Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

El Imperio Seleúcida 19 bajo Cleopatra Zea

El Imperio Seleúcida 19 bajo Cleopatra Zea

 

© Copyright Fernando Conde Torrens

.

.

.

        Porque los personajes que saldrán en esta historia viene detallados en la imagen que sigue, seguiremos con ella.

    

Antepenúltima generación de monarcas Seleúcidas

El Imperio Seleúcida 19 bajo Cleopatra Zea

        Coincidiendo o más bien ligeramente antes de que Antíoco VII Sidetes muriera a manos de los Partos, éstos dejaron en libertad a Demetrio II Nikator 4, tras trece años de cautividad, si bien, llevadera. En este período Demetrio había logrado escaparse dos veces, pero estaba muy lejos de casa y en ambas ocasiones fue buscado y hallado por sus captores. En la primera ocasión fue ayudado por un esforzado siervo que viajó hasta Partia, se hizo pasar por parto y organizó la fuga, sin éxito final.

        Tras ser liberado, con ánimo de sembrar la discordia entre los dos hermanos, dado que el más joven, antes de morir, les estaba haciendo estragos, Demetrio II  4 fue a reunirse con su esposa, Cleopatra Zea, viuda de nuevo de su hermano, y reanudó su pasado matrimonio. Al regresar el inesperado primer esposo seleúcida, y segundo cronológico, Cleopatra hizo que, por motivos de seguridad, el mayor de los hijos tenidos con su tercer esposo cronológico, Antíoco VII Sidetes, que luego sería llamado Antíoco IX Eusebio 7, que tenía unos doce años, se fuera a vivir lejos, a Cízico, ciudad del Noroeste de Asia Menor, en el Helesponto, del mapa que figura más abajo.

        Recuerde el lector los dos hermanos Faraones, casados ambos con su hermana, Cleopatra II, que figuran en el cuadro anterior. Si el mayor de ellos apoyó a Alejandro Balas para colocarlo en el trono del vecino Imperio Seleúcida, el segundo, también casado con su hermana, apoyó a otro usurpador que había surgido en el interior del Imperio Seleúcida, Alejandro Zabinas, y que recibió el apoyo de algunas ciudades.

        Demetrio II no podía consentir que un advenedizo, que, sin serlo, se hacía pasar por hijo de su fallecido hermano, se hiciera fuerte, y salió con un ejército contra él. En la batalla entre ambos, Demetrio II llevó la peor parte y tuvo que huir y refugiarse en Tiro, donde fue asesinado.

        Por parte de la familia reinante, el relevo lo tomó el hijo mayor de Demetrio II, que se llamó Seleúco V Filométor  5, bajo la regencia de ésta. Este relevo se dio el año 126 AEC. Pero la madre se había acostumbrado al poder. No en vano llevaba siendo reina consorte desde aquel lejano 150, en que se casó con Alejandro Balas. Cuando un año más tarde, el 125, su hijo Seleúco V 5 quiso reinar por sí mismo y liberase de la tutela de su madre, ésta lo envenenó.

        Tengo para mí que los pueblos son en ocasiones sarcásticos a la hora de poner mote a los monarcas que soportan, y a Seleúco V 5, que murió como murió, lo apodaron Filométor, el que ama a su madre. Pero su madre no lo amaba a él, al parecer.

        Le tocaba al turno al hermano siguiente, de nombre Antíoco VIII Grifo 6. Antíoco tuvo más suerte que su hermano, a pesar de ser muy joven cuando accedió al trono. El usurpador había hecho lo mismo que hiciera su antecesor en el oficio, Alejandro Balas, morder la mano egipcia que le alimentaba. Y él Faraón hizo lo mismo que había hecho su difunto hermano, dejar de apoyar al usurpador y apoyar al enemigo, por aquello de “los enemigos de mis enemigos son mis amigos“, otra ley tan válida en el tiempo y en el espacio como “la ley del vecino“:

.

Moneda del reinado conjunto de Cleopatra Zea y Antíoco VIII Grifo (años 125 a 123).

Texto: Basilisshs Kleopatras – Basilews Antioxou = Reina Cleopatra – Rey Antíoco

(Fuente: http://www.tesorillo.com/grecia/griegas3.htm )

.

        Si, un par de reyes antes, Egipto había apoyado al usurpador en contra del Imperio Seleúcida, el mismo Faráon daba la espalda ahora a Alejandro Zabinas y se aliaba con Antíoco VIII Grifo. Sin el apoyo egipcio, Zabinas perdió la guerra que le hizo Antíoco y el año 123 perdió también la vida. Inmediatamente, el Faraón, Ptolomeo VIII Evergetes casó a su hija, Cleopatra Trifena, con Antíoco VIII Grifo 6. Esto nos permite ver una vez más que los reyes, Emperadores, Faraones y demás cabezas reales empleaban a sus hijas como argamasa para incorporar los sillares que apuntalaran su reino o Imperio.

        Pero el año 123 iba a dar más de sí, pues la madre intentó repetir con el segundo la jugada que le saliera bien con el primero; pero éste, advertido por la vida, usó la fuerza y fue la madre la que tomó el veneno. Y sin cumplir los cincuenta pasó a mejor vida.

        Dejamos el mapa de artículos anteriores para podernos situar en el mundo helenístico de la época.

.

Regiones del Imperio Seleúcida y Reinos en el Mediterráneo oriental

 (Fuente: Historia de la Humanidad, Tomo 9, Grecia helenística. Rebeca Rubio et alia. Arlanza Ediciones, 2.000)

       

        Y terminamos por hoy nuestra historia, dada la densidad conceptual del tema.

        Si el ovillo que se ha desmenuzado hasta ahora es liado, complicado y enrevesado, aún nos quedan por ver cosa mayores. Y ello nos va a dar idea de otra máxima que rige la Historia:

“Lo peor que puede pasarle a una nación, Imperio, reino, o lo que sea, es que falte la autoridad.”

        El caos viene de inmediato y es que todos quieren mojar en esa fuente sin amo.

Enlace con el próximo día.

Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *