Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 40 y Ptolomeo VI Filometor 2

Egipto Antiguo 40 y Ptolomeo VI Filométor 2, donde los dos hermanos se pelean.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el miércoles 13-2-2.013

.

.

.

          Ptolomeo VI Filométor (187-180-145) Egipto Antiguo 40 y Ptolomeo VI Filométor 2

.

          En el anterior artículo hemos visto cómo la camarilla palaciega ha empujado al joven Ptolomeo VI Filometor a hacer la guerra al Imperio Seleúcida, con nulo éxito, pues Antíoco III Megas es ahora quien amenaza la independencia de Egipto. La campaña siria se dio con el buen tiempo, y en invierno Antíoco y su hueste se habían vuelto a su Siria natal. En ausencia del sirio, los dos hermanos se pusieron de acuerdo para reconocerse mutuamente y gobernar conjuntamente, como antes. A Antíoco, que se enteró de esto, no le gustó el acuerdo fraterno y decidió que volvería a Egipto, a ajustarle las cuentas al sobrino. Pero debía esperar a la primavera, al buen tiempo.

        Así pues, al año siguiente, el 168, Antíoco volvió con sus tropas. Los dos hermanos se habían refugiado en Alejandría. Y Antíoco IV, sin resistencia, se presentó ante las murallas que rodeaban Alejandría, poniendo sitio a la ciudad con sus torres de asalto, arietes, catapultas y onagros  dispuestos. Una vez más tuvo que ser Roma, aliada de Egipto, la que les sacara las castañas del fuego a los dos hermanos. Y el encargado por Roma de ordenar la retirada del sirio fue un emisario, Popilio Lenas. Popilio llevaba escrito un rescripto del Senado de Roma por el que se ordenaba a Antíoco IV, antiguo huésped de los romanos, retirarse de inmediato de Egipto.

.

Murallas de Alejandría

Egipto Antiguo 40 y Ptolomeo VI Filometor 2

(Fuente: Historia de la Humanidad. Tomo 9. Grecia Helenística. Rebeca Rubio et alia. Arlanza Ediciones, 2.000)

.

        Aquí viene esa escena tan conocida por todo amante de la Historia, la escena de la playa. El emisario romano, con dos ayudantes, se va a hablar con el poderoso monarca Seleúcida, rodeado de sus generales y de sus tropas, y le entrega el escrito del Senado de Roma. El rey pide tiempo para consultarlo con sus generales y el embajador romano traza un círculo en la arena a su alrededor, según unos con su espada, según otros con una ramita de olivo; tanto da. Y le dice que piense todo lo que quiera, pero sin salirse del círculo.

        Para entender la clave de la escena hay que recordar que Antíoco había pasado 14 años de su juventud en Roma. Sabía del poder de Roma. Y el  emisario Popilio sabía que Antíoco sabía. Eso le permitió ser, no ya osado, sino incluso impertinente. El órdago a pares le salió bien al Popilio. Antíoco se quedó pensando unos minutos y decidió, con buen criterio, que más le valía conformarse con la herencia de su padre. Egipto no compensaba un enfrentamiento con Roma. Así que tendió la mano al Popilio de los oeufs, aceptando el mandato romano. 

        Hacia Octubre del 163 Ptolomeo VI Filométor, el Faraón original, fue expulsado de Alejandría por su hermano, que manipuló a los principales de la ciudad en contra de su hermano. Éste se fue a Roma, con su mujer, Cleopatra. Y pidió al Senado justicia. Los senadores romanos no podían desear otra cosa mejor, que todo un monarca sometiera a su arbitrio sus trifulcas domésticas. Decidieron hacer dos partes con Egipto: La mayor para el hermano mayor, y la otra, para el segundo, el Fiscón. Éste gobernaría la Cirenaica,  mientras que Ptolomeo VI Filométor reinaría en Egipto y en Chipre.

        Ahora le tocaba el turno a Ptolomeo Fiscón acudir a Roma para pedir más pedazo de la tarta, por ejemplo, la isla de Chipre. La razón es que Chipre tenía abundantes bosques, de los que el continente carecía, y la madera era vital en la época, para hacer naves de guerra y comerciales. Tuvo que repetir el viaje en otra ocasión, pero finalmente él Senado decidió que estaría bien que Chipre la gobernara el segundón. Con ello, como harán más tarde con otro monarca aliado, Eumenes II de Pérgamo, Roma trataba de ver hasta dónde llegaba su autoridad. Filométor, diplomático él, dejó pasar el tiempo sin negarse a devolver Chipre a su hermano, pero sin devolvérsela tampoco.

.

Tetradracma con la efigie de Ptolomeo VI

Egipto Antiguo 40 y Ptolomeo VI Filometor 2

(Fuente: Encyclopaedia Británnica. 1.980)

.

        Ptolomeo Fiscón se cansó de esperar que su hermano cumpliera lo acordado por Roma y organizó la invasión de Chipre por su cuenta. Pero su hermano se opuso y lo derrotó. Corría el año 154. Sin embargo, Ptolomeo Filométor imitó a su ya difunto tío, Antíoco IV Epífanes, le perdonó la vida a su hermano y lo instauró de nuevo en la Cirenaica, encareciéndole que no volviera a desmandarse. Pare asegurarse de ello, le garantizó suministro de cereal egipcio a cambio de su compostura. Con estas medidas, de todo un estadista, Ptolomeo VI se ganó el prestigio de sus contemporáneos.

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 41 y Ptolomeo VI Filometor 3.

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 40 y Ptolomeo VI Filometor 2  Egipto Antiguo 40 y Ptolomeo VI Filometor 2  Egipto Antiguo 40 y Ptolomeo VI Filometor 2 

Egipto Antiguo 40 y Ptolomeo VI Filometor 2  Egipto Antiguo 40 y Ptolomeo VI Filometor 2  Egipto Antiguo 40 y Ptolomeo VI Filometor 2

Egipto Antiguo 40 y Ptolomeo VI Filometor 2  Egipto Antiguo 40 y Ptolomeo VI Filometor 2  Egipto Antiguo 40 y Ptolomeo VI Filometor 2 

Egipto Antiguo 40 y Ptolomeo VI Filometor 2  Egipto Antiguo 40 y Ptolomeo VI Filometor 2  Egipto Antiguo 40 y Ptolomeo VI Filometor 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *