Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

El fin de Eumenes II Mundo helenístico 36

Cuando muere Eumenes II, el año 157 AEC., Pérgamo está en su máximo esplendor. Esa situación del mundo occidental es lo que se refleja en «El fin de Eumenes II Mundo helenístico 36″.

.

© Copyrigth Fernando Conde Torrens, el lunes 31-1-2.011

.

        La idea de dedicar unos artículos al tema del botín de guerra vino por lo sucedido no sólo con Eumenes II, sino también con su padre, Atalo I. Ya vimos que Atalo I se había dedicado a ayudar a los romanos haciendo al guerra por mar a Macedonia. Esta guerra por mar le llevó a Atalo I a desembarcar en unas cuantas islas que estaban bajo el poder de Macedonia. Como eran ciudades del enemigo, Atalo las tomaba y las saqueaba. De manera simplificada, él se quedaba con las islas y Roma se quedaba con el botín.

        Su hijo, Eumenes II, dijimos que urgió a Roma para que ésta le ayudase a deshacerse de los gálatas. Aunque esta vez la guerra la dieron especialmente tropas de Pérgamo, también el botín fue para Roma, siendo las tierras en parte para Pérgamo. Los gálatas se habían estado aprovechando durante muchos años, tiempo atrás, a raíz de su llegada a la zona, del impuesto que habían cobrado a todas las ciudades. Ahora que Pérgamos era fuerte, Eumenes se hizo con el enorme tesoro que los gálatas guardaban en sus almacenes más secretos.

        Tal vez convenga aclarar que la invasión que sufrieron Macedonia, Grecia y Asia Menor fue de tribus galas, tribus celtas que provenían de la Galia, por eso los romanos los llamaron «galos». Como Roma los rechazó, siguieron su caminar hacia el Este y hacia el Sur, llegando a Macedonia, Grecia y Asia Menor. En Asia Menor triunfaron durante decenios, se asentaron donde quisieron, y luego a esas tierras se les dio el nombre de Galacia. De ahí que pasaron a llamarse «gálatas«, habitantes de la Galacia.

        Los barcos romanos que habían intervenido en la guerra eran insuficientes para cargar todo el botín obtenido de los gálatas, así que tuvieron que apoyarles varios barcos de Pérgamo. Esta campaña aún aumentó los territorios de Pérgamo a costa de los vencidos gálatas, que, quedaban con su nueva patria más reducida.

        El mapa que sigue refleja la situación de todos los reinos que bordean el Mediterráneo allá por el año 150 antes de nuestra era. Pérgamo llega al máximo de su extensión y de su poder en época helenística. Bordea con ella al Norte Bitinia, con la que ya ha tenido algún enfrentamiento. Al Este tiene Galacia, a la que ya ha pegado el mordisco que ha podido. Más al Este, el reino de Capadocia, donde reinó el que fue suegro de Eumenes II.

        Más al Este, el Ponto, que no ha intervenido aún en nuestros relatos. El Ponto entrará en nuestra Historia cuando uno de sus reyes, Mitrídates VI, se oponga y le dé en el coco a Roma, pero eso será más tarde.

        Y más al Este, el Imperio Seleúcida, lo que queda de él. Si el lector corre el cursor inferior hacia la derecha, verá asomar a los Partos, que se han apoderado de más de la mitad del Imperio Seleúcida, estçan a punto de caer sobre Seleucia del Tigris, ciudad que deben tomar, como buenos conocedores de «la ley del vecino».

        Los Partos tomarán la famosa Mesopotamia, «Enmedio de los ríos» en griego, de mesos = medio y pótamos = río. Y los romanos la parte mediterránea del Imperio Seleúcida, de modo que Partos y Romanos se convertirán en vecinos, lo que obliga, con la óptica antigua, a que guerreen. Cuando haya un Emperador potente, como Trajano, todo Mesopotamia será romana. Cuando las cosa le vayan mal dadas al Imperio Romano, los Partos se apoderarán del Tigris y el Eúfrates.

.

Situación del Mediterráneo a la muerte de Eumenes II. Año 158 AEC.

El fin de Eumenes II Mundo helenístico 36

(Fuente: Los Griegos. Isaac Asimov, Alianza Editorial, 1.984.)

    .

        Compárese lo que acabamos de ver con la situación hacia el año 300, cuando los Diádocos parecía que se habían estabilizado y repartido el Imperio de Alejandro. Cartago ha desaparecido del mapa, liquidada por Roma. La Tracia de Lisímaco ha quedado reducida a su parte europea. Asia Menor se ha convertido en un mosaico de reinos, donde ahora predomina Pérgamo. Gran parte de estos reinos lo han sido a costa del Imperio Seleúcida, que 150 años antes era tan inmenso casi como el Imperio de Alejandro.

.

Mapa de situación hacia el año 300 AEC.

El fin de Eumenes II Mundo helenístico 36

(Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Diádocos)

.

        En la parte más al Este del Imperio de Alejandro, luego Seleúcida, ha surgido un raro Imperio, el Greco-Bactriano, del que hablaremos y entre ellos y los Seleúcidas se han rebelado los Partos. Éstos serán los futuros amos de la zona. Situados entre la India y lo que será Roma, los Partos serán los enemigos seculares de Roma. Pero los Partos no podrán con Roma. Como el lector sabe, la parte occidental del Imperio Romano caerá bajo los bárbaros germanos. ¿Y la parte Oriental? Los Partos tuvieron su oportunidad, pero no la aprovecharon y hacia el año 600 va a surgir de los desiertos páramos de Arabia una fuerza nueva que arrasará tanto el Imperio Parto como el cada vez más débil Imperio Romano de Oriente, el Islam.

        Pero eso es adelantarnos en 750 años.

        El único que ha sabido mantenerse ha sido el Egipto ptolemaico, que conserva sus fronteras de 150 años atrás, como puede comprobarse. No es, defendemos aquí, que los Ptolomeos fueran monarcas fuera de serie [Sólo lo fueron los tres primeros; los demás, normalitos]: Es el bendito aislamiento, que operó a su favor. No tenían vecinos, nadie en África estaba a su altura y los otros, estaban demasiado lejos. Por ahora.

        Pues bien, se trata de ver los cambios que van a sucederse y de entender la Historia, que es algo más que las batallas que se dieron, aunque forzoso es reconocer que las batallas y las guerras dan bastante de sí y hacen amena la lectura, si no fuera porque ya sabemos lo que hay detrás de las guerras y las conquistas, muerte, abuso, traiciones, ambiciones y un montón de malas cualidades. Los Imperios se cimentan con el dolor de los ancestros de sus ciudadanos de baja extracción.

        Se ha dicho que todo este dolor, toda esta tremenda injusticia, tenían que pasar factura y están en la raíz de su caída. Aquí opinamos que no es así. Los Imperios caen en virtud de «la ley del vecino», cuando el vecino es más fuerte e implanta su Imperio en nuestro jardín, tras conquistarnos … Es lo mismo que hicimos nosotros … No ha habido ninguna mejora.

        Y así se seguirá mientras se rijan los destinos de los pueblos sin respeto a la Ética. Y eso que parece una tontería …

.

Enlace con el próximo día: Atalo II. Mundo helenístico 37.

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

. El fin de Eumenes II Mundo helenístico 36  . El fin de Eumenes II Mundo helenístico 36  . El fin de Eumenes II Mundo helenístico 36  

. El fin de Eumenes II Mundo helenístico 36  . El fin de Eumenes II Mundo helenístico 36  . El fin de Eumenes II Mundo helenístico 36  

. El fin de Eumenes II Mundo helenístico 36  . El fin de Eumenes II Mundo helenístico 36  . El fin de Eumenes II Mundo helenístico 36  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *