Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

El botín en tiempos de paz Mundo helenístico 35

El botín en tiempos de paz Mundo helenístico 35

.

© Copyrigth Fernando Conde Torrens, el viernes 28-1-2.011

.

        Nos queda por ver el botín al por menor. Hemos revisado las ocasiones en que se planteaba un gran botín, botín que se obtenía en una ocasión, la guerra, la invasión del territorio enemigo. Esta ocasión única podía resolverse favorablemente al invasor, o desfavorablemente.

        Pero había otro modo de obtener botín, poco a poco, sin grandes riesgos, sin que el general en jefe arriesgase su pellejo: En las provincias, en el día a día. Las pequeñas acciones que suponían la toma de una aldea no va a figurar en ningún escrito, no va a ser mentado por ningún historiador. Pero su acumulación y los frutos del gobierno que un pretor que lleva a Roma tras su mandato y deposita en las arcas del Senado, sí.

    He encontrado un estudio en la Red en formato pdf en cuya página 150 se dan cifras de los botines que los generales romanos (llamados también procónsules o pretores) declaraban en Roma con ocasión de su triunfo e ingresaban en las reservas de Roma. El resumen de una pequeña parte del magnífico estudio es el que sigue:  

.

Resumen de los botines obtenidos en la Hispania Citerior

General Año AEC. Botín kgs. plata Botín kgs. oro
Marco Catón, cónsul 195 8.000 500
Marco Fulvio Nobilior 193 4.000 40
L. Manlio, cónsul 188 5.500 44
L. Quinctio Crispino 184 4.000
Terencio Varrón 182 3.000 26
Quinto Fabio Flacco, pretor 180 57.000 10
Tiberio Sempronio Graco 178 13.000

(Fuente: La citada en el enlace, demasiado largo.)

 

        Como resumen del botín obtenido en los 22 años que van del año 196 al 175 se calcula en dicho estudio en 75.000 kg. de plata y 2.200 kg. de oro el botín sacado de al provincia Citerior. Y estas cifras se entiende representaban una parte menor del botín real, pues era habitual que el general al mando del ejército sisara la parte del león. Conviene decir que en valor de entonces, 12 kg. de plata equivalían a uno de oro. En España siempre ha habido más plata que oro.

        Dice la Historia que el máximo conquistador de territorio hispano fue el último, Tiberio Sempronio Graco. Y sólo declaró a Roma 13.000 kg. de plata. El anterior, que conquistó una parte menor de territorio, ¿fue tal vez más honrado, se quedó con una parte menor del botín y pudo declarar 57.000 kg. de plata que donó al Senado romano? No sería sorprendente que la respuesta fuera afirmativa.

        Los paganos de todos estos botines, ya se sabe, los sufridos hispanos, en este caso. Ahora podemos entender por qué una ciudad se convierte en Imperio, como decía Catón, “la guerra se financia ella solita“. De forma que ya sabemos lo que supuso la formación del Imperio romano, el sometimiento, saqueo y pillaje de todo el área geográfica que terminaría formando el Imperio. Claro que desde el punto de vista de Roma lo que se estaba haciendo era civilizar a tantos pueblos bárbaros que, los pobres, vivían en cabañas, no se lavaban, comían carne casi cruda y salían ganando con su presencia, la de los romanos.

        Sobre el tema del fondo y la forma, tal vez en la misma Roma se estableció desde muy al principio (la conquista de Hispania comenzó hacia el año 200, tras la victoria sobre los cartagineses en Zama) que la provincia Citerior daba de sí unos 4.000 kg. de plata y la centésima parte de oro y los pretores siguientes antes de partir incluso para su puesto en la lejana Hispania tenía ya idea de qué debían declarar a la vuelta . Y eso declaraban. Lo demás, al bolso.

        Veamos unos mapas de lo que constituía la Hispania Citerior. Los primeros pretores dominaban sobre una provincia Citerior menor, mientras que Quinto Fabio Flacco conquistó el centro de la Península y Tiberio Sempronio Graco conquistó 30 ciudades de la parte más al Norte. Fue César Augusto el que terminó la conquista de Hispania, sometiendo y aniquilando a los astures.

 

Tres etapas de la conquista de Hispania por Roma. Aprox. años 195, 140 y 20 AEC.

El botín en tiempos de paz Mundo helenístico 35  El botín en tiempos de paz Mundo helenístico 35  El botín en tiempos de paz Mundo helenístico 35

(Fuentes: es.wikipedia.org/wiki/Hispania , http://www.fley.finalternativo.com/blog/uploads/mapa_romanas56.gif  y  www.academialatina.org/espanol/sedes.html )

 

        Indicios razonables de que las cosas son como decimos y de que los generales se enriquecían, porque se guardaban una parte nada despreciable del botín, lo tenemos en lo que sucedió con los Escipiones tras su victoria de Magnesia el 190 AEC. sobre el monarca Seleúcida Antíoco III, que hemos visto recientemente.

        El caso es que Antíoco, además de abandonar Asia Menor en favor de sus enemigos, Pérgamo y Rodas, sobre todo, pagó una fuerte suma, que recogieron sus vencedores, Publio Cornelio Escipion, el Africano, el vencedor de Zama sobre Aníbal, y su hermano, Lucio Cornelio Escipión. El hecho es que a su vuelta a Roma, sus enemigos en el Senado les montaron una investigación por supuesta apropiación indebida de fondos. Todos sabían que era lo habitual y que los Escipiones no eran unos angelitos de los dioses.

        El hermano menor, Lucio, quería entregar los libros donde se habían anotado las entregas. Pero su hermano mayor, no. Éste tomó los libros y los quemó. Típica forma en que se hacían en Roma las cosas en aquel entonces, y mucho después, a la brava. El Senado puso el grito en el cielo, dando por supuesto que tal comportamiento indicaba su culpabilidad. Se impuso una fuerte multa a Lucio y se montó un juicio a Publio. Coincidió que el día que le estaban enjuiciando – con el pueblo oyendo lo que se decía, pero sin poder intervenir – Escipión el Africano tronó con voz potente, par que le oyera el pueblo, que en tal día se celebraba el aniversario de su victoria en Zama. Se organizó tal zafarrancho entre la plebe que el Senado tuvo que absolverle o arrostrar la ira del populacho.

        Siglos más tarde, el sucesor de Octavio César Augusto, su hijastro Tiberio, tomó la decisión de nombrar a .los cargos por períodos largos, no por un año, como era antes, sino por varios años. Así, decía, evitaba que sangraran al pueblo con excesiva rapidez, ya sabían que tenían varios años para enriquecerse … No se puede decir que Tiberio no conociera al personal.

.

Enlace con el próximo día: Fin de Eumenes II. Mundo helenístico 36.

 

………. Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

. El botín en tiempos de paz Mundo helenístico 35  . El botín en tiempos de paz Mundo helenístico 35  . El botín en tiempos de paz Mundo helenístico 35  

. El botín en tiempos de paz Mundo helenístico 35  . El botín en tiempos de paz Mundo helenístico 35  . El botín en tiempos de paz Mundo helenístico 35  

. El botín en tiempos de paz Mundo helenístico 35  . El botín en tiempos de paz Mundo helenístico 35  . El botín en tiempos de paz Mundo helenístico 35  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *