Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

El patio de butacas

El patio de butacas Tres tipo de comentarios hacen aconsejable una labor de síntesis. Y esto lo haremos echando un vistazo al lugar donde se exponen: El patio de butacas

.

s © Copyrigth Fernando Conde Torrens, el 23-10-2.004

.

……….Un comentario muy reciente de un amigo en el blog y correspondencia particular con otro amigo muy cercano me incitan a mirar más de cerca al patio de butacas, a hablar en concreto sobre aquellas personas que expresan su opinión. Hoy dejaremos fuera del comentario a quienes nada dicen. Hablemos de las que opinan. Y trato de explicar asimismo o sobre todo, mi postura personal.

……….La conversación directa tiene una ventaja, que las dudas se aclaran de inmediato. Habiendo honestidad entre los interlocutores, cada uno explica al otro lo que piensa de manera clara y rápida. Al hacerlo por escrito, esa ventaja queda muy mermada. Uno escribe algo y al recibir la respuesta duda de si ha sido bien entendido. Pregunta sobre lo captado por el amigo y hay que esperara que éste responda, etc.

……….El tema hoy son las opiniones y posturas sobre si nuestras creencias tienen una base sólida o la base carece de solidez, debido a que dos cadenas con miles de firmas recorran los documentos revelados por Dios, como mantienen nuestros guías ideológicos, los escritos del Nuevo Testamento. Y estas firmas se hallan asimismo en la obra cumbre, fuente obligada del Cristianismo en tiempos de Constantino y amigo de éste, de Eusebio de Cesárea, en su Historia Eclesiástica.

……….He recibido opiniones y posturas de tres signos distintos. Y en el blog pueden verse ejemplos de cada uno. Y sólo he sentido la necesidad de defender mis postulados en uno de los tres casos. En los otros dos no defiendo nada, no hace falta. Trataré de ser todo lo profundo que me es posible, respetando el hecho de que haya, y tenga que haber, esas tres posiciones.

……….Hay quienes se adhieren a la tesis defendida en este blog: Todo Occidente ha sido y sigue siendo víctima de una manipulación religiosa absoluta. Todas nuestras creencias trascendentes fueron ideadas por encargo de Constantino y nos han sido inoculadas por una casta sacerdotal indigna de enseñar nada, ya que lo que han enseñado es, fundamentalmente, falso, salvo normas de moral elemental, para las que tampoco enseñan el instrumento interno a emplear, al que tienen pavor.

……….Estas personas ya habían llegado por su cuenta, antes de haber leído el libro o el blog, a una conclusión similar. Ya habían dicho “No” al planteamiento de nuestra casta sacerdotal. Lo defendido en el blog y en el libro les aporta una confirmación escrita de sus convicciones. Y lo agradecen o se alegran de contar, además de sus convicciones anteriores, con una prueba documental. Estas son las conclusiones a que llego al leer sus comunicaciones, en el blog y privadas, escritas o habladas. Digamos que es el grupo A.

……….Hay quienes leen el libro y les quedan dudas. No ven claro. Y piensan si todo no será una falsa alarma, si esas firmas que han visto en el libro no serán producto del azar y el autor del libro habrá sacado unas conclusiones extremas de algo que es puramente fortuito e inofensivo. Y preguntan, de buenas maneras, sin agresividad, “¿y no puede ser el azar?” Hay otro factor que creo se puede añadir aquí y es la conmoción que supone dar cabida interior a la posibilidad de estar equivocado en todas las convicciones profundas de uno mismo. Esto no es baladí, es algo de gran fuerza. Además, la información que pone en solfa esas convicciones ha llegado de golpe y porrazo, al leer 100 páginas de un libro.

……….Creo adivinar que el recurso al azar sea una posibilidad que deje las cosas en su sitio. No se pueden mover estas convicciones interiores que dan razón de la existencia de modo apresurado, hay que estar muy seguro. Y esto es cierto, sería absurdo pretender lo contrario. Llamémosles el grupo B.

……….Y en tercer lugar hay quienes, me da la impresión, se sienten atacados por la tesis defendida en el libro y en el blog y sienten la necesidad de defenderse. Y a su vez, atacan. Y muestran agresividad. Éstos también achacan al azar la formación de las firmas. Y por ello, tal vez alguien pudiera confundirlos con los anteriores. Creo poder decir que un servidor distingue perfectamente a quienes forman parte del que denominaré grupo C.

……….En la vida real, en los dos años y pico que han pasado desde la publicación de “El Grupo de Jerusalén”, la mayoría de las personas que me han contactado han sido del grupo A. Y he de decir que sus comentarios y su apoyo me ha reconfortado, por emplear un vocablo políticamente correcto. Nos comprendemos mutuamente muy bien, la confianza se ha establecido de inmediato y la conversación ha fluido con toda facilidad. Eso ya se entiende. Por eso puedo decir más y describir mejor a este grupo A.

……….Diré ahora las motivaciones de que haya esos tres grupos, a mi entender. La razón de la coincidencia no es la fe de las personas del grupo A en el libro o en su autor. Lo que se dice en el libro coincide con las conclusiones a que han llegado, las refuerza y les da una ratificación escrita que tranquiliza, simplemente. “Yo estaba en lo cierto, aquí me dan la prueba.” A estas personas les basta la información contenida en el libro. Ella y su convicción anterior son suficientes.

……….Para el grupo B las cosas son diferentes. En modo alguno habían llegado ellos a una convicción similar a la de los del grupo A. Y para este grupo B, el libro no es suficiente. Lo que está en juego es demasiado importante como para que varias firmas lo revoque. Necesitan más información. La del libro no es suficiente. Estas personas no sienten animadversión hacia al autor del libro, pero no se adhieren a su explicación de las cosas. Y requieren más información. Es el momento de decir que precisamente para ellos está este blog y, más específicamente, la serie “Buscando firmas” y las explicaciones sobre interpolaciones e Historia de la serie “Libro”.

……….Si todo el trabajo del autor de estas líneas es para estas personas, se comprende que no sólo el trabajo, sino el cariño, el aprecio y el respeto. Y todo ello con independencia de cuál sea su criterio final. No voy a ser condicional, “te aprecio si te pasas a mi bando …”. Sería absurdo.

……….Vamos con el grupo C. Según mi experiencia y percepción – y ellos me pueden decir si me equivoco y en qué, con sus palabras y con sus obras – a las personas del grupo C les contraría, les molesta y les agrede la información que se ofrece en el libro y en este blog. Y reaccionan según la máxima de que la mejor defensa es un buen ataque. Y entran, en donde sea, atacando. Tienen una limitación, tienen que entrar en medio ajenos, porque los medios propios tienen prohibido hablar de “Simón, opera magna”. Los medios propios de la casta sacerdotal siguen la estrategia de muro de silencio. Está demostrado por la práctica. La defensa de quienes no tienen defensa es fingir que no son atacados.

……….Esa es la causa de que vengan aquí o vayan a Foros ajenos. En los suyos la consigna es “eso no existe”. Pues bien, vienen aquí y la opinión que dan, a respetar, es agresiva, no nos chupemos el dedo. Y contiene los siguientes ingredientes:

.

El patio de butacas

    El patio de butacas

………. . El patio de butacas

……….El autor del libro es un gurú.

……….El trabajo ofrecido en el libro no es serio ni científico.

……….Debiera respaldarlo con una publicación en revista especializada.

……….Las firmas han sido formadas por el azar, qué duda cabe.

……….Exhiben los argumentos clásicos de Flavio Josefo, la Síndone, los papiros datados, etc.

………. . El patio de butacas

……….No puedo dar una definición de gurú, ya que mi Diccionario Básico Espasa 15 no trae esa palabra. Yo entiendo por gurú el jefe de una secta o bien un hechicero africano. Según esto, si alguien descubre cosas relativas a auto-ayuda, las publica en un libro y en una web y da conferencias es un gurú. De modo que según eso serían gurúes Osho, Jorge Bucay, Antonio Blay, Eckhart Toole y todos los que enseñen algo relacionado con el Conocimiento. Enseñar o divulgar, sólo los autorizados.

………. Los humanos del grupo C dan muestras de no haber leído aquello que critican y hablan siempre de la cantidad de firmas que forma el azar. No pueden ni mencionar las cadenas de firmas, eso sería mortal para lo que defienden. Creo que lo que hacen es correr cortinas de humo, les faltan argumentos sólidos. Tiempo al tiempo.

……….Ahora voy con mi respuesta. Agradecimiento a los ánimos de los primeros. Ofrecer información para ayudar a los segundos a formarse su propio criterio. ¿Y respecto a los terceros? La vida me ha enseñado tres cosillas:

……….. El patio de butacas

  • Cuando uno habla, se desnuda.
  • No hay mayor ciego que el que no quiere ver.
  • La única forma de que te respete el que hiere es que vea que tú también tienes uñas.

……….

……….Por eso enseño mis uñas. Sé que razonándoles con cariño, lo único que se logra es su desprecio. Confunden educación con debilidad. Se puede ser buena persona, pero no hay que ser imbécil.

……….No me hago ilusiones de convencer a los del grupo C, por la segunda regla. Sólo trato de que queden al descubierto, porque tengo en cuenta la primera regla. Y trato de que se den cuenta de que muestran su desnudez a los ojos de todos los que forman el grupo A. Y nos dejen tranquilos.

……….Sé que sus intervenciones van a ser fugaces y basta aguantar el tipo. No tienen argumentos sólidos, no resisten una argumentación larga, “desprestigia que algo queda” es su misión y están dentro de una escuela, por lo que son predecibles.

……….La afirmación que hacía en “El azar y Lucas 1”, a saber

……….Quien mantenga que esas cadenas las forma el azar, para mí, cumple alguno de estos requisitos:

……….

……….1) En su vida ha buscado una firma.

……….2) Hay un divorcio absoluto entre su cerebro y su corazón.

……….3) Usa la lógica como quien usa un mondadientes, para usar y tirar.

……….4) Le importa un pimiento que las haya o no, sólo quiere fastidiar.

……….

……….Hasta ahora se hacía referencia exclusivamente a las personas del grupo C, en modo alguno a las del grupo B. Éstas no mantienen nada, se preguntan si no puede ser el azar. Es diferente. Unas dudan, otras afirman. Afirman algo que es falso. Igual que los miembros de la casta sacerdotal.

……….Soy consciente

……….– de que lo que he hallado es fuerte, fortísimo,

……….– de que cuesta tiempo para asimilarlo, si uno no había llegado ya a esas conclusiones,

……….– de que habrá sectores irreductibles que nunca lo aceptarán (ver requisitos),

……….– de que la libertad de expresión es un derecho que tienen todos los humanos,

……….– de que no se puede ser billete de 500 dólares o 500 euros, que a todos entusiasman y

……….– de que un blog no es lugar para pruebas, ni para estudios matemáticos serios.

……….

……….Pero afirmo con absoluta contundencia

……….– que nos han engañado ignominiosamente,

……….– que si queremos ser dueños de nuestra Historia, tendremos que reconstruirla y

……….– que si queremos ser dueños de nuestra Evolución y del futuro que nos está destinado, tendremos que encontrar otra senda, no la que, para los mejores, termina en “la noche oscura del alma”, estado en el que o te sales de la senda o no sales de la noche.

……….. El patio de butacas

……….Llevamos dos meses y medio de blog y de libro. Somos aún muy jóvenes. Necesitamos más tiempo para poder conocer todo lo que hay tapado.

……….. El patio de butacas

Siguiente artículo: Las raíces de mi fe.

 ……….. El patio de butacas

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”,  “La Salud”, recientemente “Año 303. Inventan el Cristianismo” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

……….. El patio de butacas

. El patio de butacas

 . El patio de butacas

. El patio de butacas

2 comentarios en “El patio de butacas”

  1. Maria Teresa dice:

    Hola buenas tardes Fernando: he llegado a la conclusión de que estoy claramente en el grupo A. Me he pasado la vida ahondando en estos temas, haciendo cursos y cursillos de Teologia, volviéndome loca para intentar tragar lo intragable, pero con la buena fe de llegar a alguna luz que me aclarara según que temas.
    Felizmente, después de la lectura del libro, estoy y me siento en paz, feliz de entender y de poder ahondar en el pensamiento de los sabios griegos que te transmiten una serenidad y un saber hacer ancestral que te da paz.
    He perdido al mejor amigo que he tenido en mi vida. Por ser doctor en Sagradas Escrituras, no quiere ni oír hablar del tema y me ha decepcionado lo indecible. Una verdad puede hacerte daño una vez, pero una mentira te hace daño siempre…allá él. Yo ahora estoy intentando crecer por otro camino mucho más razonable, que para eso tenemos la razón, para razonar…sigo releyendo una y otra vez todos los temas y siempre descubro algo nuevo.
    Muchísimas gracias por ayudarnos en la búsqueda para ir averiguando más y más cosas interesantes para poder crecer como personas libres.
    Intentando ser Prokoptes sin abandonar nunca las ganas de aprender.
    Un abrazo

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      Hola María Teresa: Ya sabes, al fiel creyente no se le debe hablar de estas cosas, o te pierdes. Mucho menos al que enseña estas cosas. Es como si intentaras robarle el pan de sus hijos, o el suyo propio. Por eso se enfada, porque estás atentando contra todo lo que es suyo. Hay que dejarles, son así. No te sorprendas, ni te apenes por saber cómo son en verdad las cosas. Más vale vivir en la realidad que no captar lo que es ficción y disimulo. De ese estilo son muchos detractores que tengo, que sólo saben cerrarse en banda e insultar.

      Tras saber cómo nació la doctrina que ellos defienden, uno se queda muy tranquilo de que el camino a seguir es otro. Lo penoso es que el desgraciado de Lactancio tuviera suficientes apoyos para desterrar la Verdad e implantar la mentira de manera obligatoria. Pero en la vida no siempre ganan los buenos.

      Los temas profundos se pueden leer más de una vez, distanciando las lecturas, porque estamos mejor preparados a la segunda vez y a la tercera. Adelante con la marcha, sin que importen los fallos, siempre que les siga un buen propósito de perseverar.

      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *