Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Elecciones

………..Un estupendo intercambio de ideas y vivencias sobre «el personaje», en la diagonal titulada «sobre crecimiento, yo y personaje», iniciada por Manue en el Foro, me da pié a este artículo, que añado a lo puesto en la web en Marzo. Toquemos un tema difuso y políticamente incorrecto, el de en base a qué y cuándo elegimos: Elecciones. Si aquí fuéramos ignorantes, lo que aquí dijéramos sería políticamente correcto. Como, ejem, no lo somos, hablaremos de la Realidad, por más que «los personajes» nos tilden de incorrectos según sus baremos.

……….El tema de hoy no está respaldado por una amplia estadística, ni he tenido ocasión de analizarlo con el detenimiento con que espero hacerlo en un futuro, pero aún así tiene cierta firmeza. Propondré unas ideas para que el que quiera las consulte con quien corresponda. Las proposiciones tratan de responder a estas dos preguntas: ¿Dónde nacemos? Y la segunda, ¿a quién nos unimos?

……….La generalidad responde a la primera con una doble respuesta, o lo decide la propia Divinidad, los creyentes, o es un puro azar, mis queridos ateos. Hay una tercera posibilidad, para los que no somos ni creyentes ni ateos, lo decidimos nosotros. Y, de ser así, como todo lo que hacemos, lo hacemos con nuestro Nivel de Evolución en ristre. Es más, lo haríamos con lo más clarividente de nuestro ser, dada la importancia del tema. Y eso sería, claro está, antes de volver.

……….Mi pequeña observación me da las siguientes reglas, debiendo advertir antes que esto no es general, ni incluye todas las reglas, móviles o casos, es sumamente parcial, una primera aproximación. Las personas de niveles ampliamente mejorables no captan lo mismo que los otros y deciden sin fijarse en características profundas de los que serán sus progenitores. Pueden captar su nivel económico, por ejemplo, pero no su Nivel de Evolución . Ya se ha dicho que todos captamos con gran claridad lo que está detrás de nosotros en evolución. Lo que está por encima nos asombra, lo que está por detrás se comprende.

……….Las personas que vienen bien van más allá y tal vez eligen asegurándose de que en el hogar en que van a nacer se den las condiciones de evolución, respeto a la personalidad del pequeño que viene, tolerancia, no intromisión asfixiante, no posesión, etc. No obstante, tampoco es necesario un hogar perfecto, cabe bien que uno de los progenitores tenga una alta evolución y ayude a «crecer» al nasciturus (el que ha de nacer) y que el otro sea posesivo y asfixiante, ello supondrá un aliciente para «crecer».

……….Una característica del que viene con buen bagaje anterior es que él genera desde niño su propia esfera circundante. Vive en su mundo, en contacto con la naturaleza, tiene una rica vida interior, que de niño se manifiesta por una cierta independencia de los mayores. Luego recuerda con agrado su infancia, la vivió feliz. En sus mismas condiciones externas, un hermano que no tiene sus cualidades no lleva la vida del mismo modo y no recoge los mismos recuerdos positivos de su infancia.

……….¿Y la pareja? Desde el punto de vista del «personaje» (hay que leerse lo dicho sobre el «personaje» en el Foro para captar al sujeto ése), debiera ser un elemento perfecto, que asegure nuestra felicidad, que no nos lleve apenas la contraria, que nos permita libertad de actuación. Nuestra felicidad dependerá en gran parte de cómo sea esa persona.

.

Elecciones

      Elecciones

..

……….Por eso en los Talleres se habla de la cebolla y, en el corazón de la misma, la capa más difícil de someter es nuestro cónyuge. Porque en los Talleres se habla en gran parte a «los personajes» que aún van allá. El día que no haya ningún «personaje» en un Taller, no se plantearán los problemas que dan los cónyuges. Porque los cónyuges no dan ningún problema, el problema está en otro sitio. Pero eso, de momento, es pedir demasiado.

……….Pues bien, ¿cómo elegimos a la pareja? Quizás desde el Más Allá, como el hogar del que pendemos, tal vez elijamos también el hogar que formaremos. Si así fueran las cosas, ¿qué elegiríamos, la pareja perfecta, la que nutra nuestro «personaje» a modo de alfombra roja, la pareja muelle que nos facilite una vida muelle? Quizás no.

……….Se dice que Sócrates, que se casó talludito, a sus 40 años – era obligatorio casarse y dar descendencia a la ciudad-estado, precisada de hoplitas que la defendieran – eligió a Jantipa consciente de que tenía un humor de perros.«Mejor, dijo, así me ayudará a crecer» o algo parecido. Según esto, la elección más eficaz sería no la de la pareja ideal para «el personaje», sino la pareja ideal para nuestra evolución, para dejar atrás al «personaje».

……….Elegir con lo mejor de nosotros, tal vez ésa sea la manera de elegir del humano evolucionado. Y quizás lo hagamos, aunque luego lo olvidemos, mejor dicho, aunque no podamos recordarlo con una memoria que no existía en el momento de la elección. Tal vez si tuviéramos en cuenta estas premisas sobre elecciones no llegaríamos con tanta asiduidad al tema que se trató en el artículo anterior.

……….Los que procuramos ser conscientes, desprendernos del «personaje» y vivir en la Realidad tal vez sea bueno que les demos vueltas a las cosas serias y las tratemos con quien corresponde. ¿Qué otras cosas mejores para tratar?

………

EleccionesFoto, cortesía de MJC.           Siguiente artículo: La vida de pareja.

………. Eleeciones

……….Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «Año 303. Inventan el Cristianismo», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

……….

© Copyright Fernando Conde Torrens    39

………. Elecciones

………. Elecciones

………. Elecciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *