Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 55 Berenice III y Ptolomeo XI 3

“Egipto Antiguo 55 Berenice III y Ptolomeo XI 3” demuestra que no se puede hacer cualquier cosa, ni aun siendo Faraón consorte.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el miércoles 20-3-2.013

.

.

.

        En el artículo anterior vimos en qué paró el envío de los dos hermanos herederos a la plaza fuerte de Cos. Tras un cautiverio suave en Asia Menor, ambos pasan a Roma

.

Un sirviente del palacio del Faraón ofrenda comida a los dioses

Egipto Antiguo 55 Berenice III y Ptolomeo XI 3

(Fuente: La Cultura del Antiguo Egipto. EDIMAT Libros)

.

        En efecto, el futuro Ptolomeo XI cambia su lujosa residencia en el Ponto por un cómodo asilo en Roma. Pero Roma es la capital del mundo y Ptolomeo ha calculado que más le vale ser amigo de Roma que protegido de Mitrídates, opuesto a Roma. Está allí hasta el año 80.

        Ese año muere su tío, Ptolomeo IX. Reina su hija, Berenice III, en solitario, a la espera de varón. Es el momento previsto por Sila, el nuevo dictador de Roma. Sila no lo piensa dos veces, le ordena a Ptolomeo que vaya a Egipto y que se case con la que había sido esposa de su padre, por tanto su madrastra, y a la vez su prima, Berenice III. La decisión se fraguó en Roma y ni el pueblo egipcio, ni el sacerdocio, ni Berenice III fueron informados. Roma operaba así. Lo que se decidía en Roma ordenaba el mundo mediterráneo.

.

Árbol genealógico de los Ptolomeos y Seleúcidas finales

Egipto Antiguo 55 Berenice III y Ptolomeo XI 3

(Fuente: http://www.homar.org/genealog/i_aorp/orp28.asp )

.

       Berenice III comprendió que no podía negarse a lo que había decidido Roma y aceptó la boda con su primo. Pero después de la boda, cuando su nuevo marido quiso intervenir en asuntos de Estado le dejó claro que era ella la que tomaba las decisiones. Él podía dedicarse a vivir bien, lo que había hecho desde que naciera.

       No debiera haberlo hecho, no de forma tan directa. Porque su marido, que era de armas tomar también, se las arregló para lograr que ella tomara un veneno que la dejó incapaz de tomar decisión de ningún tipo. Murió a las pocas horas.

        La noticia se corrió por la Ciudad. El recién llegado de Roma, el hijo del mal monarca que había sido Ptolomeo X, había asesinado a la Reina Berenice. Eso era más de lo que el pueblo alejandrino podía aceptar sin protestar de manera activa. Y la protesta fue asaltar el Palacio del Faraón, superar a su escasa  guardia personal, y acuchillarlo. Luego, una vez muerto, lo descuartizaron. Era el castigo que merecían los traidores. Había sido Faraón durante 19 días, lo que tardó en envenenar a su prima, esposa y madrastra.

.

Description de l´Egypte, revista francesa de 1.809-1.830. Nótense los soldados franceses

Egipto Antiguo 55 Berenice III y Ptolomeo XI 3

(Fuente: La Cultura del Antiguo Egipto. EDIMAT Libros)

.

        Como estamos tratando de aprender de la Historia, vamos a huir aquí de esa narración edulcorada, simplona, amoldada a nuestras mentalidades, que se nos ofrece de la historia en las películas de Hollywood y vamos a referir algunos detalles … que pueden parecer escabrosos, pero que eran el pan nuestro de cada día en tiempos remotos, y no tan remotos. Porque todo lo que llevamos visto en estos dos últimos artículos podría parece que pudiera muy bien darse en tiempos modernos, salvo el detalle de que los monarcas manden a sus hijos a una isla remota y bien fortificada cuando entran en guerra con el vecino de al lado.

        Hay un aspecto que en la Antigüedad era cotidiano, la cercanía con la muerte. El hecho de ver muertos, o ajusticiados, casi cada día, al salir por las puertas de la ciudad, o al pasar por otra. Y la crueldad con la que se daba la muerte como castigo. Sólo vamos a referirnos a la muerte por descuartizamiento, el castigo al peor crimen que podía cometerse, la alta traición.

        Hemos visto que un Faraón lo ordenó para su propio hijo, por haberse éste quedado con su madre, que se le oponía. Hemos visto también cómo el pueblo de Alejandría condenó y practico el descuartizamiento con el valido que tenía un Farón recién depuesto, por haberse hecho odioso al pueblo. Y acabamos de ver que el pueblo alejandrino subió el listón de sus competencias descuartizando nada menos que a su propio Faráon consorte. Claro que en dos últimos casos, el descuartizamiento, piadosamente, se produjo una vez que el sujeto había muerto.

        Bien hecho, el descuartizamiento se producía con el condenado en vida. Y era ese brutal modo de quitarle la vida lo que lo reunía con sus antepasados. Y es conveniente que tengamos conciencia de la dureza de la vida en la Antigüedad. Aunque sólo sea para no quejarnos cuando se nos va la luz, o cuando no llega puntual el autobús a la parada un día de frío.

.

 

Enlace con el próximo día:  Egipto antiguo 56 Berenice III y Ptolomeo XI 4.

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 55 Berenice III y Ptolomeo XI 3  Egipto Antiguo 55 Berenice III y Ptolomeo XI 3  Egipto Antiguo 55 Berenice III y Ptolomeo XI 3

Egipto Antiguo 55 Berenice III y Ptolomeo XI 3  Egipto Antiguo 55 Berenice III y Ptolomeo XI 3  Egipto Antiguo 55 Berenice III y Ptolomeo XI 3

Egipto Antiguo 55 Berenice III y Ptolomeo XI 3  Egipto Antiguo 55 Berenice III y Ptolomeo XI 3  Egipto Antiguo 55 Berenice III y Ptolomeo XI 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *