Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 70 Golpe de Estado

Egipto Antiguo 70 Golpe de Estado, que triunfa, por inexistencia de resistencia.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el miércoles 24-4-2.013

.

.

.

        En el artículo anterior hemos visto la ayuda enviada por Cleopatra a Pompeyo en Macedonia. Mientras tanto, en Alejandría Potino, Teodoto y Aquilas se conjuraban para deshacer el tándem que Cleopatra formaba con su hermano, y hacer que gobernara en solitario el joven Faraón, en beneficio de ellos mismos.

        Hay que reconocer que la unión entre los hermanos no era demasiado intensa. Cleopatra no hacía ningún caso a su hermano. No se lo ganó. Ptolomeo iba a lo suyo y no se preocupaba de las labores de gobierno, ni las ansiaba. No obstante, cuando le azuzaron los miembros de la terna capitolina – Potino, Teodoto y Aquilas – sí que les siguió el juego y aspiró al cetro exclusivo.

        Pero quien sí se dio cuenta del entramado montado en torno a su hermano fue la hermana menor, Arsínoe. Y comprendió, a pesar de sus pocos años, contaba sólo 12, que si la hermana mayor era desplazada del puesto que ocupaba, éste podía ser suyo. Y, ni corta, ni perezosa, se unión a la trama, alegando algo que justificara y enmascarara su ambición, que no estaba de acuerdo con la política favorable a los romanos que mantenía su hermana.

.

Portada de la publicación francesa Description de l´Egypte (1.809-1.830)

Egipto Antiguo 70 Golpe de Estado

(Fuente: La Cultura del Antiguo Egipto. Rebecca Kingsley et alia. Quantum Books Ltd. EDIMAT LIBROS)

.

        Los hechos se sucedieron con rapidez. Corrían los primeros días de Abril del año 48 AEC. Aquilas advirtió a los otros cinco generales, situados en nomos suficientemente distantes como para ignorar lo que realmente pasaba en la Capital, que el descontento popular en Alejandría era extremo y que no sería extraño que reventase por algún lado. Dio instrucciones a sus soldados de que por “deseo casi tácito” del Faraón iban a tener que cumplir una misión vital para el reino. Que serían recompensados generosamente por ello. Que sólo debían esperar su orden, de acuerdo siempre con el Faraón.

        Y un buen día, la atardecer, embarcó en tres naves en el puerto Kibotos, para cruzando la pasarela central, previamente levantada, del Heptastadium, desembarcó en la isla de Antifaros y entró, con sus más de cincuenta soldados fuertemente armados, en el Palacio donde sabía que estaba Cleopatra con unos pocos guardias de su escolta personal.

        La guardia personal del Faraón era un puro formulismo. Desde hacía varias generaciones la guardia personal no había impedido nada. Era incapaz de controlar a la población de Alejandría furiosa. Y no era necesaria para otras circunstancias. El pueblo egipcio adoraba a sus Faraones. Y los Faraones no se mezclaban con el pueblo, al que sólo veían de lejos en las ceremonias religiosas, una o dos veces al año. Pero era la costumbre. Sus componentes intentaron una defensa tardía, pero ya estaban rodeados y copados por la hueste, mucho más numerosa, de guerreros fieles a Aquilas. Ni siquiera hubo heridos.

Plano de Alejandría, con el palacio edificado sobre la isla

Egipto Antiguo 70 Golpe de Estado

(Fuente: Atlas Ilustrado del Antiguo Egipto. Mª Cristina Guidotti y Valeria Cortese. Ediciones Susaeta. 2.002)

.

        Cleopatra oyó el tumulto y salió, extrañada, de sus aposentos, situados al fondo del Palacio, rodeada de sus doncellas. Se encontró con una fuerza extraña a Palacio, al mando de la cual iba el general Aquilas, que la miraba de forma extraña. Hubo un silencio pesado. Nadie se movía. Entonces, el general le tendió un rollo que le había pasado su segundo oficial. En el documento, al pie del cual reconoció la firma torpe de su hermano, que quedaba arrestada en sus aposentos. Su guardia personal debía ser licenciada de inmediato. Sería sustituida por las tropas del general Aquilas. Tenía dos días para decidir a qué lugar marcharía en un barco egipcio y escoltada por naves egipcias. Sólo podía llevarse su ajuar y recuerdos que estuvieran en su Palacio. Tenía prohibido desembarcar en la Ciudad. Si no tomaba la decisión de dónde ir, él la tomaría por ella. Firmaba Ptolomeo XIII, Faraón de Egipto.

        Realmente, el escrito era obra de Potino. Él había definido cuidadosamente las condiciones. El texto lo había redactado Teodoto, mucho más culto que el eunuco. Teodoto había suavizado las expresiones, que en boca de Potino eran duras, casi hirientes. Tal y como quedaron redactadas podían ser sometidas a una Reina en cautividad. Al ver que su hermano no aparecía ni el primer día, ni el segundo, Cleopatra adivinó que no luchaba con él, sino con Aquilas y quienes estaban detrás. Ellos se habían apoderado de la voluntad de su hermano. No obstante, reprochó internamente a su hermano por haberse dejado ganar por los extraños, sin decir ni una palabra a su hermana. Eso difícilmente lo olvidaría.

.

Ojo de Horus, amuleto en loza. Museo Británico

Egipto Antiguo 70 Golpe de Estado

(Fuente: La Cultura del Antiguo Egipto. Rebecca Kingsley et alia. Quantum Books Ltd. EDIMAT LIBROS)

 

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 71. El destierro.

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 70 Golpe de Estado  Egipto Antiguo 70 Golpe de Estado  Egipto Antiguo 70 Golpe de Estado  Egipto Antiguo 70 Golpe de Estado

Egipto Antiguo 70 Golpe de Estado  Egipto Antiguo 70 Golpe de Estado  Egipto Antiguo 70 Golpe de Estado  Egipto Antiguo 70 Golpe de Estado

Egipto Antiguo 70 Golpe de Estado  Egipto Antiguo 70 Golpe de Estado  Egipto Antiguo 70 Golpe de Estado  Egipto Antiguo 70 Golpe de Estado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *