Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

El proceso de la muerte

         Antes de este asunto no se hablaba, era de mal gusto. Hoy se le ha perdido un poco el miedo, pero seguimos siendo una sociedad que no prepara a sus miembros para el final de la vida. Tengo mis sospechas de por qué es, porque no tenemos unas convicciones claras sobre esa circunstancia. Antes, las ideas que había había que aceptarlas sin mencionarlas. Como hoy esas ideas no son aceptadas por una gran parte de la población, se ha dado ocasión a que cada cual se haga su composición de lugar y haya opiniones para todos los gustos. Pero hoy no pretendo tratar el tema del post, sino el tema del pre. Hablaremos sobre el proceso de la muerte.

         Voy a tratar de definir cómo nos morimos. Como trataré de recoger todos los casos que he visto, no podré ser muy extenso en cada caso. Defiendo, por simple observación, que la muerte es un proceso, un proceso que se da tanto más tarde y dura tanto más cuanto más sana está la persona. Hoy defenderé que el proceso puede durar años, unos pocos años, del orden de dos o tres. ¿Tanto tardamos en morirnos? ¡¡Si parece que eso es cuestión de pocos días …!!

         Hay personas que tratan mal su cuerpo, y hacen que determinado órgano se ponga moribundo y de declare en huelga definitiva y absoluta antes de que el resto del organismo inicie el proceso de deterioro que llevará a la muerte. Esos colapsos suelen ser más rápidos, cuestión de meses o de semanas, o de minutos, un infarto. Esos deterioros avisan, pero apenas dejan tiempo para prepararse al desenlace y uno se queda con la impresión de que esa persona debía haber vivido más tiempo, de que no tenía edad para morir. Sin embargo, se ha ido.

         Hay otras personas que llegan a superar los 80 años sin haber dado ocasión a que ninguno de sus órganos internos estalle. De esas personas es  de las que quería hablar y tratar de analizar su preciso de apagarse, de irse. Esta ida, defiendo, es muy lenta. Tan lenta que si no estamos alerta, nos puede pasar desapercibida. De las personas lejanas, de aquellas con las que no convivimos, nos puede pasar desapercibido su proceso de apagarse, pero las que más nos interesan son las personas de la familia, las personas cercanas.

         Me da la impresión de que el proceso se inicia en la mente, en el cerebro y va paralelo a la falta de actividad de determinadas áreas que rigen la zona de las relaciones. La persona de edad avanzada deja de interesarse por cuanto le rodea, se vuelve autónoma, se cierra, nunca pregunta, sólo responde, y lo hace con monosílabos. Cuando eso ocurre, la persona ha muerto ya un porcentaje no despreciable.

        El radio de acción de la persona comienza a disminuir. Antes podía cruzarse España en coche, o incluso en tren o en avión. Luego, sólo la provincia, luego a casa de los hijos, luego a dos manzanas de casa, más tarde es la silla de ruedas … Cuando se ponen delicados, ni salen de casa; luego no salen del cuarto; luego, de la cama. El radio de acción es otro síntoma de que el mundo de esa persona se va cerrando también. Defiendo que esto es parte del “proceso de irse”, una manera más apacible de describir el proceso.

. El proceso de la muerte

El proceso de la muerte

    El proceso de la muerte

. El proceso de la muerte

         Finalmente, son los movimientos los que se van perdiendo porque se han atrofiado, o han muerto, los músculos que los hacían posible. Ésta es ya la última etapa a recorrer. Hasta hace poco la persona al menos comía por sí misma … Ahora ya no le obedece la mano y hay que darle al comida a la boca, hay que ayudarle a acostarse, a ducharse, a … todo. Es un error fijarse sólo en este deterioro físico inmediato y mecánico para adivinar cuándo se producirá el desenlace final.

         El proceso de la despedida comienza mucho antes. Y cuando se llega a esta incapacidad del movimiento es tarde para intentar el contacto con la persona, porque está ausente, abre los ojos y nos mira, pero no comprende, o no responde, que tanto da.

         Desde su propia posición, hay personas a las que no les gusta hablar de su muerte, de su marcha. He conocido a otras que, cuando ven iniciarse el proceso de deterioro, mucho antes, años antes de suceder nada de lo que acabamos de describir, se ven mermar y llegan a expresar su deseo de terminar ya, de que han cumplido su ciclo vital y ya nada les queda por hacer aquí. Tengo para mí que eso sucede pasados los 80, en nuestro tiempo.

        Estas personas se apagan pacíficamente, sin malos humores, sin acritud. De hecho, lo están deseando; simplemente, están esperando que llegue ese momento desconocido. Creo que es la mejor manera de afrontar el paso. Una doctora famosa decía que la mejor manera de esperar la muerte es aceptarla, aceptarla previamente. Entonces se afronta con paz.

         Acabo de comprobar que no hay apenas diferencia entre la manera de padecer el proceso los humanos y la forma en que eso sucede a los animales. El pasado jueves, hoy es domingo, mi perra Jana llegó a un punto en que su vida carecía de posibilidades. Lo pasé muy mal cuando la llevamos al Veterinario, a pesar de que tenía ya sus 15 años cumplidos. Entramos con ella, salimos sin ella. Como con los humanos, como con uno mismo, casi había pensado que eso nunca iba a ocurrir. Y sí que ocurre.

         La enseñanza me parece que puede ser que hay que aprovecharlos antes de que inicien ese proceso, lento pero imparable, por el que se apartan de nosotros, de nuestro mundo, de nuestros temas de interés. Disfrutemos de la familia, de los familiares lejanos, de primos, tíos, abuelos, amigos, antes de que, a ellos o a nosotros, nos llegue el momento de irnos, suavemente, casi inadvertidamente, pero inexorablemente.

        ¿Adónde? ¡¡ Uffff…. !!! Eso sale de los límites de este blog. Aquí estamos para tratar temas joviales, del día a día, no para ponernos trascendentes.

.  El proceso de la muerte

Continuará …

. El proceso de la muerte

Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano. En http://simonoperamagna.blogs.com/  hay comentarios y más información sobre este libro.

……….El proceso de la muerte

© Copyright Fernando Conde Torrens

. El proceso de la muerte

. El proceso de la muerte

. El proceso de la muerte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *