Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

El golpe de timón de Claude Monet La Pintura 169

El golpe de timón de Claude Monet La Pintura 169

© Copyright  Fernando Conde Torrens

.

.

.

        Me parece que vamos a asistir al momento más crucial en la vida de Monet, cuando se orienta hacia una forma nueva de pintar, la que llegará a ser llamada Impresionista. Y tengo para mí que ese cambio se da a lo largo del corto período que va de 1.868 a 1.869. Pero situemos antes de nada las cosas humanas.

        Es esta época la más complicada para el joven Monet. Camille le da un hijo, Jean, en 1.867. El padre de Monet no acepta la nueva relación de su hijo y le pone como condición para seguir financiándole que abandone a Camille. Fingiendo aceptar, para así poder seguir sosteniendo a la madre de su hijo, Monet se va a vivir con su tía, la pintora, a Sainte-Adresse, cerca de Le Havre. No se puede casar, pues no tiene dinero para mantener una familia.

        En estas difíciles circunstancias se va a dar el cambio fundamental en la pintura de Claude Monet. Las causas que quizás llevaron a Claude Monet a ese cambio tienen que ver con su tremendo interés por captar el ambiente, la luz, la atmósfera del paisaje natural. Porque es en los paisajes donde primero se manifiesta esa nueva manera de concebir un cuadro, incluso el acto de pintar. Por eso vamos a tratar de seguir la evolución de paisajes en estos años. Recordemos que Monet vive ahora con su tía y antigua maestra de Pintura en Sainte-Adresse. En 1.867 pinta así la playa en un día nebuloso. Nótense esas tímidas pinceladas más oscuras de la parte derecha del agua. Fíjese también el lector en que todo el cuadro está entonado en verdes. Verde es el cielo, un gris muy verdoso, verdosas son las casas, el agua y la arena. Eso lo ha querido el pintor, está armonizando el cuadro y ha decidido «verlo» todo verde.

Claude Monet, 1.867. La playa de Sainte-Adresse. Óleo sobre lienzo, 76 x 102 cm. Chicago, The Art Institute of Chicago.

El golpe de timón de Claude Monet La Pintura 169

(Fuente: Monet. Karin Sagner-Dütching. TASCHEN, 2.003.)

        Ese mismo año, 1.867, pinta una regatas que se celebran en su pueblo adoptivo. Ahora, tiene que variar, todo es de color lila o morado incluso. Los trajes de los caballeros en la playa derivan hacia el azul rojizo, incluso la arena mojada es morada. En esta ocasión, las pinceladas oscuras sobre el agua son más valientes, más evidentes. Armonía de violetas.

Claude Monet, 1.867. El desayuno. Óleo sobre lienzo, 239 x 150 cm. Francfort, Städelsches Kunstitut.

El golpe de timón de Claude Monet La Pintura 169

(Fuente: Monet. Karin Sagner-Dütching. TASCHEN, 2.003.)

        A lo largo de 1.867 se dedica intensamente a trabajar en Le Havre y pinta una veintena de marinas, que venderá al año siguiente. Son las que estamos viendo.

        En 1.868 Monet expone en Le Havre, con ocasión de una exposición marítima internacional que allá se celebró, donde hiciera su primera exposición de la mano de Boudin. Allí gana una medalla y cierto reconocimiento, aunque local. Ello le permite vender varios cuadros, lo que mejora su situación económica. No obstante, aún no se puede casar, eso sí, reconoce a su hijo y sigue viviendo con Camille. Su padre, que se entera, suspende toda ayuda. Monet pasa auténtica necesidad. Su tía también le retira su apoyo económico, al saber que sigue viviendo con … la otra. De 1.868 es una carta que dirige a Bazille, que también está pasando apuros insufribles. Le dice Monet:

«Pídele a Renoir, que nos ha traído pan de su casa para que no reventemos de hambre.

Pero 8 días después no teníamos ni pan, ni vino, ni leña para la cocina, ni luz.»

        Pero no hay mal que cien años dure, que decía mi abuela. Y para Monet las cosas malas están a punto de terminar. No obstante, en 1.868 le vuelven a rechazar uno de los dos cuadros que ha presentado al Salón, dos paisajes. Eso desalienta al joven pintor. Pero será la última vez que esto ocurra. Al año siguiente le rechazarán no uno, los dos cuadros enviados. pero algo ha pasado en el intervalo que el rechazo no altera la moral de Monet.

        De 1.868 es este cuadro, en el que Monet pinta una supuesta realidad que no concuerda con los apuros económicos por los que su familia y él pasaban en ese mismo año. Su casa, la madre de su hijo, y todavía no su esposa, incluso la silla vacía porque el padre se ha ido a … pintar el cuadro. Tal vez el desayuno está puesto justo para ser pintado. Es la época en que Monet contrae deudas con todos sus amigos y allegados. El cuadro está pintado con la lentitud y el detalle que son característicos del primer Monet. Y ello porque está pintando a su familia y su casa. Ahora no hay prisa y Monet se dedica al detalle, la luz no cambia demasiado en los interiores.

Claude Monet, 1.868. El desayuno. Óleo sobre lienzo, 239 x 150 cm. Francfort, Städelsches Kunstitut.

El golpe de timón de Claude Monet La Pintura 169

(Fuente: Claude Monet. Birgit Zeidler. Editions Place des Victoires, 2.006.)

        Ese mismo año, en verano, Monet pinta una escena tranquila, quizás Camille posando de espaldas, ante el Sena. Si comparamos los trazos que definen a la modelo con los que se ven en el cuadro anterior, puede verse la diferencia. En el anterior, los vestidos de las tres mujeres y el mantel, están pintados con detalle. En el que viene, el de la mujer sentada son apenas varios trazos superpuestos. Sin embargo, visto de lejos parecen una blusa a rayas. No hace falta copiar algo para pintarlo, basta con «acercarlo». Tengo la impresión de que esto lo descubrió Monet. «Acercar» los objetos le permitía pintar más deprisa y pintar en menos tiempo le permitía ser más fiel al tipo de luz que hay al iniciar el cuadro. Estaba naciendo una nueva manera de interpretar la realidad, la manera rápida y aproximada. La servidumbre quedaba abolida, había otra manera de lograr la fidelidad, una manera en la que la materia, la pintura recobraba su protagonismo y no había que pasar y repasar sobre el lienzo para reproducir los objetos.

Claude Monet, 1.868. Al borde del agua, Bennecourt. Óleo sobre lienzo, 81 x 100 cm. Chicago, The Art Institute of Chicago.

El golpe de timón de Claude Monet La Pintura 169

(Fuente: Monet. Karin Sagner-Dütching. TASCHEN, 2.003.)

        Podemos ver los detalles del cuadro anterior y captaremos que el cuadro se compone de una multitud de brochazos. Estas pinceladas largas, como las que marcan las partes oscuras y claras de la verde barca, eran blasfemias a los ojos de un crítico académico. No supieron ver que la Pintura que defendían, de puro tradicional estaba viviendo sus últimos años. Nótense que los reflejos de la casa bajo el árbol se aprecian perfectamente las pinceladas, como también las del monte de la parte superior derecha. Lo bonito no es sólo ver el cuadro, lo ideal sería verle a Claude Monet pintándolo.

El cuadro anterior, ampliado.

El golpe de timón de Claude Monet La Pintura 169

(Fuente: Monet. Karin Sagner-Dütching. TASCHEN, 2.003.)

        En los primeros meses del año siguiente, 1.869, Monet pinta esta escena, tal vez desde su propia casa. En invierno debe aprovechar los temas que la Naturaleza le regala. Precisamente el año 1.869 se caracteriza por la irrupción de la nueva forma de pintar de Monet. Úsese una mano a modo de catalejo, que sólo nos deje ver el cuadro y se apreciará el gran efecto de realidad que logran esas pinceladas azuladas y blancas.

Claude Monet, 1.869. La urraca. Óleo sobre lienzo, 89 x 130 cm. París, Museo d´Orsay.

El golpe de timón de Claude Monet La Pintura 169       

(Fuente: Monet. Karin Sagner-Dütching. TASCHEN, 2.003.)

        El cuadro que veremos ahora ya lo pusimos meses atrás. Es la nueva técnica descubierta por Monet aplicada aun tema difícil, el reflejo de las aguas movidas. Reflejos que Monet resuelve de manera brillante con su pintar despreocupado. ¿Las personas? Cuatro trazos con forma de persona. ¿Los árboles? Unos brochazos despreocupados con el color debido. La pintura es agradecida. Y todo, de lejos, parece real, como la vida misma. Pruebe el lector con su catalejo personal.

Claude Monet, 1.869. La Grenouillère. Óleo sobre lienzo, 75 x 100 cm. New York, The Metropolitan Museum of Art.

El golpe de timón de Claude Monet La Pintura 169

(Fuente: Monet. Karin Sagner-Dütching. TASCHEN, 2.003.)

         En 1.866 a Monet le rechazaron un cuadro y se dolió por ello. En 1.869 le rechazaron dos y no se  inmutó. Tenía conciencia de que su nueva manera de captar la realidad y de trasladarla al lienzo era toda una revolución. Y no se equivocaba. Por eso se la enseñó a sus amigos del grupo. Por eso pasaría a ser el líder del grupo a la muerte de Manet, que, mayor que todos ellos, había dado sus primeras muestras de rebeldía antes.

.

……….. Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

El golpe de timón de Claude Monet La Pintura 169  El golpe de timón de Claude Monet La Pintura 169  El golpe de timón de Claude Monet La Pintura 169 

El golpe de timón de Claude Monet La Pintura 169  El golpe de timón de Claude Monet La Pintura 169  El golpe de timón de Claude Monet La Pintura 169 

El golpe de timón de Claude Monet La Pintura 169  El golpe de timón de Claude Monet La Pintura 169  El golpe de timón de Claude Monet La Pintura 169 

El golpe de timón de Claude Monet La Pintura 169  El golpe de timón de Claude Monet La Pintura 169  El golpe de timón de Claude Monet La Pintura 169

2 comentarios en “El golpe de timón de Claude Monet La Pintura 169”

  1. luis lopez dice:

    Estas son las pinturas que debe uno tener en una sala de la casa, porque producen sensación de que estás en ese paisage y que estás viviendo el momento, esos momentos que este Pintor sabe detener en el tiempo.

  2. Fernando Conde Torrens dice:

    Sí, claro, pero como si no … estos cuadros tiene que valer una fortuna, al alcance sólo de Museos de primera línea mundial. Los demás nos tenemos que conformar con verlos en foto …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *