Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

El castillo de Sirmione

© Copyrigth Fernando Conde Torrens

.

.

.

……….Lo cierto es que el Lago de Garda es un regalo de la Naturaleza. Dessenzano está en su extremo sur. Originalmente el Lago era el extremo de un glaciar que, con el deshielo, al final de la última glaciación, se quedó en lago. Unas imágenes del libro sobre el lugar visitado lo explican con gran claridad. Unos barcos recorren las riberas del lago con periodicidad horaria y lo mismo en el pequeño lago de la izquierda, el lago Iseo, pequeño, pero suficiente para tener una isla en su centro.

……….

Vista del glaciar durante la glaciación Riss, hace unos 250.000 años, y debajo aspecto al término de la glaciación Würm, hace 5.000 años.

(Fuente: La “grotte di Catullo” a Sirmione. Editione Et, Milano 2.005.)

 ……….

……….Hemos visto los restos de la villa romana de Dessenzano y nos dirigimos a Sirmione, a una decena de kilómetros de distancia. Un plano de la época de los romanos, para situarnos … Como se ve, no lo sabíamos al planear las visitas del día, en la misma punta de la península sobre la que se asienta Sirmione hay unas ruinas romanas que conoceremos en breve.

……….

Plano de los yacimientos romanos en la zona del Lago di Garda.

(Fuente: La “grotte di Catullo” a Sirmione. Editione Et, Milano 2.005.)

 ……….

……….Pero hoy nos dedicamos al castillo scaligero, de la familia Scalla. Como otras edificaciones incluso más imponentes que este castillo, sus orígenes se hunde en la noche de los tiempos y aparece de la mano de aventureros que, con gran osadía se hacen por la brava con un peñón donde establecen una primera residencia, como hizo Mastino I della Scala a finales del siglo XIII,  fortaleza primera que, con el paso de las generaciones, se va engrandeciendo y termina a mediados del siglo XIV tal y como hoy la vemos. El castillo de Sirmione se encuentra al final de una estrecha península de unos 2 km. de largo que se adentra en el Lago di Garda, como vimos en el mapa de la zona. Visto desde tierra, la impresión inicial es la que se aprecia a continuación.

……….

Castillo de Sirmione. Explanada de acceso.

(Fuente: Colección particular.)

 ……….

……….Como se ve, había mucho turista. La entrada era módica y se podían sacar fotos, claro está. Todas las entrada al castillo se hacían por puentes levadizos, como debe ser, ya que el castillo está completamente rodeado de agua, por estar construido prácticamente encima del lago. Eso hacía fácil su defensa. Desde dentro ya del castillo y volviéndose hacia tierra, la vista se recrea en un pequeño parque plagado de árboles, pues eso es la península, con algunas casa diseminadas además del pueblo, contiguo al castillo. Como se ve, había un puente levadizo para paso de personas y otro para carruajes y caballerías.

 ……….

 La entrada para peatones y para carruajes.

(Fuente: Colección particular.)

 ……….

……….Dando la espalda a tierra y mirando hacia el lago, el castillo se prolonga con una ensenada cerrada que era la verdadera entrada, protegida por un paseo de ronda almenado. La bocana de la ensenada disponía aún de una cadena que la cerraba e impedía el paso de rufianes, malandrines y bellacos de mala calaña en barca.

 ……….

Almenas y ensenada mirando al lago di Garda.

(Fuente: Colección particular.)

 ……….

……….Nadie piense que las almenas, que se ven algo lejos, son de juguete. Un turista que se prestó a posar de pie nos da una idea de escala.

 ……….

Las almenas y un turista.

(Fuente: Colección particular.)

 ……….

……….Todo el castillo es un laberinto de estrechos pasadizos a distintos niveles y todos los turistas, indefectiblemente, íbamos subiendo más y más, hacia la enorme torre principal, provista de matacanes y de las omnipresentes almenas venecianas, creo que eran.

 ……….

Contraluz desde un pasillo que rodeaba la torre del homenaje.

(Fuente: Colección particular.)

 ……….

……….Otra vista de la impresionante torreón, donde se aprecian los pasillos y corredores que lo van rodeando.

 ……….

Torre principal del castillo.

(Fuente: Colección particular.)

 ……….

……….El pueblecito que se extiende a los pies del castillo es pequeño, estuvo rodeado de una muralla, perfectamente visible desde las almenas del castillo y dispone de lo típico para que el turista use su cámara y compre algún recuerdo en alguna tienda. Las casas eran de piedra y antiguas, algunas con decoraciones naturales muy singulares.

……….

Caserón de Sirmione pueblo.

(Fuente: Colección particular.)

 ……….

……….Terminado aparentemente el día, íbamos a descansar en cualquier terraza apetitosa, cuando un letrero nos expuso a la peor tentación de un turista que sabe que no volverá jamás al lugar: “Villa romana. Las grutas de Catulo a 1.000 metros”. ¿Quién dice que no a una cosa así? El descanso en la cafetería cedió paso a la curiosidad y comenzamos a andar hacia donde iba la gente, se terminó el pueblo y la gente seguía marchando, nosotros detrás. Pasamos al lado de un magnífico Hotel, la antigua mansión del Cónsul alemán en la zona. El jardín era tan frondoso que los árboles tapaban la vista del Hotel.

……….

Entrada a la antigua residencia del Cónsul tedesco.

(Fuente: Colección particular.)

 

……….Faltaban sólo unos pocos metros para conocer las grutas de Catulo, un poeta del siglo I AEC, creo recordar, Pero eso, domani.

………

……….


……….Fernando Conde Torrens es autor de “Año 303. Inventan el Cristianismo“, editado recientemente, “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”,  “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *