Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

El desastre de las Termópilas en la Grecia clásica 49

“El desastre de las Termópilas en la Grecia clásica 49” será la única victoria de que podrá vanagloriarse Jerjes, el persa. Escaso botín para el ejército que va a perder en su empresa.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el 22-3-2.006

.

……….Nos hemos quedado con la acción en el desfiladero de las Termópilas. Frente a frente, los dos ejércitos. Uno, formado por poco más de 3.000 hombres, el otro, por 250.000 efectivos. Del pequeño ejército, la mitad está dentro del desfiladero, dispuesto a impedir el paso por él a los persas con uñas y dientes. La otra mitad, en otro lugar, que ya aparecerá en el relato. El gran ejército, es evidente, no cabe en el escenario de la batalla y, para desesperación de su general en jefe, no puede entrar en lucha con toda su mortal efectividad. Por eso la batalla es en ese absurdo, diminuto e inteligente lugar.

……….En el estrecho desfiladero, Leónidas y sus 3.100 guerreros podían impedir perfectamente el paso del ejército persa, que sólo podía disponer en fila frontal para la lucha a menos de 250 hombres, a los que los espartanos siempre enfrentaban otros tanto mejor armados y más hábiles con las armas. Los espartanos estaban reconocidos como los mejores guerreros helenos. Posiblemente por ese motivo reclamaron el honor de hacer frente a los persas como vanguardia. 

……….La estrategia de Leónidas y sus hoplitas fue la siguiente: Se apostaron en la parte central del desfiladero, que tenía una longitud de unos 600 metros y cuando los persas atacaran, ellos fingirían perder terreno y retirarse poco a poco, hasta que la bolsa se llenara de persas. En ese momento atacarían de verdad, matando a todos los persas que hubieran entrado en el desfiladero. Y eso hicieron una y otra vez, durante siete días. De poco sirvió que Jerjes mandara al desfiladero a lo mejor de su ejército, a los Inmortales, su guardia personal. Hasta los Inmortales demostraban no serlo ante el valor, la habilidad y la decisión de los espartanos. El lema en Esparta era, “o vencer o morir“. 

……….Pasaba el tiempo y los persas eran incapaces de romper la defensa espartana. El siguiente dibujo muestra la batalla tal y como fue planteada.

 ……….

Acto primero en las Termópilas, así llamado por unas fuentes termales cercanas

El desastre de las Termópilas en la Grecia clásica 49

(Fuente: National Geographic Historia, nº 9. RBA Revistas)

 ……….

……….Fue entonces cuando un pastor, Efialtes  de Malis, se presentó a los persas y, a cambio de dinero, les ofreció guiarles por un paso que bordeaba la posición de sus compatriotas y llegaba a sus espaldas. ¿El motivo de su traición? Tenía una personal manía a los espartanos y el desfiladero estaban mandado por el rey de los espartanos. Jerjes seleccionó a lo mejor de su ejército, a los Invencibles, su guardia personal de arqueros y lanceros y de noche siguieron al traidor. Era la noche del 27 de Agosto.

 ……….

Égypte, Orient, Grèce con dos Inmortales de la guardia personal del monarca persa

El desastre de las Termópilas en la Grecia clásica 49

(Fuente: Égypte, Orient, Grèce. M.Meuleau. Bordas, 1.965)

 ……….

……….Leónidas conocía el atajo y en previsión, había colocado a 1.700 de sus hombres cerrando el camino. Pero cuando éstos vieron venir a toda la tropa persa, inexplicablemente, huyeron hacia la posición principal, sin hacer frente al enemigo. Al recibir la noticia del rodeo persa, Leónidas se supo cercado. Tenía enemigos frente a él y enemigos a su espalda. Sabiéndose perdido, ordenó a sus hombres que huyeran por las montañas. Él y sus 300 hoplitas espartanos defenderían la retirada del resto de sus tropas, los beocios y los que había apostado en el sendero, que ya tendrían oportunidad de hacer frente a los persas en mejor ocasión. 

……….Hay una connotación que deseo resaltar. Para los espartanos era un honor perecer en el combate, mucho más que rendirse o retirarse con vida. Leónidas decidió quedarse con los suyos. Los 1.100 beocios se añadieron al grupo de Leónidas y éste permitió irse a los que ya habían retrocedido sin pelear ante el enemigo. Los hoplitas del sendero ya habían fallado al código del honor espartano. Ellos conservarían la vida, para su vergüenza. La Historia nos dice que sólo dos de los espartanos de Leónidas salieron vivos del desfiladero. Uno de ellos, que se volvió a casa afectado de una dolencia en los ojos, fue llamado “el temblón” de por vida. El otro, al que Leónidas había mandado con un mensaje a Tesalia, se perdió la batalla final. A su vuelta a su tierra y tras contar lo sucedido, se suicidó. Esta era la manera antigua de entender algo que hoy en día se valora en poco y que entonces llamaban “honor”.

……….Asistamos al segundo acto de lo que ya será tragedia. Sabiéndose perdido, los helenos deciden morir matando y se adelantan hacia los persas. Ahora deben dividir su número y hacer frente a ambos lados del desfiladero. Irán perdiendo terreno y los últimos se agrupan en una colina, a la izquierda de la imagen. Los espartanos y beocios lucharon sin rendirse hasta caer uno tras otro, la mayoría a flechazos disparados por los persas que los cercaban. Eso sucedía un 28 de Agosto. El furor de Jerjes por sus siete días perdidos ante tan menguada hueste se desató y, contrariamente a sus costumbres, ordenó mutilar el cadáver del jefe espartano. 

……….Esta parte final de la batalla queda reflejada en la imagen que sigue.

 ……….

Acto segundo en el desfiladero de las Termópilas

El desastre de las Termópilas en la Grecia clásica 49

(Fuente: National Geographic Historia, nº 9. RBA Revistas)

 ……….

……….Ni que decir tiene que la gesta de Leónidas y sus hombres ha quedado grabada en las páginas de la Historia, especialmente porque sus contemporáneos van a ganar la batalla final y expulsarán al temible ejército persa de tierra helena. Una estatua de Leónidas, en representación de sus compañeros, puede verse hoy en el lugar de los hechos. Note el lector la postura guerrera del espartano, “de arriba a abajo“.

 ……….

Monumento a Leónidas en las Termópilas

El desastre de las Termópilas en la Grecia clásica 49

(Fuente: National Geographic Historia, nº 9. RBA Revistas)

……….

……….Nos queda el epílogo de este pequeño desastre, pero así es la vida, así se escribe la Historia. Aun los más modestos toman la pluma y trazan un garabato o dejan su impecable firma en ella.

……….

Enlace al próximo día: La evacuación de Atenas en la Grecia clásica 50.

……….

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Año 303. Inventan el Cristianismo”, “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En www.sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

El desastre de las Termópilas en la Grecia clásica 49  El desastre de las Termópilas en la Grecia clásica 49  El desastre de las Termópilas en la Grecia clásica 49

El desastre de las Termópilas en la Grecia clásica 49  El desastre de las Termópilas en la Grecia clásica 49  El desastre de las Termópilas en la Grecia clásica 49

El desastre de las Termópilas en la Grecia clásica 49  El desastre de las Termópilas en la Grecia clásica 49  El desastre de las Termópilas en la Grecia clásica 49

El desastre de las Termópilas en la Grecia clásica 49  El desastre de las Termópilas en la Grecia clásica 49  El desastre de las Termópilas en la Grecia clásica 49

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *