Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

El origen de la mente inferior y su negatividad

El origen de la mente inferior y su negatividad

© Copyright Fernando Conde Torrens, el Martes 30-1-2.019

.

.

.

……….  En la línea de conocernos mejor para comprendernos plenamente, y dado que ya hemos hablado mucho en esta Web de las dichosas Capacidades Superiores, hoy nos dedicamos a la menospreciada  y un tanto vilipendiada mente inferior.

………. Vaya por delante nuestra mejor definición práctica de “la mente inferior”: Es la  que nos sirvió para aprender a leer, la tabla de multiplicar y nos permitió sacar el título y las habilidades con las que nos ganamos la vida. De ahí que no podamos tener mal concepto de ella. Pero lo que nos interesa hoy es saber algo sobre su origen, de dónde viene, qué utilidad desempeñó en el pasado, para qué debiéramos emplearla hoy y para qué no debiéramos emplearla hoy.

………. Adelantemos que estos temas – a los que tan aficionados somos aquí – no son para ser creídos, ni descreídos. No son para ser aceptados por confianza con quien los expone, ni para ser rechazados por novedosos. No debiera su aceptación o repulsa ser cuestión de fe, ni de confianza, sino de percepción directa personal, de experiencia del lector. Ahora bien, ¿experiencia con qué?

………. Y aquí hemos de acudir a un axioma que hemos inventado en esta casa. Reza así:

.

“Para explorar una Dimensión, hay que hacerlo con el instrumento que poseamos de esa Dimensión.”

.

………. De lo que se deduce un corolario triste:

.

“Si uno no ha puesto el instrumento en marcha, no puede explorar esa Dimensión,

y las afirmaciones que otros hagan sobre ella no pueden ser comprobadas experimentalmente por el sujeto carente.”

.

………. Descendiendo al mundo físico, si alguien quiere ser crítico de Arte, hay un instrumento que tiene que tener en buenas condiciones, el sentido de la vista. Si uno es ciego, no puede ser crítico de arte. Si uno es sordo, no puede aprender a tocar un instrumento musical.

………. Para elevarnos por encima del mundo físico, material, debemos haber puesto en marcha los instrumentos adecuados. Si no es así, de ciertos temas sólo podremos creer o no creer. Y eso resultaría lamentable.

………. Cierto que la mente inferior pertenece al cuerpo físico, el que se deteriora con el tiempo y perece con la muerte. Pero aquí vamos a hacer mención a épocas muy pasadas, cuando éramos agricultores del Neolítico o cazadores del Paleolítico, cuando éramos hombre o mujer de las cavernas.

………. No necesitamos remontarnos más, si el lector desecha la posibilidad de la reencarnación. Diremos entonces que a través de los genes se nos ha transmitido la forma de ser humana. Si no fuera así, podríamos remontarnos a nuestra etapa de animales cuadrúpedos o bípedos, y en tal caso la argumentación sería más clara.

………. La mente inferior fue la primera que desarrollamos plenamente. Se daba en la etapa animal. Y su misión era salvaguardar la vida del propietario. El entorno era amenazante. El peligro, siempre acechando. Los predadores, buscando su propia supervivencia, de la que podíamos ser una presa clave. La mente inferior tenía que ver los peligros reales. Y para ello tenía que ver los peligros posibles. Y en todo momento los había, o podían surgir.

………. Por eso, la mente inferior –  operando durante 200.000 años o más, según hasta cuándo podamos remontarnos – ha tomado el hábito innato de pensar en negativo, de ver enemigos en todos nuestros semejantes, de desconfiar de cuantos nos rodean. Y es bueno ser consciente de ello.

………. No podemos pedirle otra cosa que lo que ha estado haciendo durante el tiempo que hayamos vivido en los últimos doscientos milenios, es decir, en toda nuestra existencia en este planeta.

………. Ahora bien – mantenemos aquí – al pasar a escala humana tenemos la posibilidad de desarrollar Capacidades Superiores.  Las raíces, el germen de tales Capacidades, lo tenemos todos implantado. Pero a diferencia de las capacidades inferiores, que se desarrollan de manera universal con la edad, las Superiores sólo se desarrollan si nos proponemos desarrollarlas. Ésa es la gran dificultad.

………. Y aquí funciona plenamente el axioma y el corolario marcado en rojo al inicio de este artículo. Porque el humano en plena posesión de sus facultades globales tiene la mente inferior y la Mente Superior. Tiene también un corazón inferior y otro Superior, pero ellos no necesitamos mencionarlos en esta ocasión. Nos interesan los aspectos mentales del individuo.

.

El origen de la mente inferior y su negatividad

      El Altar de Zeus, oriundo de Pérgamo.

.

………. Y es el momento de mencionar algo que diferencia fundamentalmente nuestras dos mentes, la inferior y la Superior. La primera es dual, es decir, puede acertar y equivocarse, puede pensar en positivo y en negativo, puede dejarse llevar por las emociones, por tanto es manejable desde el exterior.

………. Con la Mente Superior no sucede todo esto. La Mente Superior no puede equivocarse, pertenece a lo Único, esto es, no es dual. La Mente Superior no es susceptible de error, ni de negatividades, ni de influencias externas. Es una con lo Uno. Diría que Jung la llamó “Inconsciente colectivo”. Posiblemente sea uno de los que más se ha acercado al tema.

………. De lo dicho se deduce una regla elemental.

.

“Para aprender un oficio, para hacer un Máster, usaremos la mente inferior. Pero para tomar decisiones importantes, conviene usar la Mente Superior, porque no se equivoca.”

.

………. Claro que para ello, tendremos que haberla desarrollado. Y para eso tendremos que aceptar previamente que ella pueda existir … Porque si no damos crédito a que exista, nunca querremos ponerla en marcha.

………. ¿Cuál es el problema de muchos humanos? Que sólo aceptan que tienen mente inferior y sólo se sirven de la de siempre, de la que tiene más discretas propiedades. Y la vida se les hace más complicada, porque estar pensando siempre estilo gacela, con la mente inferior, eso perjudica la salud, según se vio en este artículo: “Cómo los pensamientos se convierten en enfermedades.

………. De manera que, ahora que somos seres humanos en pleno siglo XXI, que hemos superado el siglo IV y sabemos qué pasó en aquel tiempo, debiéramos decidir trabajar con todas nuestras Capacidades, las inferiores, del Paleolítico, y las Superiores, del siglo XXI, e incluso mucho antes, puesto que se conocían ya en el siglo VI antes del cambio de era.

.

……….  Fernando Conde Torrens es autor de “Año 303. Inventan el Cristianismo“, recientemente editado, “Simón, opera magna“, “El Grupo de Jerusalén“,  “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano, lo de “quién soy yo, qué hago aquí, de dónde vengo y adónde voy“.

.

El origen de la mente inferior y su negatividad  El origen de la mente inferior y su negatividad  El origen de la mente inferior y su negatividad  El origen de la mente inferior y su negatividad 

El origen de la mente inferior y su negatividad  El origen de la mente inferior y su negatividad  El origen de la mente inferior y su negatividad  El origen de la mente inferior y su negatividad 

El origen de la mente inferior y su negatividad  El origen de la mente inferior y su negatividad El origen de la mente inferior y su negatividad  El origen de la mente inferior y su negatividad 

El origen de la mente inferior y su negatividad  El origen de la mente inferior y su negatividad  El origen de la mente inferior y su negatividad   El origen de la mente inferior y su negatividad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *