr. Henry Kiepert. 3ª edición, Berlín, 1.890. Dietrich Reimer)

.

        Ptolomeo IV respondió a las revueltas del campesinado reprimiéndolas por la fuerza. Con ello acalló las voces de momento, pero la rebelión no cesó. Para colmo, los sacerdotes, que se habían visto privados de casi todos sus privilegios de tiempos pasados, comenzaron a hacer fuerza para recuperarlos, aprovechando por primera vez la debilidad del Faraón, junto con derechos para los egipcios mejor asentados. Al cabo de un tiempo de forcejeo y diálogos, Ptolomeo IV tuvo que ceder y comenzar a nombrar a egipcios como dignatarios con cierto poder.

        Rafia había hecho brotar la conciencia nacional de los egipcios, y durante todo el siglo II, que empieza en el año 200 AEC., los egipcios estarán a la defensiva. Los decretos relativos a los sacerdotes dictados por Ptolomeo IV después de Rafia y por su hijo Ptolomeo V (la famosa piedra Rossetta) tienen un fuerte tinte pro-egipcio y dan a los reyes los títulos de un Faraón nativo. Si Ptolomeo IV tuvo que sufrir la incomodidad de las rebeliones campesinas, su hijo y sus descendientes lo van a tener aún peor. Pero de eso trataremos en un futuro próximo.

.

Octodracma de Ptolomeo IV

Egipto antiguo 32 y Ptolomeo IV Filopator 3

(Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Ptolomeo_IV )

.

        Tras Rafia, la clase guerrera egipcia, llamada los machimoi, (los combatientes, en griego) volvió a revivir. Fueron convertidos en clerucos (colonos, cultivadores en una colonia, en griego), con pequeños lotes de tierra. Ello hizo que los clerucos griegos pasaran a llamarse catoeci (los asentados, en griego), para distinguirse. Más tarde, los catoeci pasaron a significar clerucos de cultura griega. Por último cleruco y catoeci perdieron su significado racial y sólo significaban hombres que mantenían un lote mayor o menor de tierra.

        No sólo se dio avance del mundo egipcio relativo al título de clase. Hasta Rafia, griegos y egipcios vivían en dos mundos distintos. Después del año 200 comenzó la mezcla de sangre, casándose unos con otros, al menos en cierta proporción. Asimismo, los nombres dejaron de ser un criterio para distinción de raza, ya que algunos nativos progresaron en la escala social y comenzaron a tomar nombres griegos. Del mismo modo, algunos griegos se hundieron y vinieron a menos. Llegaron a verse nombres egipcios y griegos en el seno de una misma familia. Algunas familias griegas se mantuvieron sin mezclarse con los egipcios, pero una nueva raza se fue formando, intermedia entre los griegos y los egipcios y se convirtió en heleno el hombre que tenía algo de cultura griega.

        La lengua griega nativa del siglo tercero fue poco a poco siendo reemplazada por el griego deformado de los nativos. Algunos griegos aprendieron egipcio. Los griegos egipcianizados adoptaron la religión nativa y las costumbres, como el ser embalsamados después de muertos. Mucho más tarde, no en la época que estamos analizando ahora, estamos en los alrededores del año 200, sino 100 o más años después, comenzó a darse entre los griegos el matrimonio entre hermano y hermana. Se volvió tan frecuente que los romanos tuvieron que llegar a prohibirlo. Incluso aquellos que habían pasado por el gimnasio hacía ofrendas a los dioses egipcios. La literatura popular empezó a profetizar la caída de la odiada Alejandría.

        Lo que los Ptolomeos habían traído a Egipto no fue el espíritu griego, sino sólo las formas externas. Hacia el siglo I Egipto había ido absorbiendo los elementos extranjeros y Augusto, para salvar lo que en sus días quedaba de Helenismo, tuvo que volver a los tiempos de Ptolomeo I , reforzar el elemento griego, promocionar el gimnasio y romper de nuevo el poder que los sacerdotes habían recuperado con Ptolomeo V y sus sucesores.

        De modo que Rafia marcó un hito. No sólo fue el rechazo de una invasión foránea, sino mucho más. Fue el inicio de una nueva conciencia, y ello se tradujo en la transformación de una serie de facetas en la vida del país que Ptolomeo IV jamás intuyó. Era demasiado superficial y perezoso para ello. Lo había intuido, y muy bien, el Ptolomeo fundador. Pero su tercer vástago no cumplía los requisitos y se vio en una situación en la que no pudo hacerle caso. Pero la Historia es eso, cambio e improvisación. Se construye con los aciertos de los menos y los fallos de los más.

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 33 y Ptolomeo IV Filopator 4.

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto antiguo 32 y Ptolomeo IV Filopator 3  Egipto antiguo 32 y Ptolomeo IV Filopator 3  Egipto antiguo 32 y Ptolomeo IV Filopator 3

Egipto antiguo 32 y Ptolomeo IV Filopator 3  Egipto antiguo 32 y Ptolomeo IV Filopator 3  Egipto antiguo 32 y Ptolomeo IV Filopator 3

Egipto antiguo 32 y Ptolomeo IV Filopator 3  Egipto antiguo 32 y Ptolomeo IV Filopator 3  Egipto antiguo 32 y Ptolomeo IV Filopator 3

Egipto antiguo 32 y Ptolomeo IV Filopator 3  Egipto antiguo 32 y Ptolomeo IV Filopator 3  Egipto antiguo 32 y Ptolomeo IV Filopator 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *